AULA-INVESTIGADORA

Blog en Monografias.com

 

AULA-INVESTIGADORA

UNA INTERROGACIÓN VIVIENTE

Por Carlos E. Arias Villegas

baicheii@yahoo.com.mx

 

 

En un   ensayo de la psicóloga y profesora antioqueña,  Alba Lucía Sánchez Ospina, “¿Qué es investigar?”, además de situarnos conceptualmente en el proceso de la investigación, sus características y prerrequisitos, como la pregunta de investigación, la imaginación, la percepción, la simbolización, la experimentación, entre otros, tiene otro valor agregado: nos hace sentir y aceptar que el proceso de la investigación  es una actividad natural y propia de todos los seres vivos, especialmente de los humanos. Una verdad que hemos desaprendido por razones múltiples, entre las que cabe resaltar la escuela, el mito de los laboratorios, el miedo a lo desconocido y el complejo propio de sentirse parte de una nación tercermundista, como Colombia, la cual está en pañales en materia de ciencia y tecnología .

 

Ese complejo “tercermundista”   ha llevado a una irracional  aversión hacia la investigación como actividad propia y necesaria de todo ser humano, considerándola tarea de gente superdotada, y por lo tanto, ajena e imposible en el mundo de los “normales”. De ahí la resultante de  dos grandes bloques sociales: los consumidores y los productores de conocimientos. Los primeros son los que toman el conocimiento y lo repiten hasta convertirlo en dogma, manual y religión. Son expertos operarios del saber que han producido los “sabios”.

 

Los segundos, son los que no aceptan vivir en un mundo sin explicaciones y se lanzan a buscar las respuestas que no solamente  satisfacen sus deseos de saber, sino que les ayuda a entender, proponer y transformar situaciones del mundo físico, social, biológico, psíquico, etc.,  en que viven,  para procurar un mayor bienestar  y una mejor calidad de vida a la humanidad, como un todo. Muchos de estos son criticados, escarmentados y avergonzados por sus ideas, lo cual no ha sido obstáculo para que asumieran las cosas con corazón valeroso y dispuesto por la Verdad.

 

La expresión bíblica “la Verdad os hará libres”, tiene una profunda pertinencia en el tema de la investigación. Cuando el hombre racionaliza los mitos y entiende las causalidades y consecuencialidades de los fenómenos, así como el de su propio comportamiento,  se libera de toda superstición y trae una  nueva luz que amplía su conciencia y lo redime de la oscuridad en la que permaneció toda su vida anterior. La investigación entonces nos aproxima a verdades probabilísticas que nos dan mayor autonomía frente al mundo que nos toca vivir, dotándonos de mejores herramientas y referentes para abordarlo con éxito.

 

Dentro de toda investigación hay un momento que es definitivo: El Diagnóstico,  y del cual vengo a considerar  un aspecto que se me aparece nuevo, a pesar de haberlo escuchado antes: “La investigación no es un proceso solitario”. Si asumimos la investigación como un proceso humanizante donde  buscamos explicaciones que nos lleven a trascender realidades problémicas, vemos que tanto el objeto como los sujetos de investigación son co-investigadores que hacen equipo con nosotros en la explicación del mundo, de igual manera son parte del mismo, el entorno cultural, el aspecto socio-ambiental y natural, la conciencia colectiva…Los anteriores, son agentes activos y determinantes, que deben ser oídos y valorados como portadores de una “parte de la verdad”, la cual está diseminada en cada corpúsculo de esa realidad que nos hemos propuesto conocer.

 

De lo antepuesto se colige que,  aprendemos con los otros, aprendemos de los otros, para entendernos y entender a los otros, todo este proceso en forma colectiva, como ejemplo de ello podemos citar el diagnóstico participativo. En la medida en que este se elabora, cada cómplice se va haciendo consciente de algunas dimensiones de su realidad que nunca antes había considerado. De igual manera va a aportar elementos para la comunidad, que sólo existían en su subjetividad. Todos aprendiendo de todos, sumando sus puntos de vista en un diagnóstico que recoge su visión de las cosas y las prioridades que se debe acometer primero.

 

¿Sobre qué investigar? Hay tantos temas como preguntas sin respuesta haya en la mente de los sinceros buscadores. Uno de esos temas puede ser  la Vida Cotidiana. ¿Cuántas veces hacemos las cosas de la misma manera sin detenernos a reflexionar por qué hacemos lo que hacemos? ¿Hay otra manera de hacerlo? ¿Se puede dejar de hacer? ¿Tiene algún valor fundamental para mí o los demás las cosas que hago? ¿Por qué estoy viviendo el tipo de vida que llevo? Puedo cambiar este actual estado de cosas? ¿De quién depende que lleve la clase de vida que llevo? (…). Si buscamos respuestas, de manera sistemática y con un método confiable, a estas preguntas, encontraremos verdades que nos harán romper la rutina, ser conscientes de lo que  hacemos, dejaremos  de ser esclavos de las dictaduras inconscientes de la cultura, la familia, la moda, la norma…Empezaremos realmente a vivir Nuestra Propia Vida.

 

Toda explicación que satisfaga los rigores de una búsqueda sistemática, se le considera teoría científica. Así que los resultados de nuestra indagación en la vida cotidiana, por ejemplo, son aportes que podemos hacer al cuerpo de teorías de la ciencia. Debemos ir cambiando ese rol anti sostenible de meros consumidores de  información y bienes de la cultura, por el de productores  de saberes. Tenemos el compromiso de aportar nuestra parte de explicación  del mundo, por lo menos, la parte inmediata de nuestra propia vida, nuestras apetencias, propensiones, dudas, etc., que iluminen nuestra diario vivir y nos permitan Ser de verdad con nosotros mismos, con los demás y con el entorno.

 

El hombre o la mujer que se niega a investigar los misterios que le inquietan y atormentan en su alma, sencillamente se niega a sí mismo. Se coarta la apropiación de una parte fundamental de su ser. Reduce  su círculo de conciencia en los estrechos límites del conocimiento de tercera mano y vive bajo la agonía de la duda existencial del por qué y cómo de  las cosas, del para qué de la vida que lleva…el hombre y la mujer, en síntesis, debe ser una permanente, dinámica y trascendental INTERROGACIÓN VIVIENTE.

 

 

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom