Cultura Cuba

Un Blog para dar a conocer la cultura cubana, su gente y su historia, en pocas palabras.

 

CUBA, LISTAS LAS ESCUELAS


En medio de una gran sequía, el pueblo cubano alegre y persistente prepara por estos días todos los medios a su alcance para alistar las escuelas de todas las enseñanzas e iniciar el nuevo curso escolar, con las escuelas recién pintadas, la base material dispuesta para ser distribuida de modo gratuito a cada alumno, un maestro en cada aula, pese a la tensión por cubrir plazas en algunas provincias, principalmente la capital, y tratando que el promedio de alumno por maestro no rebase los 30.

Podemos decir con orgullo que el 100 % de todo el que tiene edad escolar está en el sistema de enseñanza, y que a pesar del BLOQUEO,( nadie lo olvide, sigue ahí, apoyado por los apóstatas de siempre) se garantiza que todos los niños y jóvenes tengan escuela, maestro y su base materia de estudio.

Lo demás queda por la FAMILIA, el estado garantiza este derecho de forma gratuita pero toca a cada núcleo familiar preocuparse por el rendimiento de su hijo, su disciplina, su asistencia, el apoyo a sus estudios y su futuro, porque ellos son el mañana y la continuidad del todo que se llama SOCIEDAD CUBANA REVOLUCIONARIA, ¡Sirvió, me basta!

Opinión

SUEÑO LATINOAMERICANO DE JOSÉ MARTÍ



JOSÉ MARTÍ, AUTOR: RAÍL MARTÍNEZ

De Simón Bolívar, José Martí expresó que El Libertador tenía mucho que hacer en América y que la obra que él había dejado inconclusa, sin terminar estaba, valoró la ecuménica hazaña del venezolano, que emprendió la guerra de liberación de Suramérica, no para hacer una monarquía o para feudo de una oligarquía criolla sino para crear una familia de pueblos unida donde el bienestar fuera la condición mínima del hombre para su desarrollo.

José Martí, nació en Cuba, por esa época colonia española y con las mayores inversiones de los Estados Unidos fuera de su territorio ya en esta época; dedicó su vida a defender el derecho de su isla a la libertad, ya fuere de España o de cualquier otra potencia y vislumbra los males que traería a Nuestra América el fortalecimiento del capitalismo ya en su fase embrionaria de imperialismo.

Su obra no fue adivinación de iluminado, sino conclusiones de un reformador social, conocedor del mundo de su época, objetivo para los asuntos de política, soñador para los cambios que quería para nuestras tierras.

Ta vez su empeño en darnos a conocer los cambios que el capitalismo imperialista de los Estados Unidos protagonizaba a fines del siglo XIX y su interés por las riquezas de esta otra América, al sur, fueron vista como “exagerados” por muchos “estudiosos”, “admiradores” , poderosos políticos y la élites de estos países nuestros.

Ser “traspatio” es algo que conviene a muchos de ese 1 %, empeñados en cuidar más sus intereses, propiedades y cuentas que la dignidad de tener equidad, prosperidad y un poco de dignidad.

Quiero traer a estas páginas un deseo de José Martí que mantiene plena vigencia porque aún no se ha cumplido, aunque nunca como ahora para hacerlo realidad. Constituye una hermosa profecía latinoamericana, que a todos los hombres de buena voluntad de estas tierras corresponde contribuir a cumplir:

“No nos dio la Naturaleza en vano las palmas para nuestros bosques, y Amazonas y Orinocos para regar nuestra comarcas; de estos ríos la abundancia, y de aquellos palmares la eminencia, tiene la mente hispanoamericana, por lo que conserva de indio, cuerda: por lo que le viene de la tierra, fastuosa y volcánica; por lo que de árabe le trajo el español, perezosa y artística. ¡Oh! El día en que empiece a brillar, brillará cerca del Sol; el día en que demos por finada nuestra actual existencia de aldea. Academias de indios; expediciones de cultivadores a los países agrícolas; viajes periódicos y constantes con propósitos serios a las tierras más adelantadas; ímpetu y ciencia en las siembras; oportuna presentación de nuestros frutos a los pueblos extranjeros; copiosa red de vías de conducción dentro de cada país, y de cada país a otro; absoluta e indispensable consagración de respeto al pensamiento ajeno; he ahí lo que ya viene, aunque en algunas tierras solo se ve de lejos; he ahí puesto ya en forma el espíritu nuevo.

“Se abren campañas por la libertad política; debiera abrirse con mayor vigor por la libertad espiritual; por la acomodación del hombre a la tierra en que ha de vivir.”[1]


[1] La América, Nueva York, noviembre de 1884. O.C. de José Martí, T.6, pp. 24-26

José Martí

UN MAESTRO LLAMADO JOSÉ MARTÍ


Martí y la noche. Autor Luis Fariñas

En un mundo competitivo y digitalizado en el que fluye un torrente de información que puede llegar a saturar y no enseñar, vale la pena acudir a José Martí, ese adelantado cubano del siglo XIX que parece estar a nuestro lado proponiéndonos como fórmula fundamental para esta educación permanente, un ser humano preparado para aprender solo frente al contenido, pero pertrechado con una “alta espiritualidad y humanismo” como escudo frente a la banalidad, el facilismo, el egoísmo y el camino fácil para alcanzar el éxito.

Martí desde muy joven impartió clases y era evidente que disfrutaba del oficio de enseñar, conoció las formas de la enseñanza de su época, no solo las que se aplicaban en Cuba, con sus rezagos escolásticos y las influencias más liberarles que aplicaban maestros de avanzada, sino también que se mantuvo al tanto de los más adelantados métodos didácticos y educativos que se aplicaban en Estados Unidos y Europa, a los cuales sometió al criterio de la práctica cotidiana, de mucha mayor jerarquía resulta su labor teórica dentro de la pedagogía.

Para él estaba claro que enseñar no era solo trasmitir conocimientos, sino formar valores éticos y morales que hicieran del alumno un mejor ser humano. Su magisterio fue permanente, disfrutando del placer de trasmitir información y crear conciencia en los educandos, para él la libertad individual del hombre tenía su base en su cultura y su compromiso con su sociedad

Puede considerársele un precursor de los métodos contemporáneos de enseñanza por el empleo de concepciones y procedimientos novedoso en el acto de enseñar, que superaba los niveles de desarrollo alcanzado por la didáctica y la metodología de su época.

Es notoria su novedosa manera de enseñar gramática española para un grupo de adulto en una escuela nocturna de Nueva York, para cuya enseñanza partió de la lengua viva que conocían los hablantes, sin valerse de las reglas y manuales al uso, porque su criterio era que de ningún lugar se aprendía más que de la vida práctica.

Su periodismo abundante y valioso está regido por un objetivo didáctico de mostrar el mundo, la sociedad, en sus cambios y momentos de desarrollo, máxime cuando estaba inmerso en la sociedad de más dinámico desarrollo tecnológico y científico de su tiempo, los Estados Unidos de América. Para estos fines todo tema es propicio para desarrollar y difundir conocimientos.

Allá por la década de los 70 del siglo XIX, aparecen sus primeras reflexiones sobre temas educativos, aparecidas en la Revista Universal de México bajo el seudónimo de Orestes y en los 80 publica sus primeros artículos pedagógicos, uno de ellos referido al maestro ambulante, una novedosa idea entonces para que los niños del campo aprendieran sin abandonar su medio; su acertado razonamiento lo lleva a la conclusión de que a este niño campesino era necesario enseñarle cosas que le fueran necesaria en su vida, sobre la naturaleza, la agricultura:

“Es necesario mantener a los hombres en el conocimiento de la tierra y en el de la perdurabilidad y trascendencia de la vida.”

“Ser bueno es el único modo de ser dichoso.

“Ser culto es el único modo de ser libre.

“Pero, en lo común de la naturaleza humana, se necesita ser próspero para ser bueno.

“Y el único camino abierto a la prosperidad constante y fácil es el de conocer, cultivar y aprovechar los elementos inagotables e infatigables de la naturaleza. La naturaleza no tiene, celos, como los hombres. No tiene odios, ni miedo como los hombres. No cierra el paso a nadie, porque no teme de nadie. Los hombres siempre necesitarán de los productos de la naturaleza. Y como en cada región sólo se dan determinados productos, siempre se mantendrá su cambio activo, que asegura a todos los pueblos la comodidad y la riqueza”[1]


[1] “Maestros Ambulantes”, revista La América, Nueva York, mayo de 1884. Obras Completas de José Martí/Tomo VIII, p. 289

José Martí, Sin categoría

CRITERIOS DE JOSÉ MARTÍ SOBRE LOS ANCIANOS



José Martí. Dibujo de Carlos Enríquez

José Martí escribió con mucho respeto a cerca de los ancianos, en una época en la que este grupo etario tenía una relevancia mucho más fuerte en la sociedad, sus criterios vertido en artículos, cartas o en frases que cierran una idea completa, nos permiten hoy tener un ideario a cerca de un tema que subyace y va más allá de la asistencia social para colocarse como una necesidad espiritual a tratar con urgencia:

“La ancianidad es sublimemente sintética. Habla como los pueblos antiguos, en frases cortas, con grandes palabras. Todo se agranda al ascender: así es tan grande la cumbre del camino”[1]

Por eso su experiencia supo aprender de sus mayores, de sus sacrificios, de la vida que habían llevado y del ejemplo que legaban:

“No hay cosa más bella que amar a los ancianos; el respeto es un dulcísimo placer… Los ancianos son los patriarcas”[2]

Sus elogios van dirigidos a ese anciano que le habla de las epopeyas vividas, del sacrificio realizado, de los méritos que no se pueden perder, de la luz que debe ser trasmitida:

“¡Oh, cana cabellera, vida tan cierta por ser el punto y cabo de esta vida, imagen de lo perpetuo y de lo eterno que vas hacia lo que es llamado muerte vertiendo dones que fortalezcan al que aún tiene este pesado regocijo del espíritu, gusto de los ojos, orgullo para los que nacemos, y gala y lustre rica de las copiosas remembranzas de la patria!

“Así se piensa y se ama, cuando de un cuerpo viejo, se ve brotar ciencia gustosa por los labios trémulos, confianza en las miradas vivas, entusiasmo consolador en los ojos perpetuamente juveniles. Rejuvenece esa vejez; nace algo en esos cuerpos que van ya camino del yacer aparente del sepulcro.”[3]

De esas soledades y de una enseñanza familiar de respeto al anciano brotan frases hermosas de veneración:

“Cuando habla un joven, el alma recuerda dónde se enciende el vigor. Cuando habla un anciano, el alma descansa, confía, espera, sonreiría si tuviera labios, y parece que se dilata en paz”[4]

Este respeto al anciano y sus enseñanzas parecen anacrónicos en un mundo pragmático y hecho para el “hoy”:

“La voz de los ancianos tiene algo de los otros mundos: tiene algo de religioso, de paz no humana, algo de revelación. Se tiene como una garantía de consuelo en las palabras de un hombre anciano”[5]

Y la filosofía brota para definir la admiración por los reconoce “sabios” porque han vivido más:

“¡Hablan tan bien las cabelleras blancas! ¡Miran con tanto cariño los ojos de los ancianos! Dilatase el espíritu en contento: integrase el ser con esta vida ajena; como que se vierte uno de sí mismo en una atmósfera de extraña alegría: -al fin en irse de sí mismo consistirá en su día todo el vivir.[6]

“Los años santifican: los años embellecen; los años como aliento poderoso, soplan sobre el espíritu, y le dejan limpio, y libre de esas pasioncillas gusanosas que nos los envenenan, y nos lo roen en lo mejor de nuestra vida. ¡Y es hermoso ver rodar, al soplo recio del tiempo, cuerpo abajo esos gusanos! Ama más el hombre viejo. Y se le ama más. Si erró se le perdona. El hombre tiene necesidad de venerar. Goza en olvidar lo impuro”[7]

Con un poco más de madurez, conocedor de las hazañas de los ancianos de su tierra por defender la misma causa suya viene el firme y merecido elogio al viejo que escucha contarle sus historias:

“¡Se van, se van los viejos! Ellos son como ornamento, y la mejor fuente de fuerzas de la vida. ¡Qué ejemplo un anciano sereno! ¡Qué domador de fieras, todo anciano! ¿Cuán bueno ha de haber sido el que llega a esos años altos sonriendo?”[8]

“Por eso parecen siempre jóvenes estos ancianos, que comenzaron así la vida: en el campo rompiendo la tierra: en la ciudad, rompiendo los obstáculos”[9]

El elogio mayor para quien ha hecho mucho y no debe quedar olvidado:

“¡Qué encanto tienen los cabellos blancos! Parece que viene de lo alto lo que viene de ellos. Las puerilidades mismas están llenas de gracia en los ancianos. Se les ve como a veteranos gloriosísimo que vuelven heridos de una gran campaña. Los defectos, los delitos mismos, parecen como que se funden y desaparecen en la majestad de la vejez. ¡Qué hombres esos que han vivido ochenta años! Aun cuando hablen con voz trémula y anden tardo, se les ve como a titanes. ¡La vida llevaron a cuestas, y la sacaron a la orilla! A fuego lento se les ha ido blanqueando como la corteza al hierro en la fragua, los cabellos.”[10]

La veneración y el respeto, son, en todas las citas martianas sobre los ancianos, una constante:

“Una cabeza blanca había, que se llevó sin embargo todas las miradas. El hombre se siente consagrado en los ancianos”[11]

“En la calle nos debíamos quitar el sombrero cuando pasan los ancianos”[12]

A los niños les dirá en la revista que escribió para ellos:

“Cuando no se ha cuidado del corazón y la mente en los años jóvenes, bien se puede temer que la ancianidad sea desolada y triste”[13]

En toda su obra periodística, no pierde ocasión para resaltar el valor de los ancianos para la sociedad, la necesidad de cuidarlos y respetarlos y el peligro de subestimarlos en los momentos que justo más necesitan de los que ayudaron a formar:

“…La juventud y la ancianidad aclamaban juntas…”[14]

“Solo los que se saben sacrificar llegan a la vejez con salud y hermosura”[15]

“Ha que culpa tan grande es la de no amar, y mimar, a nuestros ancianos”[16]

“¡Un viejo, con la barba blanca, que entra en mi oficina, en la oficina de un hombre que ha tenido padre, pidiendo limosna! –Eso sí que le hace dar un vuelco al corazón!”[17]

Ya casi al final de su corta vida escribe a su niña querida, María Mantilla en quien depositó todas sus esperanzas de padre y formador:

“…Sufrir bien, por algo que lo merezca, da juventud y hermosura. Mira a una mujer generosa: hasta vieja es bonita, niña siempre, -que es lo que dicen los chinos, que solo es grande el hombre que nunca pierde su corazón de niño: y mira a una mujer egoísta, que, aun es joven, es vieja y seca. Ni a las arrugas de la vejez ha de tenerse miedo”[18]


[1] “Revista Universal”. México, Mayo 1875

[2] “Revista Universal”. México, Mayo 1875

[3] “Revista Universal”. México, Mayo 1875

[4] “Revista Universal. México, Mayo 1875

[5] “Revista Universal”. México, Agosto 1875

[6] “Revista Universal”. México, Mayo 1875

[7] “La Opinión Nacional”. Caracas.17/2/1882. Tomo 14, p. 396

[8] Periódico “La Nación”, Buenos Aires.25/2/1883 Tomo 9 p. 368

[9] Periódico “La Nación”, Buenos Aires.25/2/1883 Tomo 9 p. 367

[10] Revista “La América”. Nueva York Febrero 1884

[11] Periódico La Nación, Buenos Aires.3/1/1887. Tomo 11, p. 136

[12] Periódico La Nación, Buenos Aires.30/8/1888 Tomo 12 p. 45

[13] Revista La Edad de Oro Nº 2, agosto 1889. O.C. Tomo 18, p. 390

[14] Periódico El Partido Liberal, México 27/9/1889. O.C., Tomo 7. p.353

[15] Obras Completas. Tomo 2, p. 116

[16] Periódico Patria, 28/12 1893. Obras Completas. Tomo 5, p. 270

[17] Cuaderno de Apuntes Nº 18. Tomo 21, 395

[18] Carta a María Mantilla. O.C. Tomo 20, p. 212





José Martí

SER VIEJO

El problema de ser viejo, no son los achaques que llegarán más temprano que tarde, ni las nostalgias que ocupan el lugar de un tiempo ido, lo más difícil es ver como todos, poco a poco te van dejando a un lado, porque ya tú no estás para eso, porque eso ya no es problema tuyo, porque ya hiciste bastante… Te vas convirtiendo en  algo anacrónico, algo que está ahí pero nadie ve o ve cuando le conviene, sin preguntarte nada porque no hace falta.

No importa, que no te haga daño, acompaña tu mundo con los que te aman, trata de expandir tus sueños con quien quiera compartirlo, no te lamentes, vive.

Siempre habrá música, un buen libro, un conversador ocasional y el repasar hermoso de tu vida larga.

Sé de ancianos que no tienen tiempo para esto, porque  luchan por su sustento o el de los suyos, que nadie podrá hablarle de muchas cosas porque tienen pocos amigos o ninguno, de todas forma llena tus “años altos” con la energía de los imprescindibles.

Ser viejo es el bello momento del recuento

Opinión

LA LIBERTAD DE VIAJAR

Desde que en 2013 se restableció el “Derecho” de los ciudadanos cubanos a viajar a cualquier país del mundo, opción que a muchos le pareció quimera por falta de recursos económicos pero que la vida ha demostrado no es tan así, ha sido una novedad bien aprovechada por quienes tienen familiares en el exterior y por los otros que con sus ahorros se pagan un viaje a cualquier país del mundo.

¿Qué ha ocurrido?, que ahora son muchos los países que niegan visas de entrada a los cubanos por un acápite eufemístico: “Posible emigrante”. Lo hacen desde la “gran nación del norte” hasta las “hermanas naciones” de Venezuela y Ecuador, pasando por España, México y Canadá, entre otros.

Cuando era restringido si podían ir los cubanos ahora que se puede se les ponen trabas, ¿no son esas barreras discriminatorias contra nuestros conciudadanos?



Opinión

BITACORA DE PUEBLO

Cuando quieres distribuir tu dinero, satisfacer tus necesidades y hacer algunos arreglos que permitan vivir con un mejor confort, te das cuenta si eres un asalariado, que no alcanza para mucho, por eso hay que establecer prioridades sacar adelante lo perentorio, prever el futuro y guardar unos “quilos” para cuando la soga aprieta.

Esa era la filosofía de mi madre, responsable de seis hijos y ocho bocas en total que tenía que hacer de tripas corazón para que el “salario” de mi padre el jornalero, el peón ferroviario, el vendedor ambulante, el que hacía cualquier cosa honrada por llevar el pan a la casa, alcanzara.

Pese a nuestros problemas, en la Cuba del 2015 muchas cosas están garantizadas, una profunda Revolución Social hizo de la educación, la salud, la seguridad social y muchas otras cosas un derecho y una obligación que hace de este un país de educación universal y gratuita, de salud universal y gratuita y de una seguridad social amplia.

Los salarios no son altos en comparación con los precios de “oferta demanda” en un país deprimido en el tema de asegurar el día a día, reparar la vivienda, comprar lo necesario, vestir y complacer a los muchachos de cuando en cuando.

Pero hay un tema básico, muchos quieren ganar dinero rápido y “suave” olvidando que el TRABAJO es la principal fuente de riqueza para una familia y una sociedad; van saltando de trabajo en trabajo, buscando más la “búsqueda”[1] que el apego al mismo.

Se escucha aquello de no querer trabajar para el estado (principal empleador en Cuba) por las reglas a cumplir y miran la vida como una eterna búsqueda que no se sabe a qué le puede conducir, es un tema diario, es la vida en un país con gente “instruida”, que tiene como cotidiano todos aquellos logros que la Revolución incorporó, pero que al mismo tiempo olvida o pretende hacerlo, las circunstancias de su hoy y lo que puede ocurrir en un “salve el que pueda que tiene un nombre”.


[1] Lo que entra fuera del salario, tanto en dinero como en especie, casi siempre ilegal.

Opinión

PERDER LA BRÚJULA POR UN MINUTO DE FAMA


Ahora que el mundo parece estar a un clip ocurre un fenómeno interesante y aleccionador, es tanta la información que el ser humano se pierde entre la algarabía silenciosa de los 0 y 1, ese lenguaje digital que parece hecho no para informar sino para desinformar.

Hace menos de 20 años bastaba con buscar una buena bibliografía sobre el tema que necesitabas investigar y una dosis de paciencia y raciocinio para hacer tus propias conclusiones sobre determinados temas.

Ahora hay tanta información, buena, mala, regular, tergiversada, que te desorientas y hasta pones en dudas tus conocimientos por la convicción con que cualquier “experto” te asegura sobre determinado tema, te dice que estabas equivocado que lo rojo ya no es rojo, sino rosa pálido y si te descuida “verde”.

¿De qué sirve tanta información desmovilizadora?, en política para dividir, alejar, sembrar la desconfianza y satanizar cualquier buena intención de ayudar a las mayoría en detrimento de las “minorías” privilegiadas y de los aspirantes a ser parte de esa “minoría”, que son peores que los que forman parte de ella, desgraciadamente es a los jóvenes a quien más influye semejante falta de ética, esa dictadura del color y la imagen, esa desechabilidad de la nobleza, por un “minuto de fama”

Opinión

LA HISTORIA PARA PENSARLA Y CONTARLA, NO PARA EDULCORARLA


¡Centinela alerta!

Comienza a verse una tendencia entre ciertos círculos de escribidores y pensantes en Cuba, lo que era rojo ahora es rosado y lo radical ahora es de centro, aunque no lleguen a la derecha, porque no conviene.

Pasa con las relaciones de Cuba y los Estados Unidos, aunque el señor Obama haya dicho que el cambio no es de política sino de estrategia, que lo que se busca es un nuevo método para llegar a lo mismo y ¿qué es lo mismo?, esa parece una pregunta capciosa, pero lo mismo es cambiar el régimen en Cuba, tumbar a la Revolución Cubana y volver al relajo de los primeros cincuenta años de República, lo increíble es que haya gente que lee lo que le conviene, aunque en ello le vaya la libertad, siempre y cuando ellos salgan ganando con algún dinerito, alguna prosperidad de migajas y el hecho de estar entre los privilegiados.

La Revolución no ha fracasado, luego de tanta hostilidad Cuba y Estados Unidos se sienta a dialogar en plano de igualdad, Cuba exhibe índice que ya quisieran tener los países como el nuestro “en vías de desarrollo”, los índices humanos en Cuba son altos, aunque todo no sea perfecto por todo eso que no nos podemos cansar de repetir: BLOQUEO ECONÓMICO DE LA POTENCIA MÁS GRANDE DE LA HISTORIA, INEFICIENCIA Y PATERNALISMO A LA HORA DE ADMINISTRAR LOS RECURSOS DEL PUEBLO Y ESE BUROCRATISMO ESTATAL QUE AHOGA TODAS LAS INICIATIVAS Y HA SIDO CALDO DE CULTIVO DE ESA LÁCRA DE BURÓ Y PAPELES QUE NOS DEJA AVANZAR.

Pese a ello y con ello seguimos apostando por un país más justo, equitativo, donde todos halemos parejo para salir adelante.

Opinión

SANTIAGO DE CUBA, CIUDAD 500


Calle Padre Pico, Santiago de Cuba

Mañana 25 de julio será el aniversario 500 de la ciudad de Santiago de Cuba, la villa oriental, capital sentimental de la parte oriental de Cuba y durante mucho tiempo capital de la antigua provincia de Oriente.

Es por su posición geográfica la más caribeña de las ciudades cubanas, bañada por el mar Caribe y crecida en medio de esa corriente de mestizaje cultural que caracteriza esta región latinoamericana.

Santiago fue la segunda capital de la colonial española en Cuba, el adelantado español Diego Velázquez la creó para capital de la colonia española, en una bahía estratégicamente situada frente a las rutas más frecuentadas por los conquistadores hispanos.

Por más de un siglo fue la capital de la isla y solo el descubrimiento de la corriente del golfo y de la implantación del sistema de flota española para acarrear las riquezas saqueadas de América, convirtieron a la villa de San Cristobal de La Habana, ya para entonces situada en el abrigado y seguro Puerto de Carenas, frente a estas nuevas rutas para los navíos hispanos, en capital de la isla.

Desde entonces pasó a ser la segunda ciudad por su importancia en la isla, pero con una población emprendedora, levantisca y con un gran sentido de la identidad que ha perdurado hasta nuestros días.

Tuve el privilegio de estudiar en su Universidad, de convivir con su gente, de apreciar su extrovertimiento, su manera de darse al visitante y al forastero que vive en ella, porque es su modo de multiplicarse en los amigos, con un orgullo sin chovinismo que ha aportado a la nación cubana una pléyade de grandes hombres imprescindible en la historia y la cultura nacional.

Felicidades Santiago, o “Chago”, como le decimos los que la conocemos, los que hemos disfrutado sus grandes fiestas de puertas abiertas y calor humano tan grande como el climático, los que hemos amado en sus calles y aprendido de su ejemplo.

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda