Caída Libre

Relatos, observaciones y comentarios acerca de las clases sociales carenciadas de Uruguay

 

Archivo de Marzo, 2014

La discriminaciòn en Uruguay.


La discriminación,como fenómeno de segregación alegando razones raciales,sociales o sexuales,no acaba mediante leyes,tan solo se atenùan sus efectos.

En Uruguay fue creada La Comisiòn Honoraria contra el Racismo,la Xenofobia,y Toda Otra Forma de Discriminaciòn,mediante la Ley 17.817,de marzo de 2007.

El largo y complicado nombre del instituto parece concordar con lo largo y complicado del problema.Hasta el presente,la Comisiòn ha recibido 171 denuncias de discrimaciòn,pero èsta continùa.

Los afrodescendientes,los homosexuales y las lesbianas y los discapacitados son los más discriminados en Uruguay.

Segùn las denuncias,también hay episodios de antisemitismo y discriminación a indígenas.( en Uruguay,los Charrùas fueron exterminados en 1832,durante el primer gobierno constitucional como Estado independiente).

A la discriminación racial le sigue la discriminación por gènero y luego por discapacidad.Tambièn se discrimina por profesar otra religión,por obesidad o aspecto físico,por tener antecedentes penales,por actividad sindical y por enfermedades mentales.

La discriminación puede ser “explìcita” o “solapada”.

Segùn las autoridades, “hay mucho por hacer en este campo, en particular en la educación”.En mi opinión,esa declaración indica que se algo se ha hecho,pero se ha conseguido poco.En lo cotidiano,se escucha: “Las leyes no alcanzan.Nadie deja de discriminar por ley o por decreto.Hay que cambiar la cabeza de la gente”.Cv.Mv.

Fuente de consulta: Diario “El Paìs” (Montevideo,Uruguay),edición del 16 de febrero de 2014,página A18,Secciòn Nacional.

Sin categoría

Las trompas de Falopio.


Uruguay es un país de viejos.Asì lo dicen los estadísticas y también los datos recogidos en forma cotidiana.Las principales figuras políticas pasan los setenta años y sus correligionarios son tan viejos como ellos.Si hago un asado en mi casa,con diez invitados reùno quinientos años.En una misa de domingo,puedo reunir dos mil años . Lo segundo que aprende un uruguayo despuès de saber caminar es patear una pelota de fútbol,pera hasta en este deporte predominan los viejos. Si la carrera de un futbolista termina a los treinta,acà llega a los cuarenta.Existe un equipo de fútbol dònde juega el padre (hombre cuarentòn) y su hijo (dentro de poco puede jugar el nieto).

De niño vivì en un barrio muy pobre.Las familias eran de seis,siete y hasta de nueve hijos.Los padres decían: “Los hijos son la riqueza del pobre”,pero a la hora de comer era difícil atender toda esa “riqueza”,asì que comíamos poco y seguìamos pobres la vida entera.

Despuès se implantò la moda de los dos hijos.Tener tres ya era un disparate y luego se bajò a uno,por “ lo difícil que està la vida”.Y seguimos con una población vieja.

Ayer lei una nota en el diario “El Paìs” (Montevideo,Uruguay) titulado “No ser madre por elección”.Presenta informaciòn interesante: “En Uruguay,durante los últimos quince años, se redujo significativamente la fecundidad de las mujeres”.La incorporación de la mujer al mundo laboral influye.Al contrario de hace cincuenta años,cuando tener hijos era casi la culminación del ser mujer,ahora la maternidad pasò a ser solamente “una opción”. “ El proyecto de maternidad no forma forma del proyecto vital de muchas mujeres” o el “tener hijos” se posterga en el tiempo,adoptando el criterio de la llamada “maternidad tardìa”.

“En Uruguay -siempre según el artículo- el 8% de las mujeres se practicaron una ligadura de las trompas de Falopio,método anticonceptivo irreversible”.El antiguo temor de llegar a la vez sin hijos desapareciò.

Esta baja fecundidad apareja consecuencias sociales y económicas.Tener un menor número de hijos no provoca el envejecimiento de la población sino también “un problema económico,porque enlentece el nivel de actividad de un país.Y se menciona una conclusión interesante,citando al economista Fernando Cid: “Más niños hoy significa más jóvenes mañana.Y gran parte del crecimiento de la economía proviene de la formación de nuevos hogares.” Cv.Mv.

Sin categoría

Ahorcado.


El Uruguay tiene uno de los más altos índices de suicidios del mundo.Se desconocen las causas,pero muchos de ellos se atribuyen a “un estado depresivo”.

Hace un tiempo,una asistente social me contò un caso interesante.Ocurriò en un barrio de la perisferia de Montevideo.

“Conocì a un joven de 22 años.Era drogadicto y depresivo.Tenìa una novia de 19 años.Proyectaban casarse y asì lo integrè a un proyecto comunitario de construcción de viviendas.”

Todo empezó muy bien.El joven trabajaba muy entusiasmado en la construcción de su propia casa,ayudado por la novia.Parecìa haberse alejado del consumo de drogas.

Pero un domingo,dos de sus compañeros lo encontraron colgado de un travesaño del techo de su propia vivienda.Se había ahorcado.

La asistente social me cuenta: “Fui allí.Los vecinos desconocían el motivo de la trágica determinación.Tampoco sabían que hacer,entonces no hicieron nada”.

La asistente social avisò a la policía. “No toquen nada” –le dijeron. “¿ Y el muerto?” –preguntò. “ Dèjelo ahì. Irà la policía técnica”.

Recièn el lunes se arreglaron los asuntos legales.Despuès vino lo del velatorio y sepelio.

“Me las vi moradas” –relatò la asistente social. “Llamè al servicio fúnebre municipal y prometieron solucionar todo lo antes posible,pero era martes y aùn andábamos con el muerto en vueltas.”

Recièn entonces lo llevaron los vecinos a la sala velatoria,un salòn sin mobiliario,sin siquiera sillas para los asistentes al velatorio,quiènes trajeron sus propios taburetes y bancos para sentarse.

“No había ni siquiera un triste florero.Los familiares sacaron unos tarros de plástico de un contenedor de basura y armaron un recipiente para poner unas tristes flores.”

Concluyò la asistente social: “Damos làstima.Vivimos en un país de papel”. Cv.Mv.

Barrio de Montevideo

Barrio de Montevideo

Barrio de Montevideo

Barrio de Montevideo

Sin categoría

Sin recursos para los vicios.


En Uruguay,algunos conflictos sociales salen a luz y otros permanecen a la sombra,según convenga a los actores políticos o acorde a la coyuntura político-partidaria del momento.

Pero el conflicto es la cabeza de un problema cuya causa permanece a veces oculta y a veces disimulada.

Cuando se divulga alguna situación escandalosa,se produce algún revuelo y cierto estruendo recorre los ámbitos políticos,pero no pasa de ahì,porque no es suficiente hacer público el problema para encontrar la solución al mismo.

Los disparadores de estas situaciones son la droga y el alcohol,catalizadores transversales en las capas sociales altas,medias y bajas.Los miembros de estas últimas no cuentan con recursos para satisfacer sus vicios.Entonces,para conseguir dinero roban comercios,asaltan a transeúntes,vecinos y turistas,roban a sus vecinos y también a sus familiares,madres incluidas,muchas de las cuales denuncian a sus propios hijos por “no poder soportarlos más”.Cv.Mv.

Sin categoría

Los recicladores de basura.


Los llamaban “juntapapeles”.Despuès “hurgadores”.Ahora tienen un nombre técnico, “recicladores de basura”,producto de nuestra costumbre de disimular una triste situación con un nombre pomposo propio del lenguaje hueco.

En cada esquina de Montevideo hay un contenedor de basura. Los “recicladores” recorren la ciudad en carritos y recogen cartón,botellas,papel,metales,nylon y todo tipo de basura reciclable.

Son analfabetos.No finalizaron la escuela primaria y no saben hacer otra cosa. Segùn ellos,se crearon su propia fuente de trabajo ante la incapacidad de los gobiernos de turno de proporcionales una.

Muchos heredaron el oficio de sus padres y abuelos. El nuevo verbo empleado por estos ciudadanos es “requechear”:sacar basura reciclable de los contenedores.Pueden reunir desde 200 pesos diarios ( unos ocho dólares al cambio actual). El carrito es el vehículo del reciclador de basura.Se alimentan de las sobras y llevan botellas de vino escondidas bajo los asientos.

Segùn dicen, “la calle rinde”,pero cansa,aunque algunos pueden sacar hasta 1000 pesos por dìa (alrededor de cincuenta dólares al cambio actual) ,luego de recorrer unos cincuenta quilómetros y revisar 800 contenedores.Se encuentran atrapados en la espiral de pobreza y falta de oportunidades de los habitantes de los suburbios de Montevideo.

Un par de meses atrás hicieron un acto público para reclamar soluciones a su difícil situación.El organizador decía: “La lucha es por defender la fuente de trabajo.Nada de relajo.Nada de insultos.Solo queremos la basura”.

Y con eso se conforman,con la basura.Cv.Mv.

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda