Cuentos cortos

Blog en Monografias.com

 

EL BORDADO

Matilde era la hija mayor de un matrimonio de inmigrantes italianos que tuvo dos hijos más, Luisa y Pedro. Llegaron al país en la década del 30, provenientes de Sicilia y se instalaron en Ciudadela, casi en el límite con la Capital Federal.

Él consiguió trabajo como conductor de tranvías y ella, se ocupó de las tareas hogareñas, en la pieza que alquilaban con cocina anexa, en una casa de inquilinato. Con el típico espíritu de los peninsulares, ahorraron lo suficiente para comprar un terreno en la localidad de Morón, donde edificaron una casa.

Allí nacieron y se criaron los tres hijos. Matilde, hábil con sus manos, era muy diestra para el bordado. Aprovechaba todas las oportunidades posibles para mejorar sus conocimientos. Llegó a sus manos un ejemplar de la revista “Rosalinda”, que mostraba la figura de una araña, un diseño para bordar.

Fue verlo y poner manos a la obra. Matilde aplicó todas sus habilidades en ese bordado. La araña adquiría un aspecto tridimensional. Estaba bordada en una toalla, de modo que su visión era frecuente. Recibió alabanzas por su excelente trabajo. Una tarde, mientras se encontraba leyendo esa vieja revista “Rosalinda”, tropezó nuevamente con la figura de la araña, pensando el tiempo demandado y las dificultades que tuvo que vencer.

De pronto, un cosquilleo muy suave, ascendía por su pierna. Levantó un poco la falda y comprobó que la araña que había bordado, se deslizaba por su piel. Con un movimiento brusco, la desalojó de la pierna, entró al baño y observó que había desaparecido de la toalla, dejando una impronta en el sitio que ocupaba. El temor invadió a Matilde, que no comprendía lo que estaba sucediendo.

Regresó donde había caído la araña y comprobó que, parada en sus patas posteriores, adquiría una posición casi vertical y agresiva. Matilde la observó paralizada y no pudo evitar que, con un veloz movimiento, clavara sus garfios en la pierna, inyectando su veneno. Luego, se alejó en dirección al baño, ocupando su lugar en la toalla.

-¡La araña, la araña!- gritó Matilde. -¡La araña de la toalla me picó!- continuó gritando desaforada-.

Los padres la observaron con mucha pena y la internaron en el manicomio.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “EL BORDADO”
  1. Alberto Chab dice:

    ¿Y si hubiera sido verdad? Cosas vederes, Sancho.
    Hay más cosas entre el cielo y la tierra, de las que uno imagina…
    Alberto Chab

  2. ceara5.carlos@gmail.com dice:

    Estimado Alberto:
    Tus comentarios me obligan a repensar lo escrito. Estoy observando la toalla con mucha mayor atención.
    Para colaborar con un cuento ir a la dirección http://blogs.monografias.com/cuentos-cortos y pulsar en “Publicar un nuevo post” y escribir. Para finalizar pulsar “Publicar” o “Guardar”.

    Saludos
    Carlos



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda