lig tv izle
justin tv

Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

A PROPÓSITO DE LOS JUEGOS DE LOS JUEGOS CENTROAMERICANOS Y DEL CARIBE


Por estos días los cubanos y los que vivimos en el área de Centroamérica y el Caribe estamos muy pendiente de la fiesta deportiva que organiza el puerto de Veracruz, nuestros juegos regionales deportivos, los más antiguos del planeta (1926), solo superados por los Juegos Olímpicos en antiguedad.

Desde su creación Cuba y México han mantenido una fraterna rivalidad por dominar estas lides del músculo que han servido de preparación para los deportistas del área en su afán de una mejor actuación en los Juegos Panamericanos, los mundiales de sus respectivas disciplinas y los Juegos Olímpicos, ese mega espectáculo que en el 2016 organizará Río de Janeiro, Brasil.

Cuba acudió a esta cita con sus mejores deportistas con la finalidad de dar a la Mayor de Las Antillas el alegrón de una buena cosecha de títulos y marcas, a pesar de la inusual fecha de convocatoria de los juegos, en plena temporada ciclónica y de frentes fríos, que tienden a obstaculizar el desarrollo del programa de competencia.

Cuba está igualmente presente en el triunfo de muchas naciones del área con el aporte de sus técnicos y especialistas al entrenamiento de los atletas para las competencias, con el sencillo orgullo de hacer triunfar la hermandad y la solidaridad entre naciones que por siglos han mantenido vínculos históricos.

Como cubanos seguimos día a día el avance de Cuba en el medallero por países, no por chauvinismo estrecho, sino por ser el resultado de un esfuerzo grande salido del sacrificio de una nación pequeña en la que no sobran los recursos, pero donde está reconocido el deporte como un “Derecho del Pueblo” y las victorias son un aliciente espiritual para seguir el camino que hemos escogido.

¡Qué gane el mejor! Esa es la divisa del juego limpio y con ella en el pecho los nuestros tratarán de regresar a la Patria con la victoria.

Deporte

CONTRA LA VIOLENCIA EN LAS MUJERES Y LAS NIÑAS


La mujer culta y virtuosa

De mujer, pues puede ser

Que mueras de su mordida

Pero no empañes tu vida

Hablando mal de mujer

José Martí

Qué triste que haya necesidad de implementar un día mundial contra la violencia ejercida de muchas maneras contra ese ser extraordinario, sencillo y bello que es la mujer, el “taller de la vida” como las llamó Martí, la culta y virtuoso que urge la vida con la miel de su sonrisa, como también dijera él de esa mitad de la humanidad imprescindible y cada día más a necesaria en un mundo de violencia entronizada donde es ella la que sufre más, por muchas razones sociales, costumbres irracionales, prepotencia machista, desigualdades absurdas y la cruel violencia de quien debería cuidarla, tenerla a su lado como su igual y dejarla crecer y ser ella misma, porque eso beneficia a la humanidad en su conjunto.

Volviendo a Martí, el habla sobre el lado femenino de la vida, la delicada espiritualidad necesaria en todos los seres humanos, hembras o machos, y de lo vacío de la vida cuando se vuelve solo material impulso pragmático.

La sociedad cubana ha recorrido un largo camino para dignificar a la mujer, igualdad de género en todos los sentidos, participación política en los estatus decisores, mayoría en la fuerza técnica calificada, protección a la maternidad y una lucha constante por impedir su utilización como objeto de placer por sí misma.

Pero persiste la violencia, tanto física como sicológica contra sectores vulnerables de las mujeres cubanas, no por bajo deben desestimarse las cifras de muerte, violaciones, abusos sexuales, coacción contra ellas, ahora mucho más expuesta por su amplia presencia en la sociedad y todas sus esferas, por su libertad de movimiento y su búsqueda de un destino mejor para su vida.

Es triste que se siga pensando en preparar a la niña para mujer de un extranjero, como una inversión de la familia para el futuro; que se exploten sus atributos físicos en una acelerada carrera de “modelo” o acompañante de ocasión, eso es prostitución que la marchita y envilece y desdice del esfuerzo de la sociedad cubana por poner a la mujer en el lugar que se ganó en la vida, no por esposa o amante, sino como ser social en igual de derecho.

Existen, y no pocos, los impotentes violentos que pretenden tratarlas como objeto de su propiedad, acudiendo a la violencia para mantenerla a su sombra, la sociedad toda debe permanecer alerta, no basta una cinta naranja un día del año, ni una campaña feminista por muy bien modelada que esté, los grandes valores del ser humano deben reflejarse en sus mujeres, porque de ella venimos, somos sus hermanos, parientes, amigos y sus compañeros para formar el hogar que soñamos para nuestros hijos.

Opinión

DE REGRESO


Un hermoso lugar de mi Cuba, la ciudad de Gíbara en la provincia de Holguín

De tanto en tanto es bueno hacer mutis y reflexionar, vivir y esperar, a modo de poder tener mayor perspectiva de los temas que uno quiere tratar, por ello a veces hago silencio y trato de leer más que de escribir, observar el pedacito de mundo que me toca vivir y tratar de interpretarlo… me da muy buen resultado.

El fin de mi espacio no es la celebridad, ni el altisonante tono de la estrella, sino el criterio del hombre común, ese que no tiene camisa, pero quiere trasmitir lo que pasa en su aldea, su rincón y su vida, que al fin y al cabo es la humanidad que conozco.

Andar la vida por esta isla que cambia sin traumas, tiene su precio, por un lado ver la pragmática de la abeja predominando en los míos, laboriosidad como sinónimo de progreso, vista fija en metas precisas y ojo avizor a la espiritualidad de los valores que garantizarán la salud de la sociedad cubana.

Alguien dijo una vez y el vulgo repitió miles de veces, “que este era el único país donde se podía vivir sin trabajar”, y de ello no tuvo la culpa del todo el pueblo, sino la desvalorización del trabajo como fuente de bienestar y el empadronamiento de un estado “paternalista” y “monolítico” que como padre recto e intransigente te imponía el aquello, de “yo te mantengo, tú me obedeces”.

“Sin prisa, pero sin pausa” como dijo el presidente Raúl Castro, esto va cambiando, la democracia se hace real, participativa y “diversa”, “contestataria”, porque es el único modo en que no se acomode esa “real e incómoda” burocracia estatal, prepotente y muchas veces corrupta, hasta que le cae el peso de la Ley, que en Cuba no son nada contemplativa.

No estamos construyendo el capitalismo como algunos retrógrados de izquierda temen, estamos perfeccionando un sistema que admite la participación del pequeño y mediano productor, de la iniciativa personal, de los artistas, artesanos, campesinos, intelectuales y de todos aquellos que de buena fe quieran ganarse su dinero en Cuba, sin especular, sin sobornar, ni explotar al pueblo, para eso si tenemos un estado fuerte, claro en sus funciones de salvaguardar los interés soberanos de la sociedad y mejorar esas conquistas sociales que hoy son un orgullo para nosotros, aunque haya algunos que la disfrutan, pero la denigran, de todo hay en la viña del señor.

Ese es mi mundo, en el cual participo desde donde me toca, activo, escuchado y actuante.

Saludos

Opinión

UN INVENTO CUBANO


El cubano es “bicho malo” dice un refrán popular para caracterizar a la gente de esta tierra llena de ingenio y deseos de resolver, imagínense ahora con una formación cultural y prentesiones muy grandes de salir adelante, lean esta noticia de un invento criollo, que al parecer dará mucho que hablar:

GUANTÁNAMO.— El Caverchelo, un instrumento musical cuya caja de resonancia reúne al tambor con el güiro y la marímbula, tuvo una fa­vorable acogida en Japón, donde fue presentado du­rante más de un mes por su creador, el ar­qui­tec­to y músico guantanamero Pedro Caver­dós Qu­ert.

Los tumbaos y otros sonidos sacados al no­ve­doso instrumento fueron escuchados en La Bo­deguita, centro nocturno representativo de la cultura cubana en Tokio, y en otros sitios de la ca­pital japonesa donde gusta la música de la Mayor de las Antillas e hispanoamericana.

El Caverchelo es un instrumento de pequeño formato (60 cm de largo por 30 de ancho) cuyo nombre combina los apellidos de quien lo diseñó y del carpintero que lo fabricó por primera vez, el tam­bién guantanamero Sigfredo Taquechel Cas­tillo.

Además de en Japón, ha mostrado sus cualidades en República Dominicana, contribuyendo en esos países al conocimiento y preservación de ritmos autóctonos de la región más oriental de Cuba, como el changüí, el nengón, el kiribá y la regina montunera.

El sui géneris instrumento recibió en 2011, jun­to al conocido medicamento cubano He­ber­prot P para el tratamiento del pie diabético, el Premio de la Oficina Cubana de la Propiedad In­dustrial a la creatividad y la Innovación Tec­nológica, y re­cientemente el Certificado de Re­gistro de Marca, otorgado por la propia institución.

“Entre mis aspiraciones está la generalización de su uso en escuelas de arte y agrupaciones mu­sicales”, señaló a Granma su creador, famoso en Guantánamo, además, por sus cualidades como productor de vinos

15 de octubre de 2014

Tomado del periódico Granma, 16/10/2014

Cultura

DÍA DE LA CULTURA CUBANA


“Injértese en nuestras repúblicas el mundo;

pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”

José Martí

El 20 de octubre los cubanos celebramos el Día de la Cultura Cubana, en conmemoración a la fecha en que fue cantado por primera vez el Himno nacional en la ciudad de Bayamo, el 29 de octubre de 1868.

En su célebre ensayo “Nuestra América” de José Martí, aparecido en enero de 1889, está escrita la frase que sirve de exergo a este trabajo y que resume con certeza su concepción de cultura partiendo de la conservación de aquellos elementos que la hacen auténtica y única, aunque en interacción constante con el resto del acervo cultural humano.

“Nuestra América” fue escrito a modo de resumen de las ideas del Apóstol cubano sobre el neurálgico tema de la identidad latinoamericana en momentos en que se cernía sobre nuestros pueblos los peligros de anexión y absorción cultural por las grandes potencias capitalistas, incluyendo a los Estados Unidos, por entonces un paradigma para la intelectualidad y la gente de poder en nuestros países que veían en esa nación vecina el modelo a seguir, el ideal de nación y la posibilidad de igualarse.

Frente a este mimetismo surgen las ideas de José Martí advertidoras y valientes para reivindicar todos aquellos elementos autóctonos que hacen diferentes a estas naciones de origen latino con fuerte componente mestizo y la pervivencia de culturas ancestrales que tienen su base en las sociedades originarias que existían desde antes de la conquista.

Era una frase que incluía también a Cuba, aún colonia cuando escribe esta obra, pero con un pueblo que ya se reconoce otro frente a su metrópoli colonial, España. En la isla e a fines del siglo XIX se ha vivido un largo trecho forjador de la nacionalidad trascultural de más de tres siglos por entonces; que se ha levantado por su independencia y ha hecho una reafirmación de su cultura que se funde con elementos que ya le serán imperecederos: la libertad y el antimperialismo.

Toca a José Martí el reconocimiento pleno de la madurez cultural de su pueblo, reconocerlo en toda su plenitud en los relatos de los emigrados revolucionarios que cuentan con orgullo los avatares de la “Guerra Grande” (1868-1878), canta sus canciones, añora sus paisajes, mientras espera el reinicio de la contienda por la independencia para incorporarse a la tarea de hacer una nación libre.

Él mismo es fruto de esta cultura criolla, madura y en tránsito de cubanía, educado por maestros cubanos que están orgullosos de serlos, que enseñan una literatura nacional que ya ha dado sus frutos de calidad en poetas como José María Heredia, Gabriel de la Concepción Valdés (Plácido) y Juan Clemente Zenea, entre otros muchos, que primero se reconocieron en el paisaje y luego fueron encontrando sus huellas en el pueblo y la isla que los vio nacer.

Ese es el pueblo cubano que conoció Martí, al que llamó a la unidad y al sacrificio no solo para lograr la independencia, sino para impedir su anexión a los Estados Unidos.

La muerte del Martí fue una gran pérdida para su pueblo, su prédica vehemente y su ejemplo, fue lección para las generaciones que en la república se dieron a la tarea de hacer la patria, completando el ideario del Maestro, luchando contra politiqueros y anexionistas de toda laya que resumieron la cubanía en varios elementos estereotipados y serviles: rumba, mulatas y ron; playas, juegos y paisaje; vendidos como slogan para turistas.

Cuba era mucho más, la fragua de lo nacional siguió el derrotero martiano en medio de la frustración y la rebeldía, el pueblo cubano forjó su cultura de resistencia que soñaba en los versos de Nicolás Guillén, pinta en las trasparencias de Carlos Enrique y la mulatéz de Wilfredo Lam; canta en los sones y las rumbas de cualquier barrio, se permite el hermetismo creador del Grupo Orígenes, encabezados por José Lezama Lima; hace teatro con Paco Alfonso y Virgilio Piñeras y se vuelve compromiso político en Rubén Martínez Villena, Juan Marinello, Alejo Carpentier y Raúl Gómez García, para ir conformando ese tronco fecundo de la cultura cubana al que constantemente se inserta el mundo para bien, creando vasos comunicantes que enriquecen y fertilizan.

La Revolución triunfante el 1º de enero de 1959, encuentra una cultura nacional madura y activa, fecunda y representativa, que saluda el cambio y se une a él, acepta el reto y nuevas savias que viene de lugares disímiles.

Fue necesario aceptar el reto de alfabetizar un pueblo, de masificar cultura y vestir el arte de campesino y obrero, para fecundar el árbol de lo cubano, sil olvidad que el reto era “…injertar en nuestras republicas el mundo”, fuera cual fuera el mundo, siempre y cuando nos beneficiara como pueblo y sociedad, y nuevas formas de ver la cultura y el arte llegaron en medio de transformaciones y la cultura cubana creció, asimiló la savia foránea y Martí siguió diciendo “…pero el tronco ha de ser el de nuestras república”

Un pueblo crecido en estos más de cincuenta años de revolución, ha consolidado una cultura donde, “el ejercicio de la soberanía es la mejor escuela del espíritu, y del alma de un pueblo, el único medio de mantener despierta sus virtudes cardinales”[1]

Donde puede considerarse que la cultura es una “…estructura asimiladora que digiere materiales extraños y que evolucionan sin perder por ello la conciencia de su identidad. Esa asimilación le enriquece y no puede afectar su destino”[2]

Estas palabras escritas casi cien años después que la frase de José Martí, tiene el mismo objetivo de destacar la importancia de mantener las raíces de toda formación cultural como único modo de sobrevivir a los intentos hegemonistas de las cultura dominantes y los centros de poder del primer mundo, dueños de los medios de comunicación y por ello vendedores de modelos para países “menos desarrollados”.

La vigencia de esta frase cobra mayor fuerza en época de “globalización”, “aldea global”, “mass cultura”, y todo intento de la maquinaria sociocultura del capitalismo moderno empeñada en hacer una versión sintetizada y desproblematizada de la cultura humana y sus diversas variantes.

La Revolución Cubana como obra y continuidad histórica de las luchas y el pensamiento de José Martí, basa su política cultural en ese dilema de intercambio cultural que desde el siglo XIX nos plantea José martí, no para dar la espalda al mundo sino para intercambiar con él, asimilar y dar, crecer en la fusión, pero tener bien claro cuáles son las raíces que deben prevalecer para conservar la identidad de una cultura, hija ella misma del intercambio, pero rica en peculiaridades que le dan signo de otredad y fuerza.

La Revolución Cubana creó la oportunidad de desarrollo para la cultura nacional al incentivar a todos los creadores, priorizar la educación de un pueblo, para que fuera capaz de disfrutar el arte y la cultura auténtica, teniendo como máxima el hecho cierto de que toda la cultura puede ser popular, siempre que sea auténtica, refleje el sentir de los seres humanos y no se separe de las bases culturales que le dieron origen.

Otro principio básico para toda cultura revolucionaria está centrado en el hecho de que la cultura está en constante cambio, de que ese proceso de “fusión” contemporáneo es algo inherente a las culturas nacionales, en constante interacción unas con otras, para enriquecerse y salir fortalecidas, ese fenómeno es el que recoge José Martí en su ensayo “Nuestra América”, donde no se habla de chovinismo, ni nacionalismo estrecho, sino de culturas en constante fusión para dar lugar a fenómenos nuevos en el ámbito del arte, la literatura y la vida, hechos que solo el tiempo y el pueblo, avalarán con su aceptación o no.

Otro cubano imprescindible, Fernando Ortiz, no por gusto llamado el tercer descubridor de Cuba, devela este fenómeno de fusión cultural que ha llevado al pueblo cubano al desarrollo de una cultura mestiza de muchos componentes, pero en la que se destacan dos grandes conglomerados culturales: uno de origen ibérico, traídos por el conquistador y el otro de origen africano mezclados a fuerza de dolor e incomprensiones a lo largo del desarrollo de una economía plantacionista que tuvo al esclavo africano como principal mano de obra.

A este proceso de “transculturación”[3] Fernando Ortiz lo comparó con el famoso “ajiaco criollo”, al que constantemente se le está añadiendo un nuevo producto o condimento y ¿qué es este proceso sino el mismo al que José Martí se refiere en la frase que encabeza este trabajo, solo que para José Martí esto se complementa con un componente ideológico fundamental: la defensa de la autenticidad para mantener la soberanía y la libertad, por eso, “el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”, lo cual tiene vigencia primordial en este siglo XXI en el que se proclama la creación de una sola cultura universal, basada en el consumo de productos culturales, “fáciles de digerir” por todos, alienadores de la condición humana, rica, compleja y en constante desarrollo.

Bibliografía

- Anta Diop, Cheikh: “Los tres pilares de la identidad”, en Revista UNESCO, Nº 5/6, 1986

- Martí, José: Obras Completas, Tomo VI, pág. 15. La Habana, 1972

- Martínez Pires, Pedro: “Eusebio Leal: “No podremos entender la Revolución sin entender la república”, entrevista en revista Temas Nº 24/25, 2001

- Ortiz, Fernando: “Contrapunteo del tabaco y el azúcar”. La Habana, 1975

Cultura y sociedad centran la atención del Congreso de escritores” en per. Juventud Rebelde 1/4/2008


[1] Cheikh Anta Diop: “Los tres pilares de la identidad cultural”, en revista UNESCO, Nº 5/6, 1986

[2] Ídem

[3] Concepto acuñado por Fernando Ortiz para referirse a este constante intercambio y fusión de culturas, aparecido por primera vez en su libro “Contrapunteo del tabaco y el azúcar”, 1940

Cultura, José Martí

LA DIFERENCIA

CUANDO LEO LAS NOTICIAS DIARIAS SOBRE LOS CIENTOS Y A VECES MILES DE CIVILES INOCENTES QUE MUEREN EN CONFLICTOS O EN REPRESIÓN FEROZ QUE LAS AUTORIDADES DE SU PROPIO PAÍS REALIZAN CONTRA ELLOS, NO ME QUEDA MENOS QUE PENSAR ESO NO PASA EN CUBA DESDE 1959.

POR MUCHO QUE LA PROPAGANDA DE LA DERECHA INTERNACIONAL SE EMPECINE EN TRATAR DE CONVENCER AL MUNDO QUE CUBA ES UN ESTADO FALLIDO, CON CIUDADANOS SIN DERECHOS Y TODA UNA SARTA DE VERDADES A MEDIAS  MAGNIFICADAS Y MENTIRAS REPETIDAS POR OPOSITORES PRESENTADOS COMO VÍCTIMAS DEL ESTADO REVOLUCIONARIO CUBANO, JAMÁS PODRÁN COMPARAR LAS ATROCIDADES QUE CONTRA SU PROPIO PUEBLO SE COMETEN EN LA MAYORÍA DE LOS PAÍSES DEL MUNDO ATENAZADOS POR ESTADOS BURGUESES NEOLIBERALES, GOBERNANDO PARA MINORÍAS PODEROSAS, NACIONALES Y EXTRANJERAS, QUE PRESENTAN LA PROSPERIDAD DE ESTOS RICOS, COMO EL CUERNO DE LA ABUNDANCIA QUE SE DERRAMARÁ SOBRE SUS PUEBLOS, A LO SUMO DERRAMARÁN MIGAJAS SOBRE LAS MAYORÍAS Y CREAN CIENTOS DE ESPACIOS DE CORRUPCIÓN DONDE FLORECEN TODOS LOS VICIOS HUMANOS CONVERTIDOS EN PRÓSPEROS NEGOCIOS… EN CUBA NO SUCEDE ESTO, PODEMOS DECIR COMO DIGNO COLOFÓN DE NUESTRO ACTUAR POLÍTICO Y SOCIAL AQUELLO QUE LE ESCUCHABA SIEMPRE A MI MADRE: “POBRES PERO HONRADOS”, ESA ES LA DIFERENCIA.

Política

DIA DEL ADULTO MAYOR

HOY 1º DE OCTUBRE ES EL DÍA DEL ADULTO MAYOR, JORNADA DE VISIBILIZACIÓN DE UN SECTOR IMPORTANTE DE LA SOCIEDAD QUE OCUPA LA CRESTA DE LA PIRÁMIDE HUMANA, NO POR SUS AÑOS, QUE YA ES UN MÉRITO, SINO POR LA EXPERIENCIA ACUMULADA Y LAS HABILIDADES DE TERNURA QUE DESARROLLA ESTE SER YA ABUELO, ABUELA, O SIMPLEMENTE GENTE QUE ADMIRAMOS POR SU SABIDURÍA ACUMULADA, SU SONRISA Y LA PACIENCIA PARA CORREGIR ERRORES DE OTROS QUE VIENEN EMPUJANDO CON LA AUTOESTIMA Y LAS NEURONAS A MIL.

CON ORGULLO ME CUENTO ESTRE ESTOS DUEÑOS DE LOS AÑOS ALTOS, LOS QUE PODEMOS MIRAR DESDE LA CÚSPIDE DE NUESTRA EDAD Y ASPIRAMOS A VER SALIR EL SOCIAL PRIMERO CADA DÍA.

ENVEJECER ES ELEVARSE, ES IRSE LLENANDO DE TRANQUILIDAD Y PACIENCIA, ES VER CORRER A LOS DEMÁS DETRÁS DE METAS SUPERFLUAS, GASTAR SU TIEMPO EN PLACERES MUNDANOS Y TENER LA SABIDURÍA DE REPASAR NUESTRA HISTORIA ÚNICA Y DEJAR QUE ELLOS VIVAN LA SUYA, TAMBIÉN ÚNICAS, CON NOSOTROS A SU LADO.

A VECES NOS DEJAN EN NUESTRO RINCÓN DE OBSERVACIÓN, CON NUESTRO SUEÑOS Y RECUENTOS, ENTONANDO LA ESTROFA DE ANTONIO MACHADO: “Y CUANDO LLEGUE EL DÍA DEL ÚLTIMO VIAJE/Y ESTÉ AL PARTI LA NAVE QUE NUNCA HA DE TORNAR/ ME ENCONTRAREIS A BORDO LIGERO DE EQUIPAJE/ CASI DESNUDO COMO LOS HIJOS DE LA MAR”

Sin categoría

UN AMANECER DE ART NOVEAU


Casa Art Noveau de la calle Cárdenas

Mañana por mañana como fantasma, paso frente este hermosa esquina habanera de la calle Cárdenas, un día tentado lleve la cámara para pillarla dormida, porque apenas sean las siete de la mañana, se convertirá en una de tantas esquinas bullangeras de esta ciudad de ruidos humanos, de vendedores que no pregonan sino te insultan con sus altos precios de cualquier cosa. Es La Habana, no os asombréis de nada, bella, contrastante, cuidada-ruinosa, limpia-sucia, cosmopolita y con don de ser el ombligo de nuestro mundo.

Esta edificación, junto a dos tres que sobreviven en esta corta calle de apenas cinco cuadras, recuerda los tiempo de principios del siglo XX cuando el ferrocarril era el principal modo de unir a la isla y en esta calle se edificaron estas casas de estilo art noveau, construida por maestro de obras catalanes y con capital inglés fundamentalmente, inversionistas del ferrocarril en expansión que tiene su estación central muy cerca, tanto que se escucha el ruido de los trenes que salen y llegan a La Habana.

Amo a estas casas atrevidas que retan a la línea recta y tienen algo de ecologistas con sus sinuosas curvas vegetales, que no fueron abundantes en Cuba, pero por estos populosos barrios habaneros pueden descubrirse muchas huellas del estilo, escondido en la huella de la mugre y la necesidad de la gente de expandir un espacio que le queda pequeño.

Cultura

UN LUGAR DE LA HABANA VIEJA


Este lugar me resulta entrañable porque hace quince años sin faltar un día, llego hasta aquella casita de fachada amarilla y ventanales azules para ocuparme del más hermoso de los oficios, cuidar la historia, trasmitirla apegado a la verdad, conversar con los que llegan desde todas parte de esta isla de Cuba y desde este mundo que cada día se nos hace más pequeño.

Esta casita es una metáfora, en ella se resume el inicio de un hombre imprescindible para todos los cubanos, la figura de la que hablan los libros, los estudiosos y los políticos, este que desde niño fue predestinado a ser conductor de pueblo, no por un don entregado por los dioses, sino por esa entrega al ser humano como causa principal, sin chovinismos, primero entre los suyos, esa familia fecunda y nutriente que le fue dada, después con su pueblo, entre los suyos, sufriendo las injusticias de cada esquina, aprendiendo de cada hombre o mujer que entró en su vida, aunque solo fuera para saludarlo.

Este hombre político fue poeta y soñó un mundo mejor y la humanidad por patria, sin olvidar que había nacido en una isla verde demasiado cerca de los gélidos egoísmos que se concentraban al norte, ese es José Martí, mi oficio es cuidar la casa donde nació, esa que todos en Cuba saben dónde está, esa sencilla pieza de entramado urbano, en un bello rincón de La Habana colonial, rodeada de gente que vive y sueña y que meridianamente es un resumen de Cuba y su historia.

Cultura, José Martí

EL ÉXODO


Los cubanos hablamos del éxodo como si nosotros fuéramos los inventores del mismo, cuando la realidad es que el hombre siempre ha sido un animal en movimiento, voluntario o forzado, en busca de lo que no tenemos, de la felicidad, de la realización, del amor mismo que se nos hace esquivo.

Somos un países de emigrantes, primero desde nuestros pueblos y ciudades a medias, siempre rumbo a La Habana, la “Gran Manzana” que nadie cuida, porque no somos de aquí, la que criticamos constantemente por sus alquileres altos, por lo “fea que se ha puesto”, pero que nos cobija a todos en un abrazo solidario que la beneficia y nos hace falta.

Emigrar es saltar al mundo de los sueños, es despertar y madurar con las riendas de nuestras vidas en las manos, porque los cubanos con tantos problemas económicos a cuesta, tenemos que tatuarnos los recuerdos de la infancia en el alma, a cambio de la realización personal, que se nos pone dura por el fatalismo geográfico de haber nacido en el interior.

Yo soy oriental, guantanamero, y nunca me hubiera movido de mi “aldea”, si un ambiente favorable de crecimiento, tolerancia y esperanzas de futuro, me hubiera acompañado.

Más de treinta años en La Habana me hacen amarla, comprender y ser parte de su entramado cultural, aunque no sea de los que vivió La Habana, con sus dobleces, sus muchos mundos y ese eterno preparativo para volver al terruño, unos días, para ver a mis contemporáneos llevar su mediocridad, pero en medio de ese paz que tanto amo, de esas horas que se hacen más larga, con una conversación acompañada de un trago de ron y una canción nostálgica y esa posibilidad de poder caminar, sin cansarte, para llegar a tu hogar.

Eso lo seguiremos viviendo por mucho tiempo, para bien y para mal, para eso nadie nos prepara, pero junto con todos los rumores del hogar haz un huequito en tu equipaje ahí llevarás tu identidad.

Costumbres

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda