lig tv izle
justin tv

Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

La madurez del Ejército Rebelde y el fin de la tiranía

La Revolución Cubana está por cumplir 53 años, el triunfo de la insurrección popular que liderara el Comandante en Jefe Fidel Castro desde el asalto al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953 terminó por derrocar al presidente de facto Fulgencio Batista, tras casi siete años de dictadura que dejó un saldo cercano a los veinte mil muertos.

Este fue el resultado de una insurrección armada, apoyada por la mayor parte del pueblo, que cifró todas sus esperanzas en un cambio para los desposeídos de esta isla.

El Ejército Rebelde desde los primeros meses de 1958 muestra su madurez al extender la guerra a las cercanías de la ciudad de Santiago de Cuba y al macizo montañoso Sagua-Baracoa, al norte de la zona oriental, donde los comandantes Juan Almeida y Raúl Castro, abrieron el Tercer y Segundo frente respectivamente.

Otro pequeño grupo dirigidos por el Comandante Camilo Cienfuegos, operaban en las llanuras del río Cauto, en las cercanías de la ciudad de Bayamo.

En la Sierra Maestra se había establecido un pequeño territorio básico donde operaba la Comandancia del Ejército Rebelde, la estratégica emisora Radio Rebelde, establecida el 24 de febrero de 1958 para orientar al pueblo y coordinar el desarrollo militar de la guerrilla y una mínima base logística para mantener a la guerrilla, entrenar nuevos soldados y defender el territorio de las Columnas 1 y 4 de Fidel Castro y de Ernesto Guevara.

Tras la huelga de abril, el gobierno de Batista decide organizar una fuerte ofensiva contra el reducto principal de la Sierra Maestra, para intentar desalojar a los revolucionarios. El mando de la guerrilla, encabezado por Fidel, decide pasar a la guerra de posiciones para defender el territorio básico para la supervivencia del Ejército Rebelde.

De mayo a agosto de 1958 se desató la ofensiva, más de diez mil soldados de las tres armas, bien armados y con la asesoría militar de Estados Unidos no lograron desalojar al Ejército Rebelde que apenas llegaba a unos 300 efectivos

Tras duros combates el Ejército batistiano perdió la iniciativa en la provincia de Oriente, la moral de las tropas se resquebrajó y los mandos militares se replegaron a las ciudades de esta zona del país, dejando a los insurrectos dueños del campo.

En tanto la guerrilla crece, se forman nuevas columnas y frentes de guerra, armados con los pertrechos tomados al enemigo, la guerra se extendió a las provincias de Camaguey y Las Villas, con el envío de dos columnas comandadas por Camilo Cienfuegos y Ernesto Guevara, quienes tenían el objetivo de reunirse con las fuerzas guerrillera que combatían en el macizo montañoso del Escambray.

El presidente Batista presionado por las fuerzas de oposición, el empuje de las guerrillas y la “preocupación” del gobierno de los Estados Unidos, convoca a elecciones generales para noviembre de 1958 a fin de frustrar el inminente triunfo de la insurrección popular encabezada por Fidel Castro.

La oposición moderada y admitida, se presta al juego electoral, temerosa también de una salida revolucionaria, y se presenta a unos comicios amañados y de pobre participación en el que resultó electo el candidato oficialista Andrés Rivero Agüero, ex secretario particular del tirano y su primer ministro desde 1957 hasta marzo de 1958.

El 20 de noviembre de 1958 Rivero Agüero fue proclamado presidente electo para entrar en funciones el 24 de febrero de 1959, Batista se reservaba para sí la Jefatura del Ejército.

El fracaso político y el boicot popular a las elecciones eran síntomas del hundimiento del régimen, momento aprovechado por el Ejército Rebelde para desatar una ofensiva general en todo el país.

Las fuerzas revolucionarias inferiores en número y armamento, pero contando con el apoyo mayoritario del pueblo despliega una poderosa ofensiva de noviembre a diciembre de 1958, principalmente en las provincias de Oriente y Las Villas, ocupando las principales ciudades, aislando a otras, derrotando en toda la línea al Ejército de la tiranía, que desmoralizado se repliega.

Esta ofensiva provoca la renuncia del dictador Fulgencio Batista quien en la madrugada del 1º de enero de 1959 renuncia y abandona al país. Nacía para Cuba un nuevo período en su Historia, en el que las clases populares entraban a decidir sus destinos.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Historia

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda