Cuba Comunica

Teoría de la comunicación con análisis del contexto cubano

 

Archivo de Mayo, 2012

¡Madre mía!

«¡Esto está de madre!», suele ser expresión común entre cubanas y cubanos. Por su ocurrente aparición en las más insospechadas situaciones, bien pudiera calificarse como frase célebre.

Por lo general se utiliza para calificar de muy complejos, o inexplicables, algunos acontecimientos de la cotidianidad. Desconozco a ciencia cierta el origen de tan peculiar expresión. En realidad viene desde nuestros antepasados. Sobre todo de los emigrantes ibéricos que tanto aludían a la Madre Patria: España.

En la actualidad, las cuatro palabras son endilgadas a bocajarro ante las insatisfacciones en la atención recibida en establecimientos públicos. También cuando se comentan situaciones indebidas en el entorno laboral o familiar.

La pregunta entonces sería ¿Por qué aludir a la madre en situaciones desagradables si para todos ellas son las personas más buenas que tenemos a nuestro lado?

De momento, y siendo el según de domingo de mayo, únicamente se me ocurre suponer que la asociación se debe a que como a las madres no se les escapa nada, únicamente ellas podrían entender esas situaciones inexplicables, inadmisibles.

Mas, ¿será justo recargarlas con semejante responsabilidad? Aunque sea en una simple expresión popular. ¿No sería más apropiado decir, esto está de padre?

Por si fuera poco, existen otras expresiones similares que de igual manera dicen cuánto se acude a ellas en situaciones de apuros como: ¡Te lo juro por mi madre! o cuando llevando las manos  a la cabeza decimos: ¡Madre mía!

Son clamores inexplicables, y es que solo ellas logran lo que sus hijos desean.

Comunicación, Sociedad

¡Tremenda jerga la cubana!

Solo un cubano sabe lo que dice otro cubano. Únicamente los nacidos y criados en la caribeña isla, logran descifrar palabras singulares como fula, con la que igual denominan al dólar americano o las personas fuera de contexto.

Puede que de igual manera ocurra en otros países, pero, no es menos cierto que en La Mayor de Las Antillas existe una peculiar manera de comunicarse. Muchos aseguran que debido a los avatares enfrentados por los vaivenes económicos han surgido nuevos significados a palabras prestadas de otras latitudes.

Tal es el caso de palestinos. No crea que son los nativos del país árabe. De ningún modo. En Cuba, nombran así a las personas sin casa. Claro, la asociación proviene de la situación que vive la población de Palestina y con su buen sentido del humor los cubanos se lo etiquetan a los que emigran desde oriente a occidente en busca de mojaras económicas.

Larga sería la lista de palabras con las que los cubanos enriquecen el vocabulario. Una relación aparece en el sitio tuBabel.com. Ahí se puede conocer que le atribuyen varias acepciones al mismo sujeto. Por ejemplo, según sea el lugar, el autobús puede nombrase camello, guagua o wuawua. De igual manera amigo es ambia, yunta, asere, compay, ecobio, nagüe o socio.

Tampoco se asombre si de visita en Cuba lo invitan a una brincadera, descarga, güiro, fetecún, en fin, a una fiesta. Acepte, vaya a divertirse y grite junto a los cubanos: ¡azúca!!!!! Que es señal de alegría. Aunque seguro que usted preferirá decir:¡Tremenda jerga la cubana!

Comunicación, Cubaneo, Sociedad
chatroulette chatrandom