Cuba Comunica

Teoría de la comunicación con análisis del contexto cubano

 

Hablar demasiado

En Cuba ahora le dicen chu chu chú. Lo trajo al ruedo la actriz cubana Yellisett Valdés con Tonita, el personaje que interpreta en el programa televisivo Deja que yo te cuente.

Desde la pequeña pantalla, y con buen humor, ella comenzó a advertir que «ciertos comentarios» entre amigos, vecinos o compañeros de trabajo pueden convertirse en un entramado de opiniones que le pueden enredar la vida a cualquiea. En el post anterior publicado aquí lo alertaba, el silencio tiene ventajas y desventajas. Ahora alerto sobre el peligro de optar por la actitud opuesta: hablar demasiado.

En el decir común a esos «habladores» le dicen de varias maneras: indiscretos, entrometidos, sabelotodos, lleva y trae, lengua larga, breteros o chismosos. La clasificación depende del grado de conocimientos que expongan tener sobre el asunto en cuestión, de las vías por las cuales los divulguen, el tono y la intencionalidad con que se expresen. También depende del nivel de implicación con lo que dicen.

Pero la modalidad más reiterada y que a su vez causa rechazo, es aquella donde sin conocerse quien dio origen al chu chu chú, otros continúan replicándolo. No faltan quienes dan fe de la información de marras, como si fueran ellos mismos los autores. Eh ahí el momento oportuno para añadir un dato más para ganar en credibilidad. Aunque lo mejor hubiera sido guardar silencio.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Comunicación, Sociedad

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

3 respuestas a “Hablar demasiado”
  1. Mary Romero dice:

    El chu chu chu ya no es solo aprehenderse de la teoría del rumo, sino usarla como una oprtunidad en beneficio propio. No pocas personas emplean este mecanismo de desinformación para buscar ocultar una verdad, tejer una historia sobre un problema muchas veces inventado o empañar deficiencias humanas, donde aparecen carencias objetivas. Por eso, la virtud del silencio o el esclarecimiento de una realidad antes del chu chu chu la enrede. Después quedan dudas que no siempre son aclaradas o verdades que no se entienden.
    Por cierto, qué chu chu chu último sabes?…Ves así es como funciona y casi nunca el origen del chisme enseña el rostro.

  2. Oscar L. Parrado Alvarez dice:

    El rumor, mensaje transmitido de persona a persona o en su variedad múltiple o grupal es como mensaje al fin intencionado de acuerdo a los criterios e intereses del emisor, para lograr determinado objetivo. Se usa hasta con fines militares y de guerra psicológica para crear incertidumbre, terror, desestabilizar, satanizar, etc. La mejor medicina contra los rumores con nombre de chu chu chú, brete, chisme, etc… es la información y el conocimiento de las cosas además del sentido común y la intuición. El rumor explota en el receptor la curiosidad del ser humano, que ansía conocer, enterarse, estar al día y a veces eso lo hace carer en manos de los boleros, los corredores de bolas (otra acepción del rumor). Bueno más o menos por ahí andan las cosas.

  3. Osmaira González Consuegra dice:

    y hay rumores que matan



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi