Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

Las carreras de premio vistas por Martí

La tristeza está presente en las largas crónicas que nuestro José Martí dedicó a una de las competencia de las que fue testigo viviendo en el Nueva York decimonónico: las carrera de “caminadores”, también conocidas como “Carreras de Premios”, competiciones que estaban de moda por estos años y que al parecer producían sustanciosos dividendos a los patrocinadores y apostadores, muchas veces periódicos de la ciudad, en busca de publicidad y de aumentar las ventas.

Se convocaba a los atletas para recorrer una distancia entre 500 y 600 millas ininterrumpidamente, día y noche en un espacio cerrado con graderíos al que acudía un público curioso, que era el verdadero sostenedor del espectáculos por el pago de las entradas y los gastos de permanencia, por ver correr y desgastarse hasta los límites de su salud a aquellos desgraciados en pos de una premio en dinero, cuya mayor tajada era para quien completara la carrera en el menor tiempo.

Por la minuciosidad de datos que va proporcionando y las impresiones de primera mano que aporta, todo parece indicar que él presenció aquellas “hazañas repugnantes”, como las llamaría el propio Martí. Esa (…) fatigosa contienda de avarientos, que dan sus espantables angustias como cebo a un público enfermizo, que a manos llenas vacía a las puertas del circo los dineros de entrada que han de distribuirse después los gananciosos”[1]. No hay en ningún momento simpatía por lo que ve, sino tristeza y un algo de vergüenza por la condición humana.

Hemos encontrados en las compilaciones de sus obras cuatro crónicas referidas a este tema, las dos primeras sobre una misma competencia, desarrollada en el Madinson Squar Garden de Nueva York a principios del año 1882, escritas para el periódico caraqueño El Nacional; mientras que las otras dos datan de 1884 y 1888 en el mismo escenario y aparecen en el diario bonaerense La Nación.

Son cuatro momentos para acercarse a un mismo fenómeno de masas y en donde predomina una constante, la condena a la barbarie inicua de rebajar y destruir al hombre por dinero, porque no “(…)es esta aquella garbosa lucha griega en que a los acordes de la flauta y de la cítara, lucían en las hermosas fiestas panateneas sus músculos robustos y su destreza en la carrera, los hombres jóvenes del ático, para que el viento llevase luego sus hazañas cantada por los poetas, coronados de laurel y olivo, a decir de los tiranos que aún eran bastante fuerte los brazos de los griegos para empuñar el acero vengador de Harmodio y Aristogitón”(…)[2]

La comparación con las competencias de la Grecia Clásica le sirven para mostrar la caída moral del hombre cuando se rebaja al papel de animal de carrera y por eso la constante comparación de estos corredores con animales: “(…) estos jayanes andan pesadamente, (…)comen dando vuelta como perro famélico que huye con la presa entre los dientes,(…)se arrastran como jacos de posta, sudorosos y latigueados,(…)por unos cuantos dineros, a cuyo sonido, al rebotar sobre los mostradores de la entrada, aligeran y animan su marcha”[3]

Y vuelve el pensamiento del humanista a ese idealizado mundo clásico al comprender cuan alejado del espíritu humano está este espectáculo porque no “(…)son los premios de estos caminadores, como de los que se disputaban el premio de correr en aquellas fiestas coronadas de laurel verde y fragante, o ramillas de mirto florecido”[4]

Al joven cubano se le hace difícil comprender tanta brutalidad que ocurre ante los ojos de un público que semejante a la plebe romana goza con la crueldad y paga por ella.

El público, ese será el centro de su observación en estas crónicas de los “caminadores”, porque no se refiere solo a los rufianes que llena la noche para pasarla de alguna manera burlándose de los atletas y sus constantes caídas, traspiés, desmayos, sino que allí aparecen “damas y caballeros” de rico caudal “(…)no para ver vitorear el trance adelantado de los hombres a un estado mental o moral sumo, sino para ver y vitorear el trance de retroceso del hombre al bruto” [5]

Tal es su impresión desaprobatoria sobre aquel público que dos años después vuelve sobre el tema de los caminadores y el público de estos espectáculo: “Con la gente que llenaba el circo a esa hora, había para hacer la independencia de un país: - mas no con esa clase de gente(…)” [6]

En esta segunda crónica hay una irónica referencia a los periodistas de Nueva York que cubre el espectáculo y nos cuenta como pasan su tiempo sobre plataformas los cronistas y taquígrafos de todos los periódicos de la ciudad y como ejemplo de banalidad ramplona dice Martí: “No se contó de seguro el camino de la cruz del Nazareno con más minuciosidad que las caídas, desmayos, ligeros sueños, refrigerios breves y reapariciones en la arena de los caminadores”[7]

En 1888 vuelve con la más extensa de sus crónicas dedicadas a los caminadores, el motivo principal es la presencia en la carrera de un mexicano, Guerrero, es solo el modo que el tiene de identificar a este hombre de nuestras tierras, que tiene muchas posibilidades de ganar y goza de la simpatía de los que acuden noche y día a ver estas lides. Al referirse a él viene la inevitable comparación con los héroes mitológicos de la Hélade y de las leyendas amerindias:

“Y allá va Guerrero no va, como Hércules cuando corría por conquistar la corona de oliva, sin más ropaje que su propia piel: ni lleva como Hipómenes una blusa de lona cuando competía con la mortal Atalanta por el premio de su mano; ni viste camisa y calzonera de piel de venado con pasamanería de wampunes de colores, y diadema de pluma de cisne, como el veloz Pan-Puk en las bodas de Haiwatha(…)” [8]

En esta crónica el lenguaje se suaviza al referirse a los competidores, aunque la critica y la desaprobación siguen marcando el pensamiento del Apóstol, ahora Albert (el competidor de origen inglés), es como “los héroes de la Olimpiada”, mientras Guerrero le “(…)recuerda a los daneses que se deslizan por los campos de nieve”, pero como reaccionando ante la crueldad y todas aquellas cosas que el ha reprobado desde que conoce estas competencia, escribirá con énfasis de ira, que solo los jugadores que viven de las apuestas, la tentación de ganancias o el afán de notoriedad, muy necesario en los Estados Unidos, son atraídos “(…) a ejercicios odiosos que en nada aumentan la utilidad, gracia y ciencia del hombre: Guerrero era bello, sí: ¡como un venado! Albert era bello, sí: ¡como un caballo!”[9]

Esta vez su análisis del público que acude a ver este tipo de espectáculo se vuelve más descriptivo para enumerar a esa crápula que no es solo del barrio de Bowery, que el califica como el centro del hampa. Allí están los apostadores profesionales, las prostitutas, que el califica de “bribonas”, que se exhiben en aquel ambiente “por amor a cuanto excita sus carnes impuras” y los curiosos, como él, “(…) atraído por el encanto de la tenacidad en cualquier especie de triunfo”, ellos junto a los policía y ladrones constituían ese heterogéneo gentío que llenaba el Madinson en días de “carrera de premio”.

Era una muestra de la humanidad en la Babel de Hierro, una muestra de un gentío en lucha por su subsistencia, la antítesis de ese mundo que el quería para su América, esa que más al sur echaba una mirada curiosa a las luces cada vez más intensa de la parafernalia capitalista que se construía en el norte y que él advertidor y comprometido quería mostrarle en todas sus facetas.


[1] Obras Completas de José Martí. Tomo X:50

[2] Obras Completas de José Martí. Tomo IX: 266

[3] Obras Completas de José Martí. Tomo IX: 267

[4] Obras Completas de José Martí. Tomo IX: 266

[5] Obras Completas de José Martí. Tomo IX: 267

[6] Obras Completas de José Martí. Tomo X:50

[7] Obras Completas de José Martí. Tomo X:51

[8] Obras Completas de José Martí. Tomo XI: 401

[9] Obras Completas de José Martí. Tomo XI: 403

José Martí, Opinión

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom