Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Archivo de Noviembre, 2011

Consideraciones sobre Cuba

El 24 de octubre de 1963 el presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy concedió una entrevista al periodista francés Jean Daniel, allí hizo estas declaraciones:

«Yo creo que no hay un país en el mundo incluyendo cualquiera y todos los países que han estado bajo dominación colonial, donde la colonización económica, humillación y explotación fueran peores que en Cuba, en parte debido a la política de mi país durante el régimen de Batista.

«Yo estoy de acuerdo con lo que planteó Fidel Castro en la Sierra Maestra, cuando con toda justificación reclamaba justicia y especialmente anhelaba liberar a Cuba de la corrupción. Inclusive pudo ir más allá: en cierto sentido era como si Batista fuera la encarnación de un número de pecados cometidos por Estados Unidos.

«Ahora debemos pagar por esos pecados. Sobre el régimen de Batista, yo estoy de acuerdo con los primeros revolucionarios cubanos. Eso está perfectamente claro»

Poco menos de un mes después, 22 de noviembre de 1963, este periodista estaba en Cuba por encargo personal del presidente Kennedy, explorando con el líder de la Revolución la posibilidad de que ambos países trabajaran en busca de la normalización de las relaciones bilaterales. En medio de estos contactos, recibieron la noticia del magnicidio en Dallas.[1]


[1] Tomado del periódico Granma, 22 de noviembre de 2011. Pág. 1

Historia

Una respuesta colectiva


Ramón en función de abuelo, el mejor oficio de la madurez

Acabo de llegar de vacaciones y al revisar el blog me encuentro más de 35 entradas, quisiera contestar individualmente a todos, agradecerle la lectura y sus opiniones, pero llevaría mucho tiempo de formar individual, por ello lo hago colectivo.

Todos estos correos están escritos en inglés y debo valerme del traductor de la máquina y luego aplicar mi poco conocimiento del idioma para saber qué me dicen, lo primero que me llama la atención es la despersonalización, me parece que hablo con todos y con nadie y eso para alguien que se considera comunicador es simplemente terrible.

De todos modos gracias, aprecio el tiempo que me dedica y esto es un incentivo para seguir. No me cansaré de darle las gracias a MONOGRAFIA.COM por esta oportunidad de colgar mi blog en un sitio serio, que respeta a sus usuarios. En mis circunstancias de vida yo no podría pagar un espacio como este, saben todos ustedes que mi país (Cuba) es como un algo colgado de la nada para este universo globalizado y comercializado.

Pero en este espacio isla (real y virtual) están ocurriendo cambios lentos pero esperanzadores, en primer lugar para autorreafirmarnos como una sociedad justa, participativa (en lo que cabe), pero con un gran problema, comenzamos a construir la casa por el techo en un Mar Caribe huracanado, donde todo viene del norte, desde los reales peligros hasta las justificaciones, y ahora tenemos que hacer los cimientos económicos y hacernos auto sustentables.

Me empeño en abrir una ventana hacia nosotros, no desde la barricada, que yo comparto, sino desde la identidad, la tolerancia y el respeto de las libertades humanas que en un país de alta escolaridad como el nuestro son muy preciadas y apreciadas.

Gracias por la lectura y vuelvo a la objetividad del “ven y mira”, sin pretender tener la verdad absoluta.

Ramón

Opinión

La Habana desde muchos cantos

Ahora que la ciudad está de aniversarios y que pese a todo los embates de la vida y las circunstancias sigue siendo bella, encuentro unos versos de José Silverio Jorrín escritos en 1838 para esta ciudad abrigada en la bahía de Carenas, que Habana hoy llamamos, y me parece al mirarla desde la misma posición en los días que corren que sigue encajando en esas estrofas, aunque extraño los montes y palmeras que Jorrín vio por esa fecha, porque La Habana ya se pierde en el horizonte, vista desde de su bahía, y los montes y palmares se retiraron mucho más lejos o se integraron en parques y avenidas para dar ese tono de verde y cubanía que les caracteriza:

¡Cuán bella luces, opulenta Habana,

Desde la árida cumbre de esta loma!

¡Cómo te tiñe el sol ora que asoma

Con el vivo arrebol de la mañana!

¡Con qué fidelidad tu faz retrata

El azulado mar en sus espejos,

Y como la bahía allá a los lejos

Cinta semeja de nevada plata!

¡En derredor cual guardias avanzadas

A las nubes levantan sus cabezas,

Gigantescas e inmobles fortalezas

De almenas y cañones coronas!

Y allá do los remotos horizontes

A los cielos alcanzan soberanos.

En verde rueda asidos de las manos

Veo reír tus palmas y tus montes

Cultura

La Habana en Nicolás Guillén

La Habana. Autor: René Portocarrero

Haciendo viejas lectura encontré un hermoso ensayo de la Dra. Carmen Suárez acerca de la «Poética Habanera: leve sondeo»[1] en el que hace un recuento acerca de la poesía que ha inspirado esta ciudad nuestra, es una amena lectura que recomiendo; Me detuve en sus consideraciones sobre Nicolás Guillén, uno de nuestros poetas mayores, a quien aprendí a conocer por la escuela como el “Poeta Nacional”, confieso que sin entender mucho de por qué el título, pero la vida, las lecturas y el compartir esta mezcla que nos trabajo al mundo me reafirma su blasón de pueblo y le entiendo.

En este trabajo, Carmen da razones de la poética habanera de Nicolás quien armado de su poesía denuncia los grandes males de la república y de La Habana:

“Tal vez la mejor manera de encontrarse con la poética habanera de Guillén sea a través de un romance gitano que le dedicó Mirta Aguirre en 1938 -¿a él o La Habana?-y dice así:

¡Cómo te extraña La Habana

Nicolás Guillén mulato!

Vestida de luces negras

Por largas calles de espanto

Va la farola del Morro

Pidiendo a gritos tus pasos

Y el viento le huele a clavos

Y el mar le canta día y noche

Con prieta voz de sonámbulo.

¡Cómo te extraña La Habana,

Nicolás Guillén, mulato!

“Porque La Habana se despliega en la poesía de Guillén como una de esas mulatas de caderas hirvientes, con el chévere detrás, solar adentro. Nadie como él sintió y vivió la psicología habanera, republicana, la honda escisión entre “la high life de La Habana” y el “chévere del navajazo”. Solo que él no se sintió aplastado como Plácido[2]: su momento histórico le proporcionó las armas apropiadas para la lucha, y así transformó –junto a muchos otros-, la “suerte leve” de la India Habana, en el “tengo lo que tenía que tener” de todos el mundo. En sus versos la denuncia la denuncia social muchas veces se mezcla a la emocionada descripción de un paisaje capitalino:

Bajo la noche tropical, el puerto.

El agua lame la inocente orilla

Y el farol insulta al malecón desierto

¡Qué calma tan robusta y sencilla!

Pero sobre los muelles solitarios

Flota una tormentosa pesadilla

“Los ejemplos serían incontable –u soneto a la Bodeguita del Medio- , pero tal vez, -al menos para mí- ninguno más apasionado que un poema que ni habla explícitamente de La Habana, ni tiene dedicatoria, pero que semeja una preciosa metáfora de nuestra ciudad:

El negro mar

La noche morada sueña

Sobre el mar;

La voz de los pescadores

Mojada en el mar;

Sale la luna chorreando

Del mar.

El negro mar.

Por entre la noche un son

Desemboca en la bahía;

Por entre la noche un son,

Encendiendo el agua frías.

Por entre la noche un son,

Por entre la noche un son,

Por entre la noche un son…

El negro mar.

-Ay, mi mulata de oro fino,

Ay mi mulata

De oro y plata,

Con su amapola y su azahar

Al pie del mar hambriento y masculino,

Al pie del mar

“Bien puede ser La Habana un son “encendiendo el agua fría”, o una mulata de oro fino “al pie del mar hambriento y masculino”.”

Esa es La Habana, inspiradora y coqueta, no solo en el perímetro fundacional de la Habana Vieja, sino en los barrios, esos que no han cambiado mucho de ropaje arquitectónico, en los que se sigue soñando en un mundo menos precario.


[1] Revista Universidad de La Habana. Pág. 302. Nº 222, 1983

[2] Se refiere al poeta mulato Gabriel de la Concepción Valdés que usó el seudónimo de Plácido y murió fusilado en 1844 implicado en la “Conspiración de la Escalera”

Cultura

Habana ¿Que sería de mí si no existieras?

La Habana, desde el Vedado

La Habana ha inspirado siempre a quienes nacieron al pie de su bahía y también a los que llegados de otros rincones de esta isla o del mundo, han asentado su vida en esta urbe mágica, abierta al golfo, bullanguera y sensual que no ha podido ser cambiada por nadie, aun en los momentos difíciles cuando piratas y corsarios la asaltaron, o el inglés la ocupó; cuando el yanqui quiso hacerla un garito y sus marines subieron a la estatua del Apóstol; cuando estuvo al borde de desaparecer por la Crisis de Octubre, amenaza de misiles y de intolerancia; digna era La Habana en medio del Período Especial, cuando nuestras insuficiencias y exceso de sueños, se unieron a un deseo enfermizo de los trasnochados por una vuelta atrás. Esa es La Habana, muy cantada seducida y seductora, mejor mirada cuando se le ve por el vitral ambarino de un trago de ron Havana Club, así con v como siempre la conoció el anglosajón que no supo nunca que esa B fuerte de La Habana venía de Buena hembra, Buena amiga y Buena Cubana.

Escuchemos la voz de un HABANERO con mayúscula y adopción, producto de esas mezclas tan propias de esta isla, Fayad Jamis, una línea de libanés y dos de criolla cubana, que un día embriagado de Habana le canto esta canción:

Si no existieras

(Canción)

Qué sería de mí si no existieras,

Mi ciudad de La Habana.

Si no existieras, mi ciudad de sueño

En claridad y espuma edificada,

Qué sería de mí sin tus portales,

Tus columnas, tus besos, tus ventanas.

Cuando erré por el mundo ibas conmigo,

Eras una canción en mi garganta,

Un poco de tu azul en mi camisa,

Un amuleto contra la nostalgia.

Y ahora te camino toda entera,

Te vivo toda hasta la madrugada,

Soy el viento en tus parques y rincones,

Soy el sol que te acaricia el alma.

Ciudad de mis amores en el polvo,

Bella ciudad de podredumbre y alas,

En ti nací realmente un mes de enero

Cuando golpeó en tu pecho la esperanza.

Si viví un gran amor fue entre tus calles,

Si vivo un gran amor tiene tu cara,

Ciudad de los amores de mi vida,

Mi mujer para siempre sin distancia.

Si no existieras yo te inventaría,

Mi ciudad de La Habana.

Cultura, Historia, Opinión

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi