Blog de Carlos Echazú C.

Blog en Monografias.com

 

LA REVOLUCIÓN FRANCESA

1. Antecedentes.

 

En la Francia absolutista prerrevolucionaria, el Rey pretendía que su poder derivaba de Dios, a quién únicamente debía dar cuenta. Sus súbditos no tenían ningún derecho, pero si un deber fundamental: el de obedecer. El Rey declaraba la guerra y hacía la paz, comandaba los ejércitos, determinaba los gastos y fijaba los impuestos; nombraba y destituía a los funcionarios y dirigía la administración entera. El Rey hacía las leyes, que no eran otra cosa que la expresión de su voluntad. Además el monarca dirigía la administración de la justicia, mediante los funcionarios que él designaba. Era común que se usara el tormento para lograr la confesión de los acusados, a quienes se juzgaba en secreto y a los que se aplicaba penas bárbaras (picota, látigo, ahorca). Piquetes de soldados podían aprender a cualquiera con una simple orden del Rey, amparándose para tal efecto en la “carta sellada”, que no indicaba porqué se detenía a la persona nombrada en ella y sólo consignaba que “tal era la voluntad del soberano”. El arresto se cumplía en una prisión del gobierno, la más conocida de las cuales era la Bastilla, que se levantaba en el centro de Paris.

 

El campesinado soportaba una carga tributaria demasiado pesada. Debían pagar impuestos al Rey por ser súbditos de su Estado, derechos feudales a la nobleza por vivir en sus propiedades, labrar sus tierras, criar sus animales, usar sus molinos y diezmos a la iglesia por ser sus fieles. La mayor parte de sus ingresos pasaban en consecuencia al Estado, a la nobleza y a la iglesia.

(Continuar leyendo »)

Historia Universal

EL CICLO MILITAR EN EL CONO SUR

 

 

A partir de la década del 60, y con mayor fuerza aún en los 70, se produjo en el cono sur de América Latina un ciclo de dictaduras militares con características particulares. No eran nuevos los regímenes militares en la historia de la región, sin embargo, la dureza de la represión que desataron no había tenido paralelos nunca antes en la historia del continente y, por otro lado, la simultaneidad con que emergieron indica obviamente que los principales condicionantes que tuvieron fueron determinados por factores externos. Por este motivo es indispensable considerar el contexto internacional para detectar las causas de su surgimiento. 

(Continuar leyendo »)

Historia de América Latina

LATINOAMÉRICA Y LA SEGUNDA EXPANSIÓN DE ESTADOS UNIDOS

Cuando América latina obtuvo su independencia, Simón Bolívar hizo todos los intentos posibles para conformar una gran confederación de Estados y así evitar que se dividiera. Los motivos de Bolívar para propiciar esta política eran indudablemente de carácter geoestratégico. Bolívar esta muy conciente que al Norte del Continente se estaba formando una potencia que inevitablemente intentaría someter a sus vecinos si es que ellos formaban pequeños estados y no se unificaban. “Estados Unidos –dijo Bolívar- parecen destinados por la providencia a plagar la América Latina de miserias a nombre de la libertad”. Bolívar no fue escuchado. Primaron los intereses mezquinos que dividieron el subcontinente desdeñando el sueño unificador del libertador. Las consecuencias de la atomización se verían luego, una vez que Estados Unidos estuviera preparada para ejecutar su política colonizadora.

 

(Continuar leyendo »)

Historia de América Latina

LA REVOLUCIÓN MEXICANA

 

La revolución mexicana constituye un proceso histórico de importancia capital para toda Latinoamérica, debido a que en la sociedad mexicana se habían exacerbado las dificultades típicas de los países de la región y, por lo tanto, el proceso de transformaciones emprendido por los revolucionarios en este país serán inspiradores para todo el continente. Por este motivo, la revolución mexicana será un verdadero clásico en la historia de las luchas sociales latinoamericanas.

(Continuar leyendo »)

Historia de América Latina

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

1. Antecedentes y causas.

 

Es común, entre los historiadores y analistas de la segunda guerra mundial, señalar que sus causas deben buscarse en el tratado de Versalles firmado en 1919 y que puso fin a la primera guerra mundial[1]. Allá las potencias vencedoras se ensañaron con Alemania, arrebatándole territorios y colonias, reduciendo sus fuerzas armadas y, sobre todo, imponiéndole cuantiosas indemnizaciones de guerra. Por este motivo, la crisis económica que se generó en Alemania, después de la guerra, adquirió realmente proporciones inauditas. Baste decir que, cuando Alemania ya no tuvo más recursos monetarios para pagar la deuda, las potencias vencedoras se cobraron sus indemnizaciones en especie llevándose su producción agrícola y ganadera. La población había experimentado verdaderamente el hambre durante la guerra, producto del bloqueo comercial que le tendieron las fuerzas de la triple entente y, cuando la paz llegó, la situación de carestía de bienes y las consiguientes hambrunas no se habían solucionado en absoluto.

 

Esto provocó un profundo resentimiento en la población alemana que se convertiría, a la postre, en una ambiente propicio para la incubación del nazismo, un nacionalismo exacerbado, fascista, racista, expansionista con ansias de venganza. Durante la década del 20, el Partido Nacional Socialista fue creciendo aceleradamente hasta convertirse, a comienzos de la siguiente década, en uno de los partidos más grandes de Alemania, hablando en términos electorales. Sin embargo, su verdadera fuerza no puede ser correctamente valorada en esos términos, ya que se trataba de un Partido con una militancia fanatizada, terriblemente activa, casi paramilitarizada. Por eso, no le fue difícil a Hitler, en su calidad de canciller, hacerse del poder absoluto en 1933, cuando el presidente alemán Hidenburg falleció.

(Continuar leyendo »)

Historia Universal

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

1. Antecedentes.

 

Al comenzar el siglo, las potencias europeas se encontraban en un creciente estado de tensión debido a factores de variada índole. Por un lado, el proceso industrializador del siglo XIX había generado una aguda competencia por mercados entre los distintos estados. La búsqueda de mercados y fuentes de aprovisionamiento de materias primas condujo paulatinamente a un reparto del mundo que se vería claramente expresado en los sistemas coloniales que generaron estas potencias en África y Asia. De este modo, las contradicciones económicas se convirtieron en contradicciones políticas que ya habían llevado a enfrentamientos bélicos localizados entre las potencias. La guerra ruso japonesa, de principios de siglo, es un claro ejemplo de esta coyuntura de creciente contradicción entre las potencias.

 

En términos políticos, las rivalidades europeas tuvieron uno de sus principales orígenes en el surgimiento de Alemania como Estado unificado. Por un lado, la derrota de los franceses en la guerra franco-prusiana de 1871, que les había arrebatado Alsacia y Lorena, llevaban a constantes fricciones entre Francia y la Nueva Alemania unificada puesto que los Franceses no terminaban de aceptar aquella usurpación de su territorio. Por otro lado, la guerra –poco antes- entre Prusia y Austria había colocado al otrora poderoso imperio austriaco en calidad de aliado incondicional y socio menor de la nueva potencia alemana que se erigía en el centro de Europa terriblemente fortalecida y como una verdadera amenaza a las otras potencias.

(Continuar leyendo »)

Sin categoría

LA GUERRA DE SECESIÓN EN ESTADOS UNIDOS

1. La expansión.

En 1783, al firmarse la paz de Versalles que consagró la independencia de Estados Unidos, sus territorios se extendían desde el océano atlántico hasta el río Missisipi, y desde los grandes lagos hasta la florida. Las 13 colonias se habían convertido en 13 estados confederados y su población alcanzaba los 4 millones de habitantes. Desde esa fecha hasta 1850 se produce un proceso de expansión de este nuevo Estado hacia el oeste hasta establecerse prácticamente en todo el subcontinente norteamericano, y alcanzar las costas del pacífico.

A principios del siglo XIX, cuando en Europa ya habían concluido las guerra napoleónicas, el presidente Monroe, en 1823, proclamó las bases de su política internacional, que luego fuera conocida como la “Doctrina Monroe”. El gobernante estadounidense, preocupado por que las potencias europeas quisieran continuar con su política colonialista declaró que “América pertenece a los americanos” y, en consecuencia todo el hemisferio occidental quedaba libre de una posible colonización europea. Esta era, naturalmente, una advertencia a las potencias europeas para que no se entrometan más en asuntos de este hemisferio. Esta política constituiría un fundamento esencial para que Estados Unidos se reservara el derecho de expandirse por este continente libre de la posible competencia de las potencias europeas.

Las formas de expansión fueron variadas comprendiendo la colonización, la compra de territorios y hasta la guerra de conquista.

(Continuar leyendo »)

Historia Universal

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi