Copas y Letras

vinos, bebidas espirituosas, generosos y comidas

 

Archivo de Octubre, 2009

VINO DE REGALO

Cuando uno decide regalar un vino no es una tarea sencilla, se podría solucionar simplemente con comprar el vino más caro y si es de una bodega conocida mejor. Pero si lo que queremos es agasajar a una persona sugiero analizar algunos puntos.

Es necesario saber el nivel de conocimiento de la persona a quien se le va a regalar el vino y también siempre es bueno saber el gusto del agasajado, nada como regalar lo que sabemos que la otra persona espera. Un detalle a saber importante es el bolsillo del regalador.  

Si el problema es la disponibilidad de dinero, lo mejor es adquirir un vino distinto: de esos que tienen un determinado valor agregado por ser menos conocidos: variedades no escuchadas: Tempranillo, Bonarda, Viognier, bodegas que aún no se han posicionado. Hay que buscar, dejarse llevar y asesorar por el vendedor o el sommeliers del lugar. Si al agasajado no le gusto, al menos la intensión estuvo buena.

La otra variante es ir por un clásico: hay marcas que son el tope del imaginario y no por ello son las más caras. En nuestro país hay algunas bodegas que han logrado ese lugar, sin ser las más costosas. Aquellas que primero les vienen a la mente, por su desarrollo comercial o su relación precio-calidad, o por lo que fuere. Estos vinos se ubican en un segmento accesible para un presente y el precio promedio es de $60. Aquí lo que se está regalando es la intensión de querer quedar bien con la persona y ella seguro lo sabrá apreciar.

La complicación surge cuando el obsequiado tiene cierto conocimiento en el tema, no trate de comprar un vino de elevado costo, pero si buscar un producto distinto, casi original. El secreto es buscar una bodega familiar no muy conocida, con producciones pequeñas. Seguro este misterio llevará al agasajado a investigar cuánto cuesta y así cerrar el círculo del valor.

Por último, es ideal comprar los vinos en comercios especializados, de esta forma se garantizaran los mejores cuidados hacia los productos y una buena rotación, un vino cuidado es difícil de olvidar.

 

Sin categoría

Vl Exposición Vino y El Mar

Sin categoría

Los rosados una pasión de verano

Estos vinos atrapan la escena veraniega, el calor, la época del año, el tiempo libre y nuestro paladar, que se prepara para saborear los aromáticos y exquisitos rosados de cada nueva añada. Tan alabados por algunos y tan desprestigiados por otros. Nacieron para captar un determinado público: los jóvenes o aquellos que no consumían vinos. Estos productos no tienen ni demasiado cuerpo, ni tanta estructura, se beben  a partir de  la primavera, cuando los taninos de los vinos tintos, pesan y molestan en boca. Los rosados, como los blancos son vinos para ser consumidos jóvenes, como aperitivo o durante toda una noche.

Estos vinos, son frescos, frutados y de buena acidez, en ellos suelen aparecer algunas notas aromáticas típicas de la variedad con la cual fueron elaborados, no son complejos. A la vista son brillantes y su color va desde los rojos anaranjados, a los rojos violáceos. En boca, se los percibe bastante secos, pero muchos que presentan un poco de azúcar residual, razón por lo cual pueden resultar algo abocados. Se obtienen a partir de variedades tintas, no pasan por madera y la gran mayoría tienen un denominador común; son elaborados a partir de sangrías de cepas tintas. Esta técnica se utiliza para lograr mayor concentración de aromas, color y obviamente sabor, se extrae una parte del líquido durante las primeras horas de fermentación y así se logra aumentar la intensidad. Según el tiempo de contacto (entre 24 a 48 horas) ese mosto, tendrá más o menor color, cantidad de taninos y compuestos aromáticos. Ese tiempo es el que determina el tipo de rosado que se obtendrá. Luego se escurre el mosto se separan los hollejos y se hace fermentar de igual forma que un vino blanco.

En el país hay una amplia gama de vinos rosados y su calida ha crecido. Se los puede encontrar como vinos de corte: Malbec-Pinot Noire, Malbec-Cabernet Sauvignon o varietales: Syrah, Pinot Noire, Malbec, Bonarda.

Hablemos de maridaje

Los vinos rosados son ideales para acompañar una ensalada con frutos del mar, o pescados como la trucha y el salmón. En algunos pueblos de Italia, es costumbre acompañar la pizza con los vinos rosados de la región. Una opción olvidada es el pic-nic. Esta costumbre que genera  sensación de libertad, te pone en contacto con la naturaleza. Cuando el calor del verano se hace sentir, no se olviden de pasar por ésta experiencia. En una playa solitaria a orilla del mar, o en la montaña, donde se pueda disfrutar de intensos cielos celestes y arenas brillantes. Traten de elegir alimentos sencillos: tomate, lechuga, pollo frío, algunas rodajas de peceto, tartas de verduras, si podemos y tenemos un poco de salmón ahumado, algunos quesos y panes caseros hechos en los pequeños pueblos de mar. AH! no olviden el rosado bien fresco y algo más, la compañía de un ser especial. Estos vinos son ideales para esta situación, van con casi todas las comidas y las personas: son los vinos del verano.

Sin categoría
chatroulette chatrandom