Copas y Letras

vinos, bebidas espirituosas, generosos y comidas

 

Archivo de Agosto, 2010

UNA REINA ENTRE REYES

Cuando comienzan los días de calor aparecen en las góndolas los nuevos vinos blancos del año. La variedad Chardonnay es la opción acertada, reina indiscutible de los cepajes claros, los espumosos y los de cosecha tardía. La nobleza de ésta uva es capaz de producir, los mejores vinos del mundo. Aristocrático, complejo y delicado en aromas,  ideal para acompañar platos con pescados,  con carne de pato, pollo, faisán ó algún queso azul.

Originaria de la región Francesa de la Borgoña y en especial de la zona Chablis,  ha logrado emigrar por todos los rincones de Francia. Se ha trasladado y adaptado por el resto del continente: Penedés en Cataluña, España; Sonoma en California, Estados Unidos; Valle del Maule y Casablanca en Chile: Adelaida Hills en Australia. En Argentina se produce en todas las regiones vitivinícolas: desde Salta hasta Chubut.

Cepaje voluble que adquiere diferentes características de acuerdo  al terruño. Los viñedos de la zona de Lujan de Cuyo, donde las temperaturas medias son moderadas se logran caldos de buena acidez, de aromas tropicales y minerales. Pero no ocurre lo mismo en Cafayate, donde la característica aromática es distinta y adopta aromas a pan tostado e higos, los vinos de zonas más frías traerán recuerdos a frutas blancas.

Los vinos de ésta variedad son profundos, delicados y persistentes. A la vista son de color amarillo pálido con reflejos verdes. Su aroma recuerda a frutos frescos como la manzana ó a flores. En los Chardonnay jóvenes se puede apreciar la fruta típica del varietal, como el ananá y la banana. Si en el proceso de vinificación han pasado por barrica,  aparecerán aromas a manteca, vainilla y humo, lo cual hará sea complejo.  

Esta uva es el utilizada para producir Champagne, junto al Pinot Meunier y al Pinot Noir. De los tres cepajes es quien aporta ligereza, elegancia y aroma.

MARIDAJE

¿Habrá boda entre la cocina y los vinos esta vez?  Los buenos maridajes se logran por armonía, a vinos con peso, platos con peso y a vinos livianos, platos livianos, también puede ser por contraste. Un Chardonnay sin madera, joven y fresco, con una picada de mar; con  pulpitos a la provenzal, chupín de pescado del día,  buñuelos de abadejo, rabas, aros de cebolla. Otra opción podría ser con quesos,  pero de pasta blanda. Si lo que desean es seguir con este vino como final de noche… unas peras al Chardonnay, aromatizado con alguna rama de canela, sería el casamiento perfecto. El resto…es por cuenta de ustedes.

 

 

Sin categoría

BODEGAS MARIANI

Sergio Mur tiene 44 años. Lleva casi dos décadas ligado a la industria del vino y es actualmente Director de Bodegas Mariani. Desde el año 2006 se ha desempeñado también como vocero de la misma y ha dado más de 250 charlas y conferencias dando a conocer los vinos que elabora y exponiendo su filosofía enológica. De perfil bajo pero espíritu infatigable logro convertir al vino emblema de su bodega el Illun en un objeto de culto en nuestro país a base de innovación e ideas revolucionarias.

¿Cómo logro que una bodega casi desconocida se abriera camino en el mercado y se posicionara tan bien y tan rápido?

No fue un proceso tan rápido, más bien un trabajo hormiga y sostenido en el tiempo. Tardamos casi 15 meses  en posicionarnos y ocupar nuestro lugar en el Mercado. Pero la clave fue que nosotros analizamos el mercado desde la óptica del consumidor, del amante del vino. Nos preguntamos: ¿Qué es lo que el consumidor quiere?

En 1999 cuando comenzamos con el proyecto de lanzamiento de nuestra primera marca propia illun estábamos en presencia de un momento clave de la vitivinicultura, una bisagra entre el pasado y el futuro. Interpretamos que para ser exitosos debíamos hacer algo distinto a lo que se venía haciendo tanto en términos cualitativos como en cuanto a la comercialización. Entendimos desde el principio que el Marketing tradicional no se podía aplicar así que nos enfocamos en redefinir varios conceptos especialmente los ligados a la difusión. Copiar o duplicar lo que se venía haciendo hubiera sido muy costoso y viendo lo que sucedió con tantas bodegas también un error lamentable.

-¿Por qué?

En primer lugar porque no teníamos los millones que disponen muchas bodegas para publicidad. En segundo lugar las formulas que se aplicaban (y que todavía se aplican) están basadas en la comercialización de productos que poco tienen que ver con el vino y que se demostraron un fracaso en este rubro. Uno de esos  errores consiste en que no se aprovecha la  identidad y el carácter que emerge de cada vino. Hay que explotar esas cualidades  y comunicarlo en consecuencia. Hasta ahora la mayoría de las  bodegas comercializan sus vinos como un todo, en una plataforma, y ese es el gran error .Cada etiqueta debe tener su propio espíritu y personalidad, y por lo tanto ser   tratada en forma diferente. Los especialistas de marketing vitivinícola no han entendido que el vino no se puede comercializar como una cerveza o una gaseosa, sino como una bebida donde cada individuo va a encontrar algo distinto, único.

Esto lo vemos claramente sin necesidad de costosos estudios de mercado, solo es cuestión de darle una mirada a la góndola de una vinoteca o un supermercado,  todas las etiquetas son muy parecidas. Las publicidades graficas y de TV también se parecen entre sí, esto solo crea confusión en el consumidor.

Hay que diferenciarse. Nosotros tuvimos la valentía de buscar el cambio desde la etiqueta, y eso nos dio  resultado. Tenemos un excelente producto, diferente,  y eso lo plasmamos  en el packaging y en la forma de comunicarlo.

Para el imaginario popular dirigir o ser dueño de una Bodega es algo glamoroso y soñado, ¿Es verdad esto?

No tengo dudas que tengo el mejor trabajo del mundo, pero no todo es color de rosa como mucha gente supone. Mis jornadas son larguísimas: durante el día están los mails para contestar, reuniones de planificación, reuniones con clientes y distribuidores etc. Por la tarde la jornada se prolonga con eventos y degustaciones. Así que muchísima gente piensa que uno se la pasa viajando y tomando vino, pero la realidad es muy distinta.

 Ud. Ha dicho alguna vez que el éxito que han obtenido se debe al contacto directo que tiene con los consumidores. ¿Puede explicar este concepto?

Básicamente tratamos de obviar a los intermediarios entre la bodega y la vinoteca que son los que al fin y al cabo ayudan a darle prestigio al vino. En el caso de las presentaciones, charlas y degustaciones siempre son llevadas a cabo por mí o la Enóloga de la Bodega. La idea es llevar la bodega y sus protagonistas y ponerlos cara a cara con los consumidores. Que la gente tenga la sensación que esta presenciando una presentación o degustación en Mendoza, en la misma bodega. El contacto directo con la gente es importantísimo ya que genera un feedback positivo tanto para nosotros como para el público.

Para terminar, ¿Cómo ve el panorama del mercado de vinos de argentina en el futuro?

El mercado se va a seguir atomizando. El empuje de las Bodegas medianas y pequeñas va a seguir ocupando los espacios que dejan los antiguos líderes del mercado con sus políticas erráticas. Ya no hay vuelta atrás. Así que veo el futuro con muchas más etiquetas más variedad y en consecuencia una mejora en la calidad.

Sin categoría

Un bar para despertar los sentidos

 Ochosieteocho, en Villa Crespo

¿Cuánto tiempo pasarás sin pasar por una de las mejores barras de Buenos Aires? Sí…Ochosieteocho. Al llegar te sorprenderás ya que es uno de esos lugares a puertas cerradas.  La curiosidad te invita a entrar. El interior  se siente acogedor e informal, para deleitarse con todo tipo de bebidas nacionales e importadas; vinos, generosos, whiskys, vodkas, gin y una amplia variedad de cervezas. La barra es la protagonista, para sentirse acompañado, aunque estés solo, con amigos, ó con un amor. En la pizarra se sugieren varios platos para acompañar vinos y tragos. Y si es tú día de suerte, Gustavo, uno de los bartender, te hará probar un trago de su propia creación, como “aires de México”, a base de margarita, vodka, gin, un secreto dulce y aromatizado suavemente con cilandro.

El bar es entre transgresor y sensual; la estufa a leña, los sillones, los techos abovedados y la música, otro logro, todo está preparado para sugerir y explorar.

El menú es acotado y cada uno de los platos está preparado con especial dedicación para atraer a sus comensales. La atención es impecable, los mozos son sutiles y encantadores.

Ochosieteocho es el bar-restó acertado para que una noche sea perfecta.

Thames 878/ Villa Crespo

Tel: 4773-1098

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi