Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Rafael Serra Montalvo, hombre de honor y patriotismo

Nació en La Habana el 24 de marzo de 1858, de origen esclavo, aunque nació libre, inteligente y despierto supo abrirse paso en medio de los prejuicios raciales de su época, aprendió el oficio de tabaquero y con su trabajo costeó su educación, se hizo maestro, no para elevares por encima de los suyos, sino para compartir y ayudar a la gente de su raza, desfavorecida de instrucción y marginada.

En 1879 se traslada a Matanza donde funda un colegio, una sociedad y un periódico que llevaron el nombre de “La Armonía”, como prueba de sus preocupaciones altruistas y fraternales, pero defendiendo siempre el derechos de la gente de su raza.

Aquel negro con ideas de progreso levantó sospechas en las autoridades coloniales españolas que lo mantuvieron constantemente vigilado, por lo que tomó la decisión de emigrar a los Estados Unidos, a Cayo Hueso, Florida, donde una colonia cubana trataba de sacar adelante su economía, sin olvidar sus anhelos patrióticos.

Hábil tabaquero como era, encontró trabajo en aquella pequeña comunidad cubana floridana, sin dejar de lado sus convicciones independentistas, uniéndose a los que como él quería la libertad de Cuba. El Club San Carlos en Cayo Hueso, reconocido bastión de los luchadores por la independencia, lo tuvo entre sus miembros y sus inquietudes sociales y políticas lo hicieron militar en diversas instituciones cubanas en los estados Unidos y otros países de América.

En 1888 se establece en Nueva York en la que crea “La Liga”, sociedad patriótica de instrucción, en la que continúa su labor de instruir a la gente de la clase humilde, mientras hacía su labor patriótica por la causa de Cuba. Allí conoce José Martí empeñado en similares menesteres patrióticos y lo invita a participar en las actividades de “La Liga”, como orador y maestros. De esta relación nace una amistad que resistió la prueba del tiempo y de la que ambos vivieron orgullosos.

En 1890 Rafael Serra escribe para el periódico cubano “El Porvenir”, en Nueva York, un artículo sobre José Martí, destacando su incansable labor en aras de unir a los cubanos para alcanzar la tan anhelada independencia.

Al fundarse “Patria” (14 de marzo de 1892), Serra se cuenta entre los colaboradores más cercanos de este periódico y la gratitud de Martí por el gran cubano se refleja de múltiples maneras en cartas y artículos del mencionado periódico, en los que resalta las dote de orador de Serra, sus ideas sobre la igualdad entre los hombres, su apego a la causa de Cuba, su generosidad y el humanismo, que caracterizaron a este activo patriota cubano.

Fue uno de los activos fundadores del Partido Revolucionario Cubano y crea en Nueva York el periódico “La Verdad” (22 de septiembre de 1894), elogiado por Martí en “Patria” como un periódico cubano que lucha por la causa patriótica de los emigrados de Cuba.

El 17 de noviembre de 1894 vuelve Martí a recalcar el valor del periódico de Serra: “Es el periódico nuevo de Nueva York, el periódico cubano que quiere “la república con todos y para todos”, y viene lleno del alma elocuente y poderosa del fundador de escuelas pobres de Matanzas, del que era maestro de virtudes cuando aún no podía ser de letras, del creador de La Liga de Nueva York, todo amor y raíz: Rafael Serra”.

José Martí y Rafael Serra comparte criterios a cerca de temas tan medulares para la Cuba de fines del siglo XIX, como son la independencia y la igualdad de derechos de todos los cubanos.

La muerte de José Martí fue un duro golpe para este intelectual negro que compartía pensamiento y causa con el Apóstol, su desaparición física hizo renacer en un sector de la emigración cubana la esperanza de encontrar las soluciones a los problemas de Cuba bajo la influencia de los gobernantes estadounidense. Como una manera de recordar el pensamiento que había guiado a Martí en la organización de la guerra por la independencia y sus ideas de igualdad social, Serra fundó en Nueva York un nuevo periódico que llamó “La Doctrina de Martí” (1896-1898), para mantener vivas el pensamiento martiano, soslayado por algunos dentro de las filas de la Revolución independentista, principalmente en la nueva dirección del Partido Revolucionario Cubano, que bajó el tono ideológico y unitario en busca de un colaboracionismo con los Estados Unidos en la decisión de la contienda.

“La Doctrina de Martí” se convirtió en el verdadero continuador del “Patria” de Martí en el que colaboró también el puertorriqueño Sotero Figueroa y otros revolucionarios, defensores de los ideales de José Martí, fue el “vocero oficioso” de la emigración independentista radical y los que trajeron a la Cuba ocupada por los yanquis, esas doctrinas que habían unido a “todos los cubanos” para luchar por una patria, “con todos y para el bien de todos”.[1]

En la República, Rafael Serra participa activamente en la vida política de la nación, electo en 1904 como representante a la Cámara y reelecto en 1909. Murió el 24 de octubre de ese mismo año.


[1] Entre 1899 y 1901 se publica “La Doctrina Martiana” en La Habana con similares características al periódico de Serra, que ya no estaba al frente del mismo

Historia, José Martí

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom