Cuba Comunica

Teoría de la comunicación con análisis del contexto cubano

 

¿Por qué he callado?

He perdido la cuenta de los domingos mudos. Ha sido un silencio motivado por un estado de salud que me impedía escribir.

La dolencia ya quedó atrás y nuevamente me dispongo a emprender este proyecto que por una u otra causa aun se encuentra en su fase preliminar. No he abandonado el propósito inicial de ofrecer aquí criterios y argumentos que permitan entender, desde la Teoría de la Comunicación el comportamiento comunicativo de los cubanos.

Sea tomado este día como el primero y que esta nueva arrancada sea la definitiva.

Comunicación

Mudez dominical

He quedado mal, sobre todo, conmigo misma. Me propuse escribir cada domingo y no ha sido posible. Ahora ni siquiera intentaré justificar esta mudez domincal, como lo hice cuando escribí Domingos en blanco.

Lo mejor será retomar las actualizaciones semanales, como siempre ha sido la intención de Cuba Comunica

Y se me ocurre, por ejemplo, traer el tema del inevitable enmudecimiento. De esa manera de quedar absolutamente callados cuando bien faltan argumentos para la riposta, o simplemente se hace inevitable aceptar que la razón le asite al contrario.

«¿Te has quedado mudo?» Suele ser la reacción de uno de los interlocutores. El otro queda desprovisto de  razones. Aunque pasado un rato logre ofrecer alguna excusa.

Excusas son las que no tengo ahora para exponer las razones de mantenerne tantos domingos en plena mudez. Solo me resta ordenar mi plan de trabajo y no volver a incurrir en dejar mudo mi teclado los venideros domingos.

Comunicación

Domingos en blanco

No ha sido intencional. Tres domingos en blanco, sin comunicarles algo. ¡Fatal!.

Desde el primer post me propuse escribir siempre al iniciar cada semana, pero fue imposible hacerlo en este mes. Por eso, al menos dejaré una entrada al final de abril.

¿Qué ocurrió? Pudiera decir que me invadió el silencio. O mejor todavía, no quise hablar demasiado, porque aquí debo decir lo necesario. Lo cierto es que reservé para mí asuntos tan personales que me impidieron organizar las ideas sobre un tema apropiado para Cuba Comunica.

Les confieso que se me hace difícil elegir uno para esta última jornada de abril. ¿De qué hablar cuando el estado de ánimo convida a callar? ¿Cómo ordenar las teclas para encontrar palabras de aliento? ¿Lograré  llenar nuevamente algún domingo?

Comunicación

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda