Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

VENEZUELA Y JOSÉ MARTÍ



Dibujo de Bolivar hecho por José Martí

Este año conmemoramos el 135 aniversario de la llegada de José Martí a Venezuela, hecho que se produjo un 20 de enero de 1881, en homenaje a la patria de Bolívar y a nuestro Apóstol son estas breves palabras:

“Pese a la independencia el pueblo venezolano no había superado el ámbito colonial y, aunque se veían ya rasgos del nuevo espíritu y se levantaban estatuas a los próceres y se mostraban los signos visibles de la naciente y pujante república, intacta aún en los hábitos y conducta moral de la población criolla la realidad de la colonia.”

Llegó al anochecer a Caracas después de un difícil viaje en diligencia desde La Güira y “…sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar. Y cuentan que el viajero, solo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca un hijo”[1]

A ningún otro lugar llegó Martí con mayor expectativa y respeto. Caracas era la “Jerusalén de los sudamericanos, la cuna del continente libre, donde Andrés Bello, un Virgilio, estudio; donde Bolívar, un Júpiter, nació”

Tenía fama de culta la capital de Venezuela, Humboldt la había llamado inteligente y hospitalaria.

“Nada escapa a la mirada de José Martí: costumbres, vestimentas, prácticas religiosas, estilo de vida; todo le interesa y todo lo anota en sus cuadernos de apuntes. Caracas le gusta y le atrae, en lo material y en lo espiritual, porque la ciudad ofrece al visitante inteligente el incentivo de su refinamiento y de una inquietud intelectual no muy usual en las ciudades latinoamericanas de la época.”

Trae cartas de recomendación para Mercedes Smith de Hamilton descendiente del Coronel Smith de los ejércitos de Páez y prima de Carmen Millares de Mantilla. Otra para Teodoro Aldrey, director de “La Opinión Nacional” de Caracas.

José Martí fue a Venezuela en 1881, llegó el 20 de enero a Caracas y su primera acción fue visitar la estatua de Simón Bolívar en el centro de la ciudad.

¿Por qué fue allí? El lo explica de forma muy hermosa en su relato “Tres Héroes” publicado en la Revista La Edad de Oro, decía Martí que los americanos debían querer a Bolívar como un padre, porque se había sacrificado por nuestros pueblos, luchando a lo largo de casi toda su vida para hacer una patria que uniera a todos los pueblos.

De él aprendió Martí que la unidad era necesaria para los pueblos latinoamericanos para alcanzar metas más grandes y hermosas; que la prosperidad de Nuestra América vendría el día en que los pueblos de esos países fueran dueños de sus riquezas y que ayudaran a las razas indígenas de América para integrarse verdaderamente en una sola nación.

Los venezolanos admiraron a José Martí, lo escucharon en sus conferencias, le brindaron sus casas, lo invitaron a impartir clases y leyeron sus artículos en la “Revista Venezolana” que el editó en la patria de Bolívar.

Un día, como Martí amaba la libertad y condenaba las dictaduras, el presidente Guzmán Blanco, le ordenó que saliera del país. Al marchase le escribe al director del periódico “El Nacional”: “denme Venezuela en qué servirla (…) de América soy hijo y a ella me debo”


[1] Los Tres Héroes. Revista la Edad de Oro

Historia, José Martí

¡FELIZ AÑO NUEVO!


CON TODO EL COMPROMISO SOCIAL QUE SIEMPRE HE LLEVADO CONMIGO, QUIERO ENVIAR A MIS AMIGOS Y LECTORES UNA FELICITACIÓN CALUROSA Y REVOLUCIONARIA DESDE ESTA ISLA PEQUEÑA PERO TRASCENDETE, CAPAZ DE REHACERSE DESDE SUS GRANDEZAS Y DIFICULTADES, CON UN PUEBLO GRANDE CRECIDO EN MEDIO DEL RETO MÁS GRANDE QUE LA HISTORIA PUEDE PONERLE A UN PUEBLO: SER DAVID CUANDO SE TIENE UN GOLIAD DELANTE, PERO SIEMPRE CON UNA SONRISA, SIN MIEDO, PERO SIN ODIOS, HACIENDO POR EL FUTURO COMO EL PRIMER DIA Y CON LA GRANDIOSA COINCIDENCIA HISTÓRICA DE VER CRECER UNA REVOLUCIÓN MÁS GRANDE QUE NOSOTROS MISMOS.

UN ABRAZO Y QUE LA ZURDA SEA LA MANO PREDOMINATE EN ESTE NUEVO AÑO QUE SE PRESENTA RETADOR PARA MUCHOS AMIGOS Y PARA NOSOTROS.

Dibujo tomado del periódico Tribuna de La Habana, 27/12/2015

Costumbres

DE AMÉRICA SOY HIJO Y A ELLA ME DEBO

Estatua ecuestre de José Martí en el Parque Central de Nueva York

Un momento importante en la maduración política de José Martí fue su contacto con la sociedad norteamericana. Llega a Nueva York el 3 de enero de 1880, venía de España después de haber sido deportado por el gobierno colonial español de la isla de Cuba algunos meses antes.

El contacto con aquel país en pleno apogeo de su desarrollo económico fue deslumbrante, por eso escribe en el periódico The Hour un artículo titulado “Impresiones de América” en el que expresa: Estoy, al fin en un país donde cada uno parece ser su propio dueño. Poco a poco el conocimiento más profundo de aquel país le hará escribir un año después: (…) este país, señor en apariencias de todos los pueblos de la tierra, y en realidad esclavo de todas las pasiones de orden bajo que perturban y pervierten a los demás pueblos.

En aquella nación vivió las emociones de las grandes transformaciones tecnológica, la expansión de la nación hacia el oeste, las ríadas de emigrantes provenientes de Europa, base de la vertiginosa transformación del país, luchas de los trabajadores, en su mayoría emigrantes, por mejores salarios y ocho hora de labor, acontecimientos que sirvieron para aguzar su pensamiento social, siempre al lado de los humildes, sus críticas a los métodos violentos de lucha y su comprensión paulatina de aquella gente violenta, engañada y víctima del gran capital, es una constancia dialéctica de su maduración.

En los Estados Unidos el Apóstol cubano conoció y puso al descubierto el fenómeno imperialista y advierte sobre el peligro que representaba para Cuba, las Antillas y a la larga para América Latina. El auge económico de los Estados Unidos traía la necesidad de mercados y sus clases dominantes apuntaban hacia el dominio de las naciones de la América Latina. Como su zona de influencia natural.

Desde sus crónicas para los periódicos de Hispanoamérica no se cansa de mostrar las luces y las sombras de aquella nación y al organizar el movimiento independentista y liberador de la isla de Cuba, sienta sus objetivos políticos de impedir la anexión de Cuba al país del norte.

Su profundo espíritu analítico y su voluntad de estudiar las interioridades de los Estados Unidos, le permitieron llegar a conclusiones político sociales que aún hoy guardan una gran vigencia:

- La unidad de los países latinoamericanos como contraparte al hegemonismo de los Estados Unidos.

- El desarrollo cultural y económico de nuestra América como antídoto a la dominación de la nación del norte.

- La necesidad del desarrollo desde bases propias como contrapartida a la influencia y penetración de esa cultura basada en el pragmatismo y el individualismo exacerbado.

- La esencia humanista de la sociedad, su confianza en el ser humano y su capacidad de ser bueno.

Esas y otras que se me escapan son esencias sociales de la prédica martiana, no solo contenidas en documentos políticos y programáticos, sino en toda su obra





José Martí, Política

LA POLÍTICA DEL PALO Y LA ZANAHORIA


Sin el menor rubor por lo que dice el presidente de los Estados Unidos, Barak Obama acaba de hacer declaraciones para la cadena de noticias Yahoo News en Nueva York expresando sus puntos de vista sobre el mantenimiento del bloqueo a Cuba y de las políticas unilaterales e injerencistas de los círculos de poder de los Estados Unidos hacia Cuba.

El gobierno cubano debe tomar nota, pero el pueblo cubano debe abrir los ojos porque la candidez y la “inocencia” política pueden costarnos caro como nación. La historia reciente y pasada de las relaciones entre nuestras dos naciones nunca han sido de relaciones de igualdad sino todo lo contrario, las de imposición, prepotencia e intervención en los asuntos internos de nuestra Cuba.

Para los incautos y los que esperan beneficiarse de estos “cambios condicionados” le exponemos como botón de muestra algunos párrafos del presidente de los Estados Unidos:

“Nosotros podemos hacer algunas determinaciones acerca de cómo se implementa el embargo actualmente y podemos presentarle argumentos más fuertes al Congreso sobre la importancia de eliminar el embargo, si el gobierno cubano introdujera reformas más sustanciales

Nuestra teoría original —dijo Oba­ma— no era que íbamos a ver cambios inmediatos ni que el control que ejerce el gobierno iba a suavizarse, sino más bien que con el tiempo se establecerían las condiciones para una transformación sustancial.

“Si ellos quieren disfrutar de todos los beneficios de su reincorporación a la economía mundial, entonces van a tener que acelerar las reformas que hacen falta”, añadió.

“Mientras más vean los beneficios de las inversiones de Estados Unidos, de los dólares de los turistas norteamericanos moviéndose dentro de la economía, de las telecomunicaciones abriéndose para que los cubanos obtengan información sin censura, más se sentarán las bases para los cambios mayores que están por venir”.

“No hay dudas de que les encantaría tener Guantánamo de vuelta. Imagino que será una larga discusión diplomática que se extenderá más allá de mi administración”, añadió sin negar la posibilidad de que esa devolución finalmente se materialice, lo cual es una demanda histórica del pueblo cubano amparada en la ley internacional y los derechos de soberanía sobre su territorio.

Si esto no es injerencia en nuestros asuntos internos, “que baje Dios y lo diga” (como reza el refrán).

A título personal de cubano de a pie, que ha vivido toda su vida en Cuba, trabajando para su sociedad imperfecta, comprometido con sus sueños y sus ideales, contestatario, informado y con un alto concepto de la libertad individual, con toda nuestra historia a cuesta le digo al presidente de los Estados Unidos que este es un país soberano, con un pueblo que hizo una Revolución profunda y radical hace más de cincuenta años que tiene amigos (muchos) pero que no aceptará jamás amo.

Opinión, Política

NADIE SABE LO QUE TIENE HASTA QUE NO LO PIERDE


Ese refrán tan verdadero como muchos otros, parece estar funcionando para gentes que en Cuba sufren de desmemoria crónica, eso que han entrado en la catarsis de la negación completa en cuanto se tratan temas internos del país.

Ya han nacido y crecido en Cuba más de tres generaciones bajo el signo verde olivo de la Revolución de Fidel Castro, esa que significó un cambio cualitativo y cuantitativo para la sociedad cubana en particular y un ejemplo para los millones que en el mundo permanecen al margen del vertiginoso cambio social y tecnológico que vive la humanidad, no porque ellos quieran, sino porque la parte que le corresponde en esa distribución social está engrosando la fortuna de familias y grupo de élite que dominan el poder en esas sociedades.

Quiero recordar que la Revolución Cubana, socialista e igualitaria (tal vez demasiado) significó el acceso de las masa a los servicios sociales básicos de toda la población de Cuba, blancos, negros, tuvieran la religión que tuvieran, trabajaran o no, en fin todo aquel que fuera ciudadano de este país.

Desde el surgimiento de la Revolución, frente a sus deseos y realidades por cambiarle la vida al cubano, apareció el enemigo más grande que puede tener cualquier país o grupo humano, negado a seguir los sacrosantos preceptos de la “democracia representativa”, “la libre empresa”, “respeto a la propiedad privada”, “los derechos humanos”(entendidos a la manera burguesa), y el modo de vida consumista, egoísta y edonista que necesita el capitalismo para sobrevivir vendiéndonos un futuro que no es para todos. Ese enemigo tiene nombre: Estados Unidos de América, su oligarquía, gobierno y grupos de poder, que no pueden tolerar esa herejía a las puertas del imperio y como no pudo destruirla militarmente(luego de haberlo intentado) condenó a este país a un BLOQUEO ECONÓMICO TOTAL, que tiene como fin rendirnos por hambre, debilitar la capacidad de resistencia del cubano, sumirnos en las precariedades y demonizar el proceso revolucionario ante los ojos del mundo (por algo son los dueños de los grandes medios de comunicación), lo peor de todo es que apuestan por el desgaste, por el tiempo, por la propaganda subliminal que nos inunda y por nuestra incapacidad de cambiar, de adaptarnos a las nuevas circunstancias, por la banalidad y la superficialidad que hacen innecesario(porque es “teque”) el seguir hablando de la realidad, trabajar sobre nuestras limitaciones, confiar en todos, pero controlar, crear un espacio de libertad y creación, pero tener siempre presente que el egoísmo es un antivalor, intrínseco al ser humano y que resolver “mi problema”, no me quita el deber de ayudar a resolver el del otro, el de todos.

Por estos días hará un año de ese cambio positivo en la política exterior de los Estados Unidos, ese que sus funcionarios, empezando por el propio Obama insisten en decir que no significan que renuncien a alcanzar sus objetivos, pero por otras vías, la del diversionismo, la del reblandecimiento y el egoísmo de los que quieren vivir mejor ellos, aunque los demás se jodan.

Lo nuevo siempre aparece en base a la experiencia anterior, la dialéctica en ciencia y en lo humano, aunque a veces la convirtamos en dogma, se cumple.

Opinión, Política

JOSÉ MARTÍ CONTRA LOS ESTADOS UNIDOS



Acuarela de Kamil Villaudi

Es momentos de desorientación de las izquierdas y de euforia de las fuerzas de la derecha capitalista, tan interesada en revertir la primavera solidaria que vive América Latina, es bueno volver al Martí militante antimperialista de visión furuturista, que habló para su tiempo y el nuestro:

El 24 de mayo de 1888 el presidente de los Estados Unidos “invitó” a los gobiernos de los países hispanoamericanos independiente a una conferencia internacional en Washington, para estudiar, entre otras cosas, la adopción por cada uno de los gobiernos de una moneda común de plata, de uso forzoso en las transacciones comerciales recíprocas entre los estados de América.

El 7 de abril de 1890, la Conferencia Internacional Americana propone establecer una unión monetaria internacional que tuviera como base una o más monedas internacionales, uniformes en peso y ley, que pudiesen usarse en todos los países representados en esta conferencia.

El 30 de marzo de 1891 un diplomático de origen cubano presenta un informe a nombre de Uruguay en la Conferencia Monetaria Internacional de Washington, era José Martí quien hace un informe brillantísimo, primero en castellano y después en inglés, recomendando el bimetalismo y recordando de paso que no es “el oficio del continente americano restablecer con otro método y nombre el sistema imperial por donde se corrompen y mueren las repúblicas”

Martí rechaza las opiniones de la delegación de los Estados Unidos, que aspiraba a la creación de una moneda internacional de plata, propone la creación de un sistema de monedas uniformes, que harían más morales y seguras las relaciones económicas de los pueblos. Hace una caracterización de los EE.UU. y del peligro que representaba para América las intenciones de ese país.

En ese discurso hace un llamado a que prevalezca, tanto en el comercio como en la política, la paz igual y culta y que todo cambio de moneda futuro debía hacerse en acuerdo con todos los países implicados.

En esa misma comparecencia llamó la atención sobre otros aspectos del intercambio desigual entre las naciones de América, al decir “quien dice unión económica dice unión política” y “el pueblo que compra manda”

Tan ardua fue su batalla que su débil salud se quebranta en aquel “invierno de angustia” de 1890 con la presión del convite de los Estados Unidos, en que por ignorancia, o por fe fanática, o por miedo, o por cortesía, se reunieron en Washington, bajo el águila temible, los pueblos hispanoamericanos” y nacieron sus testimoniales “Verso Sencillos” (1891) y escribió “Nuestra América”(enero 1891), su ensayo más completo sobre nuestra identidad latinoamericana





José Martí

LOS VIEJOS SUEÑOS DEL TIO SAM


Otro de los que opinó sobre la necesidad de la pertenencia de Cuba a la Unión Americana fue John Quincy Adams (1867-1848), sexto presidente de los Estados Unidos en los tempranos tiempos en los que aún el águila no se había expandido plenamente por su territorio actual:

“Su posición dominante en el Golfo de México como en el mar Caribe, el carácter de su población, su situación intermediaria entre nuestras costas y la Isla de Santo Domingo; su espacioso y seguro puerto de La Habana, la naturaleza de su producción y de su consumo, la revisten de tal importancia; son ciertamente de tal fuerza los intereses que unen a esta isla con nuestro país y las relaciones geográficas, comerciales, morales y políticas que la naturaleza ha acumulado con el proceso del tiempo y que parece, aproximarse a su madurez que penetrando en el porvenir y adelantando los acontecimientos que deben suceder dentro de la próxima centuria, es difícil resistir a la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República no llegue a ser una necesidad indispensable para la continuación e integridad de nuestra Unión” [1]


[1] Tomado de “Maquiavelo trabajando” de Julio César Gandarilla. La Habana, 1996

Historia, Opinión

LAS APETENCIAS IMPERIALES


La desmemoria es el suicidio de los pueblos por eso la mirada adelante no puede olvidar los hechos del pasado para aprender de ellos, más cuando la realidad presente te reafirma las intenciones pasadas de una clase capitalista con ínfulas imperiales desde su nacimiento como nación:

“En junio de 1823, Thomas Jefferson (el miso que redactó la famosa Declaración de Independencia de 4 de julio de 1776), tercer presidente de la Unión Norteamericana escribía Monroe lo siguiente:

“Debemos estar dispuestos a recibir a Cuba cuando ella misma lo solicite, porque sus adición a nuestra República es precisamente lo que nos hace falta para redondear nuestro poder”

“El 24 de octubre del mismo año decía:

“Confieso cándidamente que siempre he mirado a Cuba como la adición más interesante que podríamos hacer en nuestro sistema de estado. La supremacía que esta isla y la Florida nos darían sobre la Golfo de México y para los países colindantes, sería suficiente para colmar la medida de nuestro bienestar político”[1]


[1] “Maquiavelo trabajando”, Julio César Gandarilla. La Habana, 1996

Opinión, Política

¡LEONARDO PADURA, UN JONRÓN LITERARIO!


Es realmente una lástima que el Premio Princesa de Asturia 2015 conferido a Leonardo Padura por su obra literaria, haya pasado en los medios oficiales de prensa cubano, por debajo de la mesa, cierto que lo difundió el periódico Juventud Rebelde y que CUBADEBATE también se hizo eco de esta buena nueva para nuestra cultura, pero la radio y la televisión, medios que en Cuba son decisivos por su audiencia no dijeron nada, y no hubo la alharaca que armamos con estos premios cuando lo gana un cubano “revolucionario”.

Padura, es Padura, una amante del beisbol que leo desde los años que hacía crónicas para ese mismo Juventud Rebelde que se dignó con dar la noticia, con él supe de esas historias hermosas del cubano sin historia, cuando la historia era colectiva y el hombre individual era solo “parte de algo”, ha escrito de beisbol, su gran pasión de cubano y subió a recoger este premio con una pelota de beisbol, con orgullo porque para el cubano eso es tanto como un símbolo nacional.

Qué lástima, es verdad que Padura es Premio Nacional de Literatura y sus libros se agotan, más ahora cuando ha cogido la manía de contarnos las cosas con un poco de imaginación e ironía criollla, apego a la realidad de la calle, fundamentalmente de esos años 90 cuando supimos salir adelante a pesar de todo, él es uno de los sobrevivientes, pero en los círculos oficiales hay un silencio que no se merece.

El piensa distinto, se ha decepcionado del sueño que compartió con mucho de los cubanos de nuestra generación, su crítica de “francotirador” parece venir más del interés de alagar a sus editores que de mejorar el “proyecto” que compartimos, qué bueno, al menos sigue viviendo en Mantilla y fumando esos tabacos cubanísimos que su estatus económicos le permiten comprar.

Yo no soy Dios para juzgarlo, soy lector para admirarlo y eso hago, por eso me duele que “algunos” envidiosos quieran ahora negarle el agua y el pan.

He admirado ese Mario Conde cubanísimo y de carne y hueso tan alejado del estereotipo del investigador de bronce que nos vendió la novelística policial cubana de las décadas de los 70 y los 80, que muchos siguen creyéndose, o la militancia sin tacha de los hombres de mármol, que parece que nunca discutieron, discreparon y hasta fueron sancionados por pensar distintos.

A pesar de todo, no tengo y no estoy de acuerdo con todo lo que dice o escribe Padura, ese es su problema pero quiero felicitar de corazón al paisano que llegó lejos, al periodista que siempre admiré y al novelista que me da otra visión de mi mundo.

Cultura

UNA VOTACIÓN MÁS EN LA ONU: ¡EL MUNDO CONTRA EL BLOQUEO!

LAS RELACIONES CON CUBA NUNCA SERÁN NORMALES MIENTRAS EXISTA EL BLOQUEO QUE SE APLICA A DIARIO Y CON FUERZA CONTRA LOS INTERESES DE CUBA Y DE LOS QUE QUIEREN COMERCIAR CON ELLA, EL PRINCIPAL CUMPABLE ES EL PREPOTENTE SISTEMA IMPERIALISTA DE LOS ESTADOS UNIDOS.

Opinión
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda