Copas y Letras

vinos, bebidas espirituosas, generosos y comidas

 

A qué huelen los vinos

 

Cuando se cata un vino se producen distintas reacciones a través de los sentidos. La vista, el olfato, el gusto y el tacto, otorgan cierta información sobre el producto degustado. Estas sensaciones que provocan los sentidos es la razón que encuentran los catadores para disfrutar de un vino y prepararse para pasar un momento de placer.

El sentido del olfato es sorprendente y misterioso. Los olores provocan reacciones de carácter emocional antes de poder expresarlo en palabras. El olfato es el sentido menos desarrollado y ponerlo en funcionamiento activa la memoria emotiva; la de los recuerdos, por tal razón cuando se describe un vino se dice que su aroma recuerda a

Reconocer aromas es parte del entrenamiento de la cata, es un ejercicio de memorización. El problema es que al no estar acostumbrados a oler para memorizar, se sacan los aroma de contexto. Innumerables veces se saborea y huele fruta: ciruela o frutilla, son aromas habituales en un vino tinto,  pero en el momento de catar son difíciles de identificar.

Los aromas del vino son compuestos químicos de diversa índole, iguales o similares a los encontrados en otros alimentos. Por ejemplo, si un vino huele a rosa, quiere decir que posee en una determinada concentración del compuesto representativo al olor a rosa.

Existen tres fases importantes en el momento de catar un vino:

Los aromas primarios, son los que se encuentran mayoritariamente en el hollejo, son de naturaleza terpénica, típicos de la variedad. Están representados por las frutas, flores, hierbas y especias.

Los aromas secundarios o de la fermentación, se relacionan con las levaduras, responsable del proceso de vinificación y generarán otros compuestos. Se  destacan las frutas tropicales: la piña y el plátano, así como los perfumes a panadería y bollería dulce.

Por último los aromas terciarios o “bouquet” del vino, son aquellos que  ceden al vino en su proceso de crianza o envejecimiento en barrica. Se destacan los aromas de los grupos especiados: pimienta, clavo de olor,  canela, también los tostados, caramelizados y animales como el cuero.

Esta clasificación es mucho más amplia pero les permitirá darse cuenta mejor de los aromas del vino y así lograr un análisis mejor.

 

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

6 respuestas a “A qué huelen los vinos”
  1. Gabriela Ramos dice:

    ¡Qué buen blog! ¡Se lo voy a recomendar a todos mis amigos fanáticos de los vinos!

  2. Júdith Mora V dice:

    Me encantan tus escritos Ana, siempre te leo, sólo que no tengo mucho por opinar jeje.
    Sigo atenta.

    Un abrazo.
    Jud.-

  3. ana papadópulos dice:

    Judith gracias por seguirme y animáte a opinar es una forma de aprender
    Te espero
    Ana

  4. ana papadópulos dice:

    Gracias Gabriela!!!

  5. Gabriela Ramos dice:

    Hola, Ana! Pasaron un montón de días entre que dejé mi conmentario y apareció publicado y cuando voy a mi perfil, aparece como si nunca hubiera comentado… ¡Espero ansiosa un nuevo post!

  6. ana papadópulos dice:

    Hola Gabriela gracias, me encanta y espero que te sirva..



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda