lig tv izle
justin tv

Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Junio, 2012

Héctor Vinent Carón (63,5 Kg), dos veces Campeón Olímpico de boxeo


Héctor Vinent Carón nació el 22 de julio de 1972 en Alto Songo provincia de Santiago de Cuba, peleador zurdo de grandes condiciones, tiene su debut con el equipo mayor de Cuba en los XXV Juegos Olímpicos de Barcelona.

Su primer combate fue frente al boxeador colombiano Edwin Cassiani a quien venció por puntos 27-4, ya en su segunda pelea tuvo un duro escollo al enfrentar al alemán Andreas Zuelow, un ranquiado pugilista que no pudo descifrar su táctica de combate de entradas y salidas rápidas para caer también por veredicto de 14-2; para el tercer combate tuvo frente así al yugoslavo Oleg Nikolaev derrotado 26-3, con esta victoria Vinent estaba entre los medallistas.

La pelea semifinal fue frente al púgil finés Jyri Kjal vencido por puntuación de 13-3 y en la disputa del oro lidió con el canadiense Marc Leduc, un peligroso fajador, que poco pudo hacer frente al estilista santiaguero: 11-1 fue el veredicto, era su primera medalla de oro olímpica.

Tras su victoria de Barcelona, Héctor Vinent se proclamó campeón del mundo en Tampere, Finlandia (1993) y Berlín, Alemania (1995) y aunque no ganó los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, integró nuevamente el equipo olímpico de Cuba para los juegos olímpicos del Centenario Atlanta-96.

Ya todo un veterano, su presentación en los XXVI Juegos Olímpicos de Atlanta lo situaban como favorito para repetir el título y comenzó su bregar por RSC frente al boxeador coreano Han Hyung-Min y una fácil victoria de 23-1 a costa del turco Nurhan Suleymanoglu.

A partir del tercer combate tuvo que enfrentar a duros escollos, como fueron el ruso Edward Zakharov derrotado 15-7, y el kazajo Bolat Niyazymbetov vencido 23-6 en semifinales. La final frente al excelente boxeador alemán Oklav Urical vencido 20-13, en una buena pelea.

¡Héctor Vinent era bicampeón olímpico!

Historia

La Universidad Popular José Martí


La década del 20 del siglo XX en Cuba es conocida como la “década crítica”, por lo que significó en la maduración de una conciencia nacional popular, en la que convergen elementos de la pequeña y mediana burguesía cubana, representada en buena parte por su estudiantes e intelectuales, junto a los sectores más humildes, los trabajadores.

Es destacable en este período la fundación y funcionamiento de la Universidad Popular José Martí, escuela de carácter político fundada por un grupo de destacados jóvenes estudiantes y obreros con el objetivo de formar a la clase trabajadora en el conocimiento de las ideas progresistas y de izquierda.

La Universidad Popular José Martí fue inaugurada en La Habana el 3 de noviembre de 1923, Julio Antonio Mella, su creador y organizador, señaló el alcance que habría que habría de tener el nuevo organismo, en cuyos estatutos se establecía el anti dogmatismo científico, pedagógico y político, junto a la justicia social. Considerando a las escuelas para obreros como una demostración de la futura democracia proletaria.

La Universidad Popular nacía bajo la influencia de la Reforma Universitaria y en su claustró contó con un grupo de estudiantes y graduados decididos a llevar al más alto nivel las reformas. Entre ellos figuraba Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena, Gustavo Aldereguía, José Zacarías Tallet, Sara Pascual, Alfonso Bernal del Riego, entre otros.

El funcionamiento de la Universidad Popular fue difícil por los numerosos enemigos que tenía, trasladándose de la Universidad de La Habana al Instituto de Segunda Enseñanza, donde también encontró oposición, por lo que tuvo que pasar a funcionar en locales obreros.

La Universidad Popular divulgó entre los trabajadores la “Historia de las Ideas Sociales”, el desarrollo de la Revolución de Octubre y el pensamiento de Lenin; algunos problemas económicos, filosóficos y literarios a la luz del marxismo, todo ello con el objetivo de revolucionar la conciencia de los trabajadores.

El gobierno de Gerardo Machado y la oligarquía dominante vieron en la Universidad Popular un foco de propaganda comunista por lo que fue clausurada el 12 de julio de 1927. Julio Antonio Mella escribió entonces: “Las aulas se han cerrado, pero las páginas de los libros se abren”.

Educación, Historia

El Rap Cubano ¿Sí o No?


El Hip Hop se afianza en la cultura alternativa cubana en un momento muy difícil de la historia de la isla, la década de los 90 y el comienzo del “Período Especial” como consecuencia del derrumbe del Campo Socialista y la desaparición de los vínculos económicos que servían de base al “socialismo cubano”.

El cubano tuvo que aprender a vivir con lo que tenía y para bien o para mal, fuimos un poco más libres en medio de la mayor pobreza, abrimos los ojos a realidades que estaban presente en nuestra sociedad, pero que la propaganda oficial negaba o simplemente silenciaba: Marginalidad, exclusión, intolerancia, falta de libertad individual y desigualdad real, eran elementos que parecían imposible en la Cuba que había hecho una Revolución Socialista, eliminado todo vestigio de propiedad privada y de iniciativa individual, con un conjunto de conquistas sociales que nos enorgullecen: salud, educación, seguridad social al alcance de todos, pero donde persistían esos espacios ignorados por el “sistema” y que en realidad son el caldo de cultivo de una cultura contestataria como lo es en sí misma el Hip Hop.

Influencia aparte, en los barrios más humildes y entre la juventud negra fundamentalmente, aunque no solo entre ellos, se arraigó el Hip Hop, para hablarnos de cosas que eran insólitas en la década de los 80, problemas de pobreza, discriminación, marginalidad, desesperanzas y una contenida “ira” porque todo aquello los marcaba como “marginales” y los hacía blanco constantes de la policía y los ponía al margen de la sociedad.

Cuba es una de las sociedades de mayor riqueza musical en el mundo en la que el cruce cultural ha producido diversos ritmos y géneros con raíces europeas y africanas. Danzón, mambo, chachachá, son, rumba y una etcétera bien grande, marcan el legado musical y rítmico cubano.

La característica fundamental de la cultura cubana en general y de la música de la isla en particular, es la asimilación constante de nuevas influencias, siempre bajo el principio martiano de: “injértese en nuestras repúblicas el mundo, pero el troco ha de ser el de nuestras repúblicas”, así a lo largo del siglo XX y los que va del XXI, en nuestras formas musicales han entrado a formar parte el jazz, el rock, el pop, el blues, el reggae y el rap o hip hop, este último tal vez la tendencia cultural de más reciente llegada al entramado social cubano.

La cultura Hip Hop y su forma particular de expresarse en la música, nace en la década de los 70 en los Estados Unidos en las comunidades afro norteamericanas, como válvula de salida para expresar una situación social específica y modo de identidad frente a la cultura blanca dominante.

A través de las ondas radiales norteamericanas se comienza a escuchar en Cuba esta manera de decir los textos acompañado de una música de bajo, triste y sincopada. Serán los años 80 cuando aparecen en La Habana y otros lugares de la isla los primeros “juglares de la calle”, tratando de visibilizarse en el entramado urbano de la isla, vistos con desconfianza por los que no entendían aquella alternatividad.

Se habla como punto de partida para el Movimiento del Hip Hop Cubano, la celebración en 1995 del “Primer Festival de Rap Cubano” en el barrio de Alamar, auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz, la organización de los artistas jóvenes en Cuba y por el Municipio de Cultura de Habana del Este, al que pertenece Alamar, participaron diez agrupaciones y un público joven que desbordó el ámbito de la plaza donde se desarrolló el evento.

La década de los 90 fue un período de expansión del Hip Hop, Cienfuegos, Camagüey, Santiago de Cuba, Guantánamo, reafirman un modo de hacer que desborda los marcos de La Habana y aunque Alamar pudo organizar otros festivales, el intento terminó como otros “por falta de recursos”, aunque se diseminaron los espacios para hacer Hip Hop por toda la isla.

Así comenzó todo y aunque existe una “Agencia Cubana del Rap”, no son todos los que están en ella, sino los que tienden a ser un poco más comerciales y “dicen las cosas” con más sublimidad. La desconfianza persiste, se les acepta pero tienen muy poco acceso a los medios masivos, la representatividad dentro de las instituciones oficiales pasa por el “portarse bien” y decir las cosas “digeribles” para encajar en el proyecto cultural.

Hoy por Hoy se convoca al rap en eventos como “Lucas” y “Cuerda Viva”, los dos espacios más ranqueados dentro de la farándula cubana, pero se silencia un festival como PUÑOS ARRIBA, legítimamente rapero y que ha convocado ya cuatro ediciones, sin ocupar ningún espacio en la prensa plana, radial o televisiva.

Entonces, el Rap Cubano ¿Sí o No?

Cultura, Opinión

Joel Casamayor Johson, Campeón Olímpico en Boxeo (54 Kg) en Barcelona 92

El guantanamero Joel Casamayor fue el clásico eléctrico en el torneo de boxeo de la XXV Olimpiada de Barcelona, llegaba al equipo grande por lesión de la primera figura de Cuba en ese peso, el santiaguero Enrique Carrión, frente a rivales con un palmarés mucho más amplio que el suyo, pero hizo la tarea y volvió con el título eterno, Campeón Olímpico.

Joel Casamayor nació en Guantánamo el 12 de septiembre de 1971 y se caracterizó por ser un púgil voluntarioso que transitó entre los 51 y 57 Kg cruzando guantes con los mejores de Cuba.

En Barcelona inició su camino olímpico frente al representante de Indonesia. J. Veneatesan a quien venció por puntos 13-7; la segunda victoria frente al tunecino Turku Kdai fue también por punto 16-12, para enfrentar en cuartos de finales al pugilista de Filipina, Roberto Janailtz a quien venció por fuera de combate en el primer asalto; en semifinales derrotó por abandono al marroquí Mohammed Achik; la gran final olímpica lo enfrentaba a otro eléctrico el irlandés Wayne McCullogh resultando vencedor por puntos 14-8.

La hombrada estaba hecha el púgil de pronósticos reservados, traía la medalla de oro para Cuba. ¡Era Campeón Olímpico!

Historia

Realengo 18


El nombre de “Realengo 18”, puede que hoy no le diga nada a las nuevas generaciones de cubanos y principalmente de guantanameros, pero en esa dignísima zona rural de nuestra geografía un nutrido grupo de campesinos, encabezados por un líder negro, veterano de las guerras de independencia de Cuba, Lino de las Mercedes Álvarez, escribió una historia de resistencia y valor frente a las ambiciones de los latifundistas que querían desalojarlos de sus tierra.

En diciembre de 1920, después de muchos esfuerzos, el Consejo de Veteranos de Guantánamo, con el respaldo de personas progresistas de la localidad, lograron la restitución del Realengo como tierra del Estado. Esta disposición no detuvo a los latifundistas que siguieron maniobrando para desalojar a los numerosos campesinos establecidos en esas lomas. El 25 de marzo de 1932, un “engendro legal” anula el acuerdo anterior y deja las manos libres para que los poderosos terratenientes se quedaran con las tierras del Realengo 18

Los hechos ocurridos en el Realengo 18 tuvieron una repercusión nacional por la empecinada resistencia que estos campesinos opusieron a quienes querían quedarse con sus tierras.

Ante las perspectivas de ser desalojados los campesinos de la zona formaron la Asociación de Productores Agrícolas del Realengo 18 y Colindantes, presidida por Lino de las Mercedes Álvarez.

El joven periodista cubano Pablo de la Torriente Brau, visitó la zona en medio del conflicto y pudo constatar la determinación de aquella gente humilde de hacer cumplir su consigna de “¡Tierra o sangre!”.

Cuenta Pablo que la génesis del conflicto se inició cuando el terrateniente Federico Almeida decidió extender los límites de sus tierras hacia la zona de Realengo 18, trabajada por campesinos pobres que se ganaban el sustento en aquellas tierras realengas.

Ante el apremio del terrateniente los campesino comenzaron a organizarse para resistir el desalojo, encabezados por el teniente del Ejército Libertador Lino de las Mercedes Álvarez.

Cuenta Pablo de la Torriente: “(…) El 3 de agosto de 1934 en “El Charco de los Palos”, en el lidero de Macurije, 160 hombres con sus machetes notificaron al ingeniero Félix Barrera que no podía continuar la trocha de los deslindes. Más tarde el 20 de octubre en “El Salto”, se produjo el primer choque con las fuerzas del cabo Danger a las que impidieron los montunos continuar la marcha; tres días después vino el choque, que no terminó sangrientamente, porque los soldados comprendieron que iban a ser aplastados.”

El 11 de noviembre de 1934, después de una tensa negociación se firma el “Acta de La Lima” en la que quedaban plasmadas las reivindicaciones de los vecinos del Realengo 18: respeto a la propiedad de los campesinos y la anulación de la orden de aprensión contra dirigentes y miembros del movimiento campesino

Aquellas humildes familias no pudieron ser desalojadas y su ejemplo de resistencia permitió que la sociedad cubana de esa época tomara conciencia de un problema vital para el país, la tenencia de la mayor parte de las tierras en manos de geófagos nacionales y extranjeros y la miseria del pequeño campesinado destinado a sobrevivir trabajando tierras ajenas o de dudosa propiedad que eran desalojados constantemente de las mismas por los detentadores del poder. La rebelión de los campesinos del Realengo 18 fue un ejemplo a seguir.

Historia

Guantánamo, a vista de pájaros


El periódico provincial de Guantánamo nos acaba de hacer un regalo entrañable a los guantanameros y muy en particular a los que lejos del terruño, soñamos y alentamos toda obra buena y en bien de la “patria chica”, raíz innegable del amor por esta Cuba tan maltratada por los medios, solo porque su pueblo ha cometido la herejía de hacerse un destino distinto, autóctono, “con todos y para el bien de todos”, según palabras de Martí.

En su sitio el periódico “Venceremos” ha publicado un conjunto de hermosas imágenes de la ciudad de Guantánamo, de Baracoa y algunos lugares imprescindible de la provincia. Con permiso de ese colectivo, al que felicito, para mis amigos cinco de las fotografía el resto pueden verla siguiendo las señas que les dejo al final del trabajo.

Las fotos son de Lorenzo Crespo Silveira, fotoreportero de dicha publicación[i]:

Parque José Martí, con la iglesia de Santa Catalina de Risis

Plaza “Mariana Grajales” en el reparto Caribe, allí será el acto central por el 26 de Julio

Plaza polifuncional “Pedro Agustín Pérez”, centro cultural de la urbe guantanamera.

La calle Pedro Agustín Pérez, principal arteria de la ciudad, en primer plano la cúpula del Palacio Salcines coronado por la “Fama”, símbolo de la ciudad

La ciudad de mis amores, provinciana y tranquila, pero con historia


Costumbres, Historia

El Equipo Olímpico Cubano de Boxeo en Barcelona 1992


Alcides Sagarra, el creador de la escuela cubana de boxeo, junto a Félix Savón

Después de doce años de ausencia la delegación deportiva cubana a las olimpiadas catalanas de 1992 fue una de las más potentes que este pequeño país haya podido conformar en toda su historia olímpica, era 190 atletas en diecisiete disciplinas los que desfilaron en el estadio de Montjuic aquel 25 de julio de 1992. Se iniciaba la XXV Olimpiada y Cuba era la mayor esperanza de Iberoamérica.

Dentro de aquella delegación se destacaba el  boxeo, dirigido por el profesor Alcides Sagarra que con un equipo completo y ostentando la condición de campeón del mundo por naciones y varios campeones mundiales en sus filas, era favorito para vencer en Barcelona.

El equipo lo conformaban, Rogelio Macelo (48 kg), Raúl González (51 kg), Joel Casamayor (54 kg), Eddy Suárez (57 kg), Julio González (60 kg), Héctor Vinent (63,5 kg), Juan Hernández (67 kg), Juan Carlos Lemus (71 kg), Ariel Hernández (75 kg), Ángel Espinosa (81 kg), Félix Savón (91 kg) y Roberto Balado (+ 91 kg), era una escuadra de lujo.

Los pugilistas cubanos ganaron 46 pleitos y solo perdieron cinco, dos de ellas en las finales a donde llevaron a nueve de once boxeadores.

En la final ganaron, Rogelio Marcelo, Joel Casamayor, Héctor Vinent, Juan Carlos Lemus, Ariel Hernández, Félix Savón y Roberto Balado. Quedaron en plata Raúl González y Juan Hernández Sierra.

El As de los cubanos resultó el super completo Roberto Balado quien además de su medalla trajo a casa la Copa Van Barker al boxeador más técnico.

La prensa extranjera no salía de su asombro: “Impresionante” (Ricardo Signoli, Il Giornale, Italia); “¿Qué hacen para ser tan buenos? (Roberto Fazi, director de la revista Boxering, Italia); “…son formidables” (William Rodhen, New York Times, Estados Unidos); “…demostraron ser los mejores” (Dario Torromeo, Corrieri Dello Sport); “…son los estrellas del mundo” (Carlos Nina, UPI)[1]


[1] “Siete hombres para respetar” Gilberto Dihigo. Periódico Trabajadores. Lunes 10/8/1992

Historia

Extraño las cartas


Desde muy joven escribo y no tuve nunca la pretensión de tener corresponsales, esos alguienes a quienes le interesa una letra nuestra o un sentimiento puesto en palabras; ya un poco mayor me asomé al mundo, pero vivo en una isla y eso da un punto de lejanía con todos los que viven en otras islas, grandes o pequeñas, comprendí pronto que cada uno de nosotros somos también islas, irrepetibles islas que necesitan de las corrientes del océano para llegar a los otros y vibrar en lo común y lo diverso, pero también en lo que nos une como seres humanos.

Comencé a escribir cartas, me convertí en un amigo epistolar para mucha gente, gente de todas partes y de todas las edades, con intereses diversos y de ambos sexos, eran tiempos en que había que esperar largo por una respuesta, pero la escritura compensaba, aún las más sencillas y crecía en nosotros esas corrientes que mueven vidas, … aprendí.

Luego crecí y en un suspiro ya no era más adolescente, ni siquiera joven y acumulaba sueños, ya no solo para mí sino para los míos; las circunstancias me ataron a mi isla, no tenía riendas y habían crecido las alas que me hacen libre, la conversación sustituyó a las cartas, los amigos se hicieron más íntimo, aprendí a encontrar en un ser humano el universo… seguí esos sueños, esas lecturas, esos viajes de isla e isla y aprecié la libertad.

Cuando parecía que venía de regreso, aparece este universo, esta nueva forma de volver a navegar, de echar mis mensajes al mar en botellas trasparentes, para luego recibir desde este punto o del otro, breves mensajes de gente apurada, que no tiene tiempo para una conversación mayor, gente con problemas, ¿quién no los tiene?, gente sarcástica, de lecturas rápidas y de respuestas breves y criptográficas,… cómo extraño las cartas.

Opinión

Odalys Revé Jiménez, Campeona Olímpica de Judo


Barcelona vio coronarse en su XXV Olimpiada a la primera cubana en el torneo de judo, era el comienzo de una sistemática presencia de la mujer cubana en los tatamis olímpicos dirigida por el legendario entrenador Ronaldo Veitía, quien sacaría de sus muchachas toda la fuerza para que unida a la maestría que llegaba de él se codearan con las mejores del mundo.

Estela Rodríguez con su medalla de plata abrió el camino que se vio coronado con la medalla de oro de la pequeña Odalys Revé Jiménez.

Odalys Revé nació en Sagua de Tanamo, provincia de Holguín el 15 de enero de 1970 había llegado al judo casi por casualidad pero fue poco a poco ganada por esta disciplina y por las enseñanzas de su profesor. Consolidada como una atleta de primer nivel y con el incentivo de la inclusión del judo femenino en las Olimpiadas de Barcelona, Odalys comenzó a ganar espacio en el mundo del judo, campeona centroamericana en 1990, campeona panamericana en los juegos de La Habana 1991 y subcampeona del mundo ese propio año en Barcelona.

En la XXV Olimpiada de Barcelona debuta el judo femenino y Cuba alcanza una medalla de cada color incluyendo el bronce de Driulis González.

El alegró mayor llegaría en la división de 60 Kg. Donde Odalys Revé Jiménez que ganó sus cinco combate para coronarse, primero frente a la china Ling Wu-Mei, derrotada por técnica de control, luego frente a la estadounidense Grace L. Jividen, vencida por yuko, ya por medalla enfrentó a la húngara Anita Kiraly y la venció por koka; en semifinales encontró a la inglesa Kate Howet y obtuvo la victoria por puntos; en la final esperaba Emanuella Pirantozzi de Italia, campeona del mundo y vencedora de Odalys en ese mismo escenario meses antes, esta vez la historia fue otra, la cubana la venció por wazari. ¡La muchacha de Sagua de Tanamo era la primera campeona olímpica cubana del judo!

Historia

Los francotiradores


“Francotiradores” es el modo de llamar a quienes ponen el dedo en la yaga y hacen críticas muy puntuales a problemas muy puntuales. Son una especie de gente con mirada larga, más aguda para detectar problemas en medio de un panorama optimista donde todo parece andar bien, yo en realidad los aplaudo porque muchas veces se ocupan de asuntos que requieren de cierta información que la “gente de a pie no posee” y nos hacen ver que todo lo que brilla no es oro y despierta ese instinto de perfectibilidad y sabemos por donde anda el problema al que hay que buscarle una solución.

Lo triste es cuando este “francotirador” es alguien que ha estado conviviendo con el problema que denuncia, se ha servido de él para lucrar, sobrevivir y hacer daño a la sociedad y cuando se ve descubierto pues se “vira con carta” y dice lo que es y lo que no es, tratando de hacer más daño que bien, desacreditando el sistema que confió en él y pasándose a la “oposición”, porque ahora él quiere salir del país, hacer mérito con los enemigos de su sociedad y jugar el triste papel de “Pilato”, estos son algo más que “gargantas profundas”, son oportunistas.

Pero la trasparencia y la necesidad de una información fiable harán innecesario a los “francotiradores”, aunque siempre es bueno tener el fusil engrasado y el catalejo al derecho, porque en medio de las grandes necesidades siempre sale uno y más de un oportunista a salir a flote sobre la espalda de las mayorías.

Opinión

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda