lig tv izle
justin tv

Blog de Carlos Echazú C.

Blog en Monografias.com

 

LATINOAMÉRICA Y LA SEGUNDA EXPANSIÓN DE ESTADOS UNIDOS

Cuando América latina obtuvo su independencia, Simón Bolívar hizo todos los intentos posibles para conformar una gran confederación de Estados y así evitar que se dividiera. Los motivos de Bolívar para propiciar esta política eran indudablemente de carácter geoestratégico. Bolívar esta muy conciente que al Norte del Continente se estaba formando una potencia que inevitablemente intentaría someter a sus vecinos si es que ellos formaban pequeños estados y no se unificaban. “Estados Unidos –dijo Bolívar- parecen destinados por la providencia a plagar la América Latina de miserias a nombre de la libertad”. Bolívar no fue escuchado. Primaron los intereses mezquinos que dividieron el subcontinente desdeñando el sueño unificador del libertador. Las consecuencias de la atomización se verían luego, una vez que Estados Unidos estuviera preparada para ejecutar su política colonizadora.

 

La primera expansión.

 

En 1783, al firmarse la paz de Versalles que consagró la independencia de Estados Unidos, sus territorios se extendían desde el océano atlántico hasta el río Missisipi, y desde los grandes lagos hasta la florida. Las 13 colonias se habían convertido en 13 estados confederados y su población alcanzaba los 4 millones de habitantes.

 

Desde esa fecha hasta 1850 se produce un proceso de expansión de este nuevo Estado hacia el oeste hasta establecerse prácticamente en todo el subcontinente norteamericano, y alcanzar las costas del pacífico.

 

A principios del siglo XIX, cuando en Europa ya habían concluido las guerra napoleónicas, el presidente Monroe, en 1823, proclamó las bases de su política internacional, que luego fuera conocida como la “Doctrina Monroe”. El gobernante estadounidense, preocupado por que las potencias europeas quisieran continuar con su política colonialista declaró que “América pertenece a los americanos” y, en consecuencia todo el hemisferio occidental quedaba libre de una posible colonización europea. Esta era, naturalmente, una advertencia a las potencias europeas para que no se entrometan más en asuntos de este hemisferio. Esta política constituiría un fundamento esencial para que Estados Unidos se reservara el derecho de expandirse por este continente libre de la posible competencia de las potencias europeas.

 

Las formas de expansión fueron variadas comprendiendo la colonización, la compra de territorios y hasta la guerra de conquista.

 

Por un lado, estados Unidos experimentó una fuerte inmigración desde Europa debido a que este continente se veía agobiado por las guerras napoleónicas y la posterior política de sometimiento de las potencias de la santa alianza. Se generó entonces una creciente presión demográfica que llevó a un inusitado movimiento colonizador hacia el oeste. Los nuevos colonos partieron hacia el oeste en busca de tierras fértiles para asentarse y, para llevar a cabo este cometido, sometieron a los indígenas y anexaron territorios.

 

En 1803, estados unidos compró toda la región de la Louisiana a Francia por 11 millones de dólares. De este modo, el camino hacia el oeste estaba abierto para Estados Unidos. En 1819 compró La florida a España por 5 millones de dólares.

 

Con esta política expansionista pronto entraría Estados Unidos en conflicto con México. Poco a poco penetraban los colonos dentro de la frontera mexicana creando ya conflictos entre estos dos estados. De este modo, cuando México abolió la esclavitud, los texano-americanos, propietarios de esclavos, se levantaron contra tal medida y se declararon independientes de México. Por este motivo, México tuvo que reaccionar intentando sofocar esta secesión y al intentar tomar control sobre su territorio se vio envuelta en guerra contra Estados Unidos que, el año 1845, había aceptado a Texas como a un miembro más de la Unión. La guerra, desarrollada entre 1846 y 1847, fue terriblemente desventajosa para México puesto que con ella Estados Unidos se apoderó de California y los demás territorios a esta comarca con la de Texas.

 

De este modo, para 1850, Estados Unidos, tenía 36 estados y una población de 36 millones de habitantes. Había alcanzado además la costa del pacífico y se extendía de océano a océano. Los ferrocarriles atravesaban todo el continente (de 1840 a 1859 se construyeron vías férreas a lo largo de 9 mil kilómetros), al barco a vapor ayudó a poblar los territorios a través de los Ríos Missisipi y Ohio. Por otro lado, el descubrimiento de oro en California, causó la llamada fiebre del oro y así, millones de inmigrantes y buscafortunas llegaron a Estados Unidos para hacerse una nueva vida allí.

 

Conforme iban surgiendo nuevos estados dentro de la Unión al oeste, se iba incubando una contradicción irresoluble. Al sur, los estados que vivían de las plantaciones de algodón, utilizando mano de obra esclava, entraban en contradicción con los Estados del norte que habían emprendido una política industrializadora. Los estados del sur requerían una política comercial librecambista para enviar su algodón hacia Inglaterra, mientras que los del norte requerían de una política proteccionista que impidiera que las mercancías elaboradas inglesas no aniquilaran su producción interna. Mientras más estados surgían al oeste, más se agriaba la disputa entre sureños y norteños por atraer a los nuevos estados hacia su orientación y hacia su tipo de economía. La contradicción estalló al comenzar la década de los 60, cuando Abraham Lincoln ganó las elecciones con el claro propósito de abolir la esclavitud, lo que hubiera sido el golpe de muerte para las economías de las plantaciones en el sur. Entonces, los Estados sureños se declararon independientes del resto de la Unión, dando lugar al inicio de la guerra de secesión que enfrentó a los estados del norte en vías de industrialización, contra los estados del sur, preponderantemente esclavistas.

 

La guerra duró 4 largos años en los que, al final, los estados del norte se impusieron reintegrando a los estados sureños a la unión. La guerra, sin embargo, potenció enormemente la economía de Estados Unidos. La demanda de armas que generó la guerra, incentivó un aceleramiento del proceso de industrialización. De este modo, Estados Unidos, al salir de su guerra civil, estuvo preparada para emprender un nuevo proceso de expansión.

 

La nueva expansión tuvo dos mares como objetivo; por un lado, el océano Pacífico y por otro lado, el mar Caribe. En el océano pacífico, Los estadounidenses consolidaron su posesión sobre las islas hawaianas, compraron Alaska a Rusia y tomaron Filipinas de España. En el mar Caribe, Estados Unidos, comenzó su agresión sobre América Latina.

 

  1. El canal de Panamá.

 

Cuando Colombia nació a la vida independiente era el país que más lejos había llegado en la política integracionista propiciada por Bolívar. Se trataba de la Gran Colombia, constituida por las actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá. Contradicciones internas desatadas entre los caudillos preponderantes (Santander en Colombia y Páez en Venezuela) y las clases hacendatarias determinaron que este proyecto integracionista tuviera corta vida. De este modo, Venezuela y Ecuador se separaron de Colombia al poco tiempo de la creación de este proyecto integrador.

 

Panamá continuó, sin embargo, unida a Colombia porque siempre había sido una parte integrante de este territorio. Se trataba de una zona extraordinariamente estratégica, puesto que se allí se encuentra la faja más angosta de toda América. El lugar resultaba pues propicio para construir un canal que pudiera conectar al océano Atlántico con el Pacífico, acortando de este modo, las rutas de navegación de un modo considerable.

 

El proyecto fue iniciado por una compañía francesa, creada específicamente para ese propósito, por el empresario Lesseps, que había construido el canal de Suez en Egipto. El proyecto era colosal y requería de cuantiosas sumas de capital. La suerte, sin embargo, fue adversa al proyecto debido a que se desató la fiebre amarilla entre los trabajadores de la empresa y, producto de ella, comenzaron a morir por centenares. El capital presupuestado para la obra no fue suficiente y el proyecto estaba por fracasar.

 

Al finalizar el siglo XIX, el proyecto de la construcción de canal de Panamá revivió nuevamente, esta vez con capitales estadounidenses, que veían con mucho interés la posibilidad de unir sus dos costas por una ruta naviera. De este modo, Empresarios estadounidenses compraron a los franceses su parte de la compañía e intentaron lograr un tratado con el gobierno de Colombia que implicaba el arriendo perpetuo de una franja de 10 millas de ancho de océano a océano, por la que se construiría el canal. El Congreso Colombiano se negó rotundamente a aceptar este tratado porque consideraban que eso equivalía a ceder su soberanía sobre una zona estratégica.

 

El resultado de esto fue una sublevación dirigida por los agentes locales de la Compañía y claramente estimulada por Estados Unidos. La sublevación fue de tal envergadura que terminaron declarando su independencia frente a Colombia y creando una nueva República.

 

Inmediatamente, Estados Unidos se apresuró en reconocer la independencia de Panamá, con la que firmaron el tratado de arriendo perpetuo a favor de Estados Unidos. Adicionalmente, el tratado disponía que Estados Unidos se comprometía a defender la independencia de la nueva República, en una clara advertencia a Colombia para que aceptara la independencia de la nueva Panamá.

 

De este modo, el arrebatamiento del canal a Colombia fue una de las conspiraciones más grotescas de la historia, y por tal medio, Estados Unidos se aseguraba de una presencia estable en la zona más estratégica de la región.    

 

 

  1. El cuasi-protectorado en Cuba.

 

Cuba no había logrado su independencia en el momento que las repúblicas hispanoamericanas lo hacían durante la tercera década del siglo XIX. Los hacendados criollos no se mostraron simpatizantes con la idea de la independencia puesto que vieron que ese proceso había significado en Haití la liberación de los esclavos.

 

De este modo, Cuba permaneció como colonia española varias décadas después del triunfo de la independencia en el resto del continente. Será recién para 1868, cuando se genere un movimiento emancipador que emprenda una guerra independentista en la isla. 10 años duró esa guerra, pero no concluyó en la independencia. España había comprendido que debía hacer concesiones antes de perder su colonia. De este modo, se celebró el pacto de Zanjón que implicó cierta autonomía para la isla, así como la posibilidad de enviar representantes a las cortes españolas. La guerra se diluyó con un claro retroceso para el proyecto independentista.

 

En 1892 nuevamente se avivará la idea de la Independencia cuando José Martí funde el Partido Revolucionario Cubano y se reinicie la guerra contra España. Esta vez, la revolución contra España va ganando cada vez más adictos de tal modo que los españoles se ven paulatinamente acorralados por los independentistas que ya tienen verdaderos ejércitos emancipadores al terminar la década del 90.

 

En este momento, se producirá la intervención de Estados Unidos. Un barco de guerra estadounidense, el “Maine”, explotará en las costas de la isla causando serias repercusiones políticas. En realidad, es un verdadero enigma el sabotaje que sufrió el barco, pero hay serios indicios de que hubieran sido los mismo estadounidenses los que provocaron aquel incidente para conseguir un pretexto para intervenir en la guerra. Lo cierto es que estando el barco destruido, Estados Unidos acusó a España del suceso y le declaró la guerra.

 

A Estados Unidos no le fue difícil vencer a España en Cuba puesto que ya estaba en vías de ser expulsada por los patriotas cubanos. Cuando llegaron los norteamericanos no tuvieron más que dar el golpe de gracia. En realidad, tropas estadounidenses y patriotas cubanos vencieron a España, pero los revolucionarios cubanos no fueron llamados a la firma del tratado de Paris, en el que España renunció a Cuba. De este modo, Estados Unidos se convertía, en los hechos, en la nueva potencia sobre Cuba, nombrando como gobernador de la isla a uno de sus generales, John Brooke.

 

Los patriotas cubanos se sintieron naturalmente burlados y el malestar se generalizó por toda la isla. Una larguísima guerra de independencia había sido llevada a cabo para expulsar a los españoles y conseguir la independencia y Estados Unidos, con unos cuantos meses de intervención militar, se habían apoderado del país, negándoles a los cubanos su derecho a la Independencia. La guerra de independencia amenazaba con reiniciarse, esta vez contra los norteamericanos, que vieron por conveniente ceder.

 

De este modo, se convocó el año 1901 a una Asamblea Constituyente para que los cubanos funden su propio Estado.

 

La Asamblea concluyó su labor de fundación del país con la redacción de una constitución a la que Estados Unidos puso una condición para reconocerla. Se trataba de la Enmienda Platt. Según esta figura jurídica, insertada en la misma constitución de la naciente república cubana, los Estados Unidos tenían el derecho de intervenir en los asuntos internos de Cuba, cuando lo considerara pertinente, para resguardar los intereses económicos que tenían en la isla.

 

Naturalmente que una violación tan flagrante a la soberanía de un país no podía ser sino cuestionada por los cubanos. Sin embargo, fue una imposición de los Estados Unidos que amenazaron con desconocer la independencia de Cuba si es que no se aceptaba la enmienda. De este modo, y con la posterior firma de un tratado de comercio, Estados Unidos se garantizó, una influencia tan gravitante sobre la más grande de las islas del Caribe, que prácticamente se puede hablar de un protectorado.

 

La enmienda Platt estaría vigente en la constitución cubana hasta la década del 30 en la que recién fue abolida. La influencia neurálgica de Estados Unidos sobre Cuba siguió, sin embargo, vigente hasta la Revolución cubana en 1959.

 

  1. Las intervenciones norteamericanas a Centroamérica y al Caribe.

 

Estados unidos no necesitaría, sin embargo, de un documento análogo a la enmienda Platt para intervenir cuando quisiera en las repúblicas centroaméricanas y en el caribe. Sus empresarios habían invertido en plantaciones, industrias extractoras de materias primas y bancos. Cuando se dio la posibilidad de que estos negocios fueran afectados, Estados Unidos reaccionó con cruentas intervenciones militares.

 

De este modo, en 1901, después de la derrota de España, tropas Estadounidenses ocupan Puerto Rico y la anexan a su territorio. Dos años antes (1899), habían desembarcado en Nicaragua “para proteger intereses americanos” con motivo de disturbios políticos internos. El 1903 intervinieron en Honduras para proteger su consulado ante “transtornos políticos”. Ese mismo año, a fines de marzo, desembarcaron tropas en la República Dominicana “para proteger intereses norteamericanos”. En 1912, desembarcan tropas en Honduras para impedir que el gobierno ocupe una vía ferroviaria de propiedad estadounidense en Puerto Cortéz. En 1912, efectivos del ejército norteamericano “súper vigilan las elecciones” fuera de la zona del canal de Panamá. En 1912, en fiel cumplimiento de la enmienda Platt, desembarcan tropas en Cuba para proteger “intereses norteamericanos”. Ese mismo año, llegan 2.700 marines a Nicaragua “para proteger intereses norteaméricanos” durante un intento de revolución y permanecen durante 13 años como “promotores de la paz y estabilidad”. En 1915, desembarcan efectivos militares en Haití para terminar “con un período de peligro crónico de insurrección” y permanecen durante 19 años (3.000 haitianos muertos, producto de esta intervención).[1]

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

-         Tulio Halperín Donghi. Historia Contemporánea de América Latina.

-         Luis A. Sánchez. América: Desde la revolución emancipadora hasta nuestros días.

-         John Sheahan. Modelos de desarrollo en América Latina.

 

 



[1] Fuentes: U.S. Congressional Record. 23 de junio de 1969.

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Historia de América Latina

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda