AULA-INVESTIGADORA

Blog en Monografias.com

 

MATERIAL DE TRABAJO PARA EL GRADO 9º

¿Qué es una reseña literaria?

Por : María I. Villamil, Bibliotecaria I

Una reseña literaria es una presentación oral o escrita de la opinión de un crítico sobre una obra, justificada con hechos a incidentes específicos (pasajes) de la pieza en cuestión.

Su propósito principal es dejar saber si vale la pena leer el libro que está en discusión. Independientemente si el lector ha leído la obra, el autor de la reseña debe incluir alguna información sobre el contenido, sin olvidar nunca que el objetivo de la reseña es una presentación de la opinión del crítico literario.

La reseña no debe confundirse con un reporte. Un reporte es completamente comprensivo. Se limita a una presentación totalmente objetiva de hechos: título, autor, género, precio, datos relacionados con la publicación, condiciones bajo las cuales la obra fue producida, construcción de los hechos, ilustraciones presentadas, etc…

Preparación para hacer una reseña literaria:

Todo crítico debe seguir los siguientes pasos antes de hacer una reseña literaria sobre un hecho o trabajo específico:

Evitar leer resúmenes, comentarios o propaganda anterior a la lectura del libro.

Leer solamente cuando se está alerta y dispuesto.

Leer con luz apropiada y con un mínimo de distracciones a interrupciones .

Razonar cuidadosamente el título del libro o trabajo y el significado e implicación.

Leer el prólogo para familiarizarse con la intención del autor.

Leer la tabla de contenido (si esta existiera) para enterarse de la organización  básica del libro.

Conocer el género del libro o la obra para poder juzgar de acuerdo a éste.

Tener una copia personal del libro o del trabajo, si es posible, para poder hacer anotaciones según se va leyendo.

Si el libro no es propio, mantener hojas de papel disponibles para anotar las reacciones a insertarlas en el libro.

Leer el libro en su totalidad para tener una impresión general. Sobre esta impresión inicial, hacer un bosquejo mental de cómo se va a trabajar en la reseña.

Leer el libro por segunda vez, en esta ocasión para darle énfasis a aquellos detalles que pueden fortalecer la impresión inicial o modificarla.

Los elementos expuestos a continuación se deben tener en cuenta en el arreglo para la redacción de una reseña:

Punto de vista: ¿Quién narra o interpreta? ¿Hay uno o son varios? ¿Está escrita en primera o tercera persona? Título y prólogo: ¿Cuán preciso y efectivo es el título? Habiendo leído la obra por completo, ¿siente que el título crea un ambiente adecuado? ¿El título viene a ser lo suficientemente significativo para estimular la lectura? ¿Fue el título lo que llamó la atención del lector? Si el autor establece su propósito en el prólogo, ¿cuán efectivo es éste? ¿Es necesario leer el prólogo para entender la obra?

Organización: ¿Cómo está organizado el trabajo? Si es ficción, ¿está la historia contada cronológicamente o en retrospectiva? Si no es ficción, ¿los capítulos están ordenados lógicamente? ¿Los títulos de los capítulos son claros y concisos?

Estilo: ¿Qué estilo utiliza el autor? ¿Formal o informal? ¿Qué hay acerca de la dicción? ¿Es muy difícil para el lector promedio? ¿El estilo va dirigido a una audiencia especial?

Tema: ¿Cuál es el tema del trabajo u obra? ¿De qué se está escribiendo? ¿Cuán evidente es? ¿Es ficción? ¿Es teatro? ¿Es poema? ¿Emplea el autor el simbolismo? ¿Es detectable este simbolismo para un lector astuto? ¿Cuán convincente es el escritor?

Final: ¿Hay lógica entre el final y el punto culminante? ¿Fue el autor hábil en la construcción del final? ¿El personaje principal resuelve el conflicto satisfactoriamente, aunque no necesariamente la obra tenga un final feliz? Después de terminada la lectura, ¿cómo se siente el lector con relación al final? ¿Se olvida fácilmente o permanece en la memoria?

Precisión de la información: Asumiendo que el crítico está calificado para juzgar, ¿cuán precisa es la información ofrecida en el libro? ¿Están los hechos distorsionados de alguna forma? ¿Se pueden notar prejuicios del autor? ¿Omitió eventos significativos que afectarán la veracidad? ¿Las fuentes utilizadas son confiables? Si el trabajo es ficción, ¿los hechos que provee el autor son creíbles y lógicos?

Artificios literarios y descripción física: ¿Utiliza el autor la alusión o lenguaje figurativo? ¿Qué esquema utiliza el libro? Si las fotografías y/o ilustraciones son utilizadas, ¿son un complemento del trabajo o son rellenos del libro? ¿Son las ilustraciones y gráficas claras y fáciles de entender? ¿Contiene el trabajo una sobreabundancia de notas al calce? ¿Las notas aclaratorias son presentadas de manera consistente al final del capítulo o del libro? ¿El esquema es atractivo en general? ¿Cuán relevante es la cubierta del libro con relación al contenido?

Los siguientes factores extrínsecos son importantes en la evaluación de un trabajo: datos biográficos del autor, periodo literario al que pertenece el libro o la obra, intenciones del autor y calificaciones de éste con relación a la materia tratada: Es deber del crítico familiarizarse con algunas de las características básicas del género. También debe conocer acerca de la audiencia a la que el autor dirigió su obra y por otro lado, a la que se le está reseñando. Antes de comenzar a redactar se debe tener en consideración: edad, sexo, educación y trasfondo cultural del público al que se le va a reseñar.

Se sugiere y es opcional leer otras críticas o reseñas que se hayan hecho del libro, siempre y cuando se haya concluido la lectura, para formar una opinión propia. Se debe recordar que las opiniones que no son originales deben estar debidamente documentadas y acreditadas.

Es imprescindible intercalar información del contenido de la obra reseñada con observaciones críticas y evaluativas, porque es muy probable que el lector de la reseña no haya leído la obra.

Organización y redacción de la reseña:

Revisar cuidadosamente todas las notas marginales incluidas durante la lectura.

Reflexionar profundamente sobre éstas y las ideas formuladas hasta que se Ilegue a una sola y única impresión.

Formular una hipótesis y redactarla.

Comenzar a bosquejar las ideas, dejándose llevar por lás anotaciones ya hechas.

Hacer una lista de aquellas notas que apoyen la hipótesis formulada en tarjetas 4 x 6 y eliminar el resto.

Empezar a usar divisiones y subdivisiones de ideas.

Cotejar cada componente: eI bosquejo contra la hipótesis, separando aquellos que sean relevantes y que apoyen la idea principal.

AI comenzar a redactar la reseña, seguir el bosquejo sin hacer cambios.

Proveer atención y énfasis a la introducción del escrito. Debe incluir: la esencia de la hipótesis, una implicación de cómo se propone desarrollarla, el matiz del trabajo, el título del libro reseñado y el nombre del autor y los mejores argumentos que emplearán para defender la hipótesis.

Intercalar los comentarios del contenido del libro con observaciones críticas en el texto de la reseña.

Escribir una conclusión fuerte y dinámica, sin términos inciertos y con mucha lógica. Nunca usar frases como
en conclusión‘ o ‘en suma para iniciar el párrafo final ni tampoco utilizar el fin‘ o ‘final para terminar la redacción.

AI escribir el borrador debe dejarse tres líneas por medio y márgenes amplios para revisiones futuras.

Es esencial tener a mano herramientas de referencia como diccionarios y usarlos para la redacción de la reseña.

Antes de revisar por primera vez el borrador se debe dejar un día por medio para poder hacer correcciones y cambios objetivamente.

Leer lo redactado, por to menos una vez en voz alta. Hacer todas las correcciones necesarias y pasar en limpio de nuevo si fuera necesario.

Si hay abundancia de correcciones, no dudar en volver a pasar en limpio y escribir un segundo borrador.

Una vez se hayan hecho todas las revisiones y correcciones y se esté convencido de que es la mejor versión, se procede a escribir o mecanografiar la copia final, evitando errores ortográficos. Una vez verificado todo el contenido se debe duplicar la reseña para mantener copias adicionales de ésta.

Ejemplo de una reseña aquí http://cai.bc.inter.edu/resena.doc

Referencia: Teitelbaum, H. (2002). How to write book reports (4th ed.). New York : ARCO.


Preparado por:

María I. Villamil, Bibliotecaria I

CAI Recinto de Bayamón

Revisado ©2008-2011

Sin categoría

CURSO DE ORATORIA PARA HABLAR EN PUBLICO 9°

CURSO
DE ORATORIA PARA HABLAR EN PÚBLICO

Texto
tomado con fines didácticos de
http://www.enplenitud.com/cursos/clases_oratoria.asp

 

Usted se encuentra en su oficina realizando las
tareas básicas de todos los días. De repente suena el teléfono.

Atiende y escucha del otro lado la voz de su jefe que
un poco alterado y nervioso le dice: “Necesito que haga una presentación sobre
el nuevo producto que vamos a lanzar al mercado, y el único capacitado para
hacerla es usted”. Cuelga el teléfono y un mundo de sensaciones comienza a
invadirlo.

Desde el orgullo por ser el único calificado en la
empresa para hacer esa presentación hasta el pánico total por no saber cómo
hacerla.

 

Pero no se preocupe. Simplemente siga los consejos
que a continuación le brindamos para que ese pánico desaparezca.

 

Para ser sinceros, no hay mejor manera de vencer el
temor que estar bien preparados para lo que vamos a decir. Es como en todo
orden la vida, cuanto más listos estamos y menos dudas sobre lo que vamos a
hacer tenemos, mas posibilidades de no cometer errores y enfrentar a la
situación sin sufrir un ataque de pánico tendremos.

Cuanto más cómodos estemos con nuestro discurso,
mejor papel haremos en el momento crucial de la presentación.

 

La regla más importante para hablar en público,
entonces, es saber muy bien de qué se está hablando. Quizás le suene obvio,
pero lo cierto es que la mayoría de los oradores que tienen dificultades para
hablar en público, no tiene tampoco una idea clara de lo que quieren transmitir
a su audiencia.

Luego, tenga en cuenta los siguientes puntos:

 

Comience por relajarse

 

Lo más importante será que comience a relajarse.
Descargar tensiones es muy importante para que sus palabras salgan fluidas y
usted no esté tenso cuando finalmente se pare frente a la audiencia.

 

Todas las personas sienten un cierto miedo escénico
antes de salir a hablar frente a una cierta cantidad de público. El que
realmente no lo siente es porque no está capacitado para hacerlo.

 

Lo único importante es saber qué es lo está sintiendo
y poder manejarlo.

Sobre todo, acepte la sensación de temor (no intente
negarla o ignorarla), pero sin preocuparse por ella.

 

Cuando vea que comienza a sentir nervios, no tenga
“miedo a tener miedo” (eso solo hará que se sienta peor). En lugar de ello,
reformule lo que siente: no piense que es algo malo, tómelo solo como el
momento de aceleración del motor antes de que den bandera de largada.

 

a. Si puede encontrar un lugar para estar arriba
solo, de pequeños saltitos o pise muy fuerte con cada pie para descargar
tensiones, y no estar demasiado excitado.

b. Sacuda las manos y apriete y descomprima los puños
repetitivamente. Esto le evitará que sacuda sus manos demasiado. Si cree que
podría temblar, simplemente apóyese en el escritorio o en el podio mientras
habla.

c. Cuando no lo vean, saque la lengua, abra los ojos
y abra también la boca todo lo que pueda, y entonces haga lo inverso para
achicar la cara todo lo posible. Todo esto le relajará los músculos de su cara
entera.

d. Respire profundamente y haga un sonido pequeño,
como tararear, durante su exhalación, para tranquilizarse y además calentar su
voz.

e. Imagínese en un lugar ideal, seguro, soñado. Nada
lo puede dañar mientras esté en medio de ello. Intente mantener esta imagen
mientras esté sobre el escenario.

 

Esto es lo relacionado con lo estrictamente físico.
Ahora, por el lado de lo psicológico, un truco que puede resultar especialmente
útil (y dejando de lado el de imaginarse a la audiencia desnuda, que ha sido
comentado en toda serie y programa de televisión habido y por haber) es
pretender que uno se encuentre solo, en frente de un espejo, sin publico,
simplemente haciendo un ensayo de lo que se va a decir.

 

Otra manera efectiva de combatir el temor

 

Una manera eficaz de quitarse de encima esa sensación
de miedo escénico antes de salir a dar una presentación es la visualización.

 

¿En qué consiste? :

 

Recuerde un acontecimiento del pasado que le cause
emociones positivas. Por ejemplo, cuando se enamoró por primera vez, el
nacimiento de su hijo, un ascenso en el trabajo, o cualquier otro hecho que le
cause placer. Trate de acordarse de todo lo que pueda de ese momento, ya sea
los recuerdos visuales, auditivos, sentimientos físicos, etc.

 

Seguramente se sentirá mejor antes de salir “a
escena”, y todo con un simple proceso de recuerdo.

Este proceso es la base de la visualización, que se
puede utilizar tanto para lograr un alto grado de concentración como para
cambiar el estado mental y anímico ante una situación determinada.

 

La visualización efectiva no es más que una manera de
convencer al cerebro que algo imaginado es real. Cuanto más vívidos sean nuestros
recuerdos más plenos nos sentiremos.

 

Pero debe tener en cuenta que la visualización no
funciona si usted trata de creer algo que realmente es imposible de realizar o
que jamás haya vivido.

 

A medida que vaya desarrollando esta capacidad de
visualización positiva notará como mejorará su autoestima y su seguridad a la
hora de hacer una presentación.

 

Manos a la obra

 

1- Márquese objetivos realistas, y vaya trabajando
los mismos a medida que se va convenciendo de que son posibles.

2- Concéntrese en usted mismo, en sus lo que hace y
en lo que siente. A medida que el momento de la presentación se va acercando,
imagínese (es decir, “arme” una imagen mental) a usted mismo dando una
presentación cada vez mejor, segura y sin temor.

3- Repítase que se esforzará al máximo en esta
presentación, que todo va a resultar bien, y que usted se merece que sea un
éxito.

4- Intente imaginar todas las imágenes y sensaciones
positivos posibles sobre su papel en la presentación.

 

Aunque parezca una tontería (muchos piensan así al
leer esto por primera vez) o se sienta extraño al comenzar a realizarla, a
medida que la practique con regularidad se sorprenderá por el grado de
confianza en usted mismo que le permitirá lograr esta técnica.

 

Una manera efectiva aumentar el poder de este
ejercicio, es familiarizarse con el lugar donde usted va a hablar.

No siempre es posible lograr esto pero si usted tiene
la posibilidad de conocer el lugar donde va a hacer su presentación, no lo dude
y conózcalo previamente. Camine por el lugar, fíjese cuantas sillas tiene, haga
lo que sea necesario para que su visualización sea más completa aún.

 

 

 

Una vez que empiece a utilizar esta técnica con
regularidad, notará grandes cambios en su mente y en su alma, y al cabo de unos
días ese pánico inicial que usted tenía se transformará en ansiedad por llevar
a cabo esa presentación exitosamente cuanto antes

 

II. EL PUBLICO ES SU AMIGO

 

Imite a los que saben

 

 Otra manera de
perder el temor y lograr buenas presentaciones es tomar como ejemplo a las
personas que usted admira ya sea en la vida diaria o dentro de la empresa y
ponerse en su lugar, para establecer cómo resolvería esa situación si fuera esa
persona (sobre todo si es un buen presentador, o un buen orador).

 

Sépalo, el público es su amigo

 

La audiencia estará allí generalmente porque tendrá
interés en lo que usted dice, y querrá oír todo lo que exprese. Por eso, querrá
que lo haga bien. No piense en una audiencia como algún tipo de bloque hostil
sin humanidad, piensa en ella simplemente como lo que son: un grupo de personas
como usted.

Intente hacer un contacto visual con una persona a la
vez, hablándole personalmente a ella, sin pensar en ese momento en los demás.
Trate, si la situación lo permite, de incluir y hacer participar a su audiencia
para utilizar sus respuestas como guía en su discurso.

 

Nadie se ha muerto por hablar en público

 

¿Ha oído alguna de vez de alguien que agonice en el
podio? Nosotros no. Y usted tampoco vomitará, perderá sus pantalones, se
olvidará su nombre o se volverá mudo. Estas son todas cosas que frecuentemente
fantasea cualquier persona que, sin experiencia, tiene que hablar ante un grupo
de gente. El futbolista argentino Jorge Valdano lo describía como “miedo
escénico”. El mismo es perfectamente normal, pero es sólo eso, un temor, y no
una realidad.

 

Usted es el mejor

 

Lo último es estar muy seguro de sí mismo. Saber que
la presentación será un éxito. Convencerse de que uno es el mejor orador en ese
momento dado y que conquistará a la audiencia con sus palabras.

 

Temblores pre-discurso

 

Si pese a todo antes de dar nuestro discurso nos
sentimos como en medio de un terremoto y no podemos dejar de temblar, si los
nervios nos superan y ponen nuestra mente en blanco, tratemos de seguir un par
de ideas que nos pueden ayudar a evitar el nerviosismo extremo de la situación.

 

Por un lado, evitemos la cafeína tanto como sea
posible en las horas previas al momento en que tenemos que hablar en publico.
La cafeína es un estimulante menor y todos sabemos el tipo de efecto que tiene
en el organismo del ser humano. Por lo tanto, tratemos de evitar el café, el
té, las gaseosas y toda bebida con cafeína. Es mucho mejor tomar agua o jugo.

Y, por otro lado, olvidémonos de nuestro discurso
tanto como sea posible (totalmente, si esta en nuestro poder) en los momentos
previos al gran momento. Esto calmara nuestros nervios y, si realmente nos
hemos preparado a conciencia y sabemos lo que tenemos que hacer y decir, en el
momento de dar el discurso todo volverá a nuestra cabeza y no tendremos ningún
problema.

 

Estoy nervioso, ¿lo confieso públicamente?

 

Hay quienes recomiendan admitir en público “Sí, estoy
nervioso,” como una manera de descargar la tensión.

 

Pero, ¿no sería mejor dar una imagen profesional cada
vez que enfrenta al mundo, aún cuando sus rodillas estén temblando?.

Además, su audiencia tiene el derecho de esperar que
usted enfoque el asunto con claridad y seguridad.

 

Cuando se encuentre ofreciendo una conferencia, tenga
en claro que las audiencias están pagando, al menos, con su tiempo.
Probablemente pasen por alto si su voz tiembla un poco. Lo que quieren es
información sólida y un poco de inspiración.

 

Lo peor no son los oradores que se muestran
nerviosos, sino los que dicen “Tengo que disculparme, pero no he tenido tiempo
de revisar este punto…” Asimismo, suelen perder credibilidad cuando hacen
bromas acerca de su propia falta de conocimiento o del grado de somnolencia del
público.

 

En suma

 

Hablar en público no es una ciencia de expertos, ni
un don de unos pocos. Si sigue estos puntos, práctica, y empieza a desterrar
los temores, verá que será muy fácil, y que el público al que le hable lo
ayudará y le dará confianza. Para ese entonces, seguramente descubrirá que ser
un disertante puede ser algo muy satisfactorio.

 

III. SUPERAR EL ESTRÉS Y PROGRAMARNOS CON ÉXITO

 

Superar el estrés y programarnos para el éxito

 

 

 

Cuando trabajamos con una estado de ánimo especial,
por ejemplo furiosos, alegres, optimistas o indiferentes, el resultado se ve
plasmado de inmediato en los resultados que obtenemos.

 

Lo que debemos lograr, es que nuesta mente adquiera
la capacidad de reproducir fielmente en su entorno el reflejo de lo que
queremos lograr.

El éxito externo depende en gran medida de quien lo
busca.

Los factores externos puede ser una conjunción más o
menos negativa o positiva en un momento dado, pero la voluntad personal suele
ser más poderosa que todos los signos negativos.

 

Aquí les proponemos un ejercicio de visualización,
que hemos llamado la meditación de la Luna.

Repítalo cada tres días, para incrementar su
confianza, obtener energía y allanar los inconvenientes del entorno:

 

• Concéntrese en su respiración, con los ojos
cerrados.

• Visualice una luz sobre su cabeza.

• Vea como esta luz se va expandiendo sobre su cara,
sus hombros, su pecho, donde se concentra y le da tibieza y energía

• Sienta como esta luz penetra en su pecho y recorre
todo su interior a través de la circulación de la sangre.

• Se desliza por la pelvis, las piernas, llega hasta
los pies.

• Todo su interior físico se ha cargado de luz y
energía que poco a poco invade los canales espirituales a través del interior y
del exterior de su cuerpo.

• Ahora visualice un desierto. Usted está parado en
medio de éste justo en el momento que el sol se oculta en el horizonte y da
lugar a un cielo brillante de luna

que parece llenarlo con su luz.

• Véase absorber la luz de esa luna perfecta.

• Aparece un caballo blanco y fuerte, que se permite
montar por usted y la lleva hacia esa luna.

• Aparece un pueblo dormido, donde usted se baja del
caballo, y sigue caminando solo hasta que aparece una mujer.

• Es una anciana que suavemente le entrega una
medalla dónde se destaca de un lado la figura de la luna, y del otro lado la
figura del caballo encabritado y poderoso

• Guarde la medalla y siga caminando hasta salir del
pueblo.

• Llegará en breve a una playa, que recorre hasta la
orilla del mar.

• Entre a ese mar transparente hasta que el agua
llegue a su cintura. Sentirá el calor de la medalla. Verá el fondo del mar y la
luna en el cielo alumbrando su camino. Respire hondo y sumérjase en ese mar.
Sienta nuevamente el calor de la medalla y

comience a volver, con la energía del mar, de la
luna, del caballo, de la luz dentro y fuera de su cuerpo y la imagen de la
medalla.

• Respire muy hondo tres veces y abra lentamente sus
ojos.

 

 

IV.          TECNICAS
PARA CALMARSE Y RELAJARSE

 

Técnicas para calmarse y relajarse

 

 

 

El aprendizaje de estas técnicas requiere de toda la
atención, y para ello hay que evitar todo lo que pueda distraernos.

Para acostumbrarnos es necesario uno dos o tres
semanas de practica.

Una vez que nuestro cuerpo y mente hayan aprendido a
relajarse, podemos hacerlo en cualquier momento que lo deseemos.

Debemos regalarnos un tiempo diario de 20 o 25
minutos. Buscar un lugar donde no nos molesten, ni nos distraigan. Un buen
momento para aplicarlas las técnicas de relajación es cuando nos acostamos, y
también cuando estamos preocupados o doloridos.

 

Respiración

 

Los ejercicios de respiración profunda ayudan a
relajarnos. En caso de dolor, junto con la medicación, estos ejercicios son de
gran utilidad.

Lo primero es aprender a respirar, a usar plenamente
los pulmones y estar consciente del ritmo de nuestra respiración. Para lograrlo
estos son los pasos a seguir:

 

1) Respiremos lenta y profundamente.

2) Cuando sacamos el aire, observemos como se relaja
nuestro cuerpo, como cede la tensión.

3) Ahora respiremos rítmicamente de una manera que
nos resulte natural.

4) Para ayudarnos a concentrarnos en la respiración
podemos decir en silencio.’’Inspirar, uno, dos’’,’’exhalar, uno, dos’’. Cada
vez que exhalamos o soltamos el aire podemos repetir en silencio una palabra
que nos ayude a relajarnos: ‘’paz’’,’’tranquilidad’’ o ‘’me sereno, me estoy serenando’’,
por ejemplo.

5) Realicemos los pasos uno al cuatro una vez y
repitamos los pasos tres y cuatro durante veinte minutos.

6) Finalmente, suspiremos lenta y profundamente.
Digamos en silencio ‘’me siento tranquilo-a ‘’me siento relajado-a, ‘’estoy sereno/a”.

 

Relajación

 

Frente a situaciones difíciles el cuerpo reacciona
poniendo los músculos tensos o apretados. Esto causa dolor o molestias.

La relajación es lo opuesto a la reacción natural que
se provoca en el cuerpo cuando estamos tensos. Con elle, el corazón late mas
despacio, la respiración se vuelve mas lenta, baja la presión sanguínea y se
calma la tensión de los músculos.

A su vez, la relajación profunda de los músculos
reduce la tensión del cuerpo y también la ansiedad mental. Aprender a distender
progresivamente los músculos nos ayudara a relajarnos, y, en algunos casos, a
dormir mejor.

 

Técnica de relajación

 

1. Siéntese tranquilamente en una posición cómoda,
con los ojos cerrados. Si lo prefiere puede ser acostado.

2. Respire profunda y lentamente y relaje los
músculos de la cara, el cuello, los , hombros, la espalda, el pecho, el
estomago, las nalgas, , las piernas, los brazos y los pies.

3. Preste atención la respiración. Una vez que haya
logrado concentrarse en la respiración empiece a decir ‘’uno’’ (o cualquier
otra palabra o frase) en voz baja o alta, cada vez que suelte el aire. Si es
necesario en lugar de usar una palabra puede utilizar una imagen placentera. Lo
importante es no distraerse o ponerse a pensar en otra cosa. En este momento
solo existe usted y el trabajo que realiza para sentirse mejor.

4. Cada vez que aparezca un pensamiento que lo
distraiga, déjelo pasar, como pasan las nubes en el cielo. No se aferre. Trate
de permanecer en este estado de 10 a 20 minutos.

5. Quédese en la misma posición hasta que este listo
para abrir los ojos. Hágalo lentamente, tómese todo el tiempo que necesite.
Estírese, desperécese.

6. Observe como ha cambiado su respiración y su pulso

 

 

 

 

 

No se preocupe si no logra relajarse profundamente.
Lo importante de este ejercicio es permanecer en calma y no dejar que sus
pensamientos o preocupaciones lo distraigan. Concéntrense en la técnica. Cuando
tenga la rutina establecida le resultará mucho mas sencillo, placentero y
efectivo.

 

V.           EJERCICIOS
PARA EL TEMOR A CORRER RIESGOS

 

Primer ejercicio: Tome un papel en blanco y
descríbalos, luego quemen el papel.

O imaginen que lo escriben y queman.

 

Segundo ejercicio: Sentadas, manos con palmas hacia
arriba, ojos cerrados, inspirar profundamente. Imagine un océano con olas que
van y vienen y exhale los miedos, como si el océano se los llevara.

 

Practique este ejercicio diariamente

 

Técnica para modificar el impacto emocional de la
presentación

Las experiencias son codificadas principalmente bajo
tres modalidades básicas: visual, auditiva y kinestésica.

La primera se refiere a que nos formamos imágenes
mentales de los acontecimientos, estas pueden poseer una gran variedad de
características, llamadas submodalidades que se manifiestan en diversos grados
de brillo, color, nitidez, cercanía, movimiento, ubicación, etc.

 

Algo similar ocurre con la modalidad auditiva,
podemos traer a nuestra conciencia una inmensa cantidad de sonidos y diálogos,
estos tendrán cierto volumen, tono, velocidad, localización, ritmo, etc.

Finalmente, también tenemos el poder de traer al
momento actual sensaciones, como ser la temperatura, humedad, textura, olores y
sabores.

Un modo muy sencillo y efectivo de producir un cambio
en el impacto emocional provocado por las experiencias es ir variando las
submodalidades, ya que una variación en las mismas modifica la respuesta
anímica que tenemos en relación con ellas.

 

A este fin es de gran utilidad practicar el siguiente
ejercicio:

 

1. Siéntese cómodamente o recuéstese.

2. Elija una escena medianamente desagradable.

3. Cambie las distintas submodalidades una a una
conservando aquellas que disminuyan las sensaciones displacenteras.

 

La mayoría de la gente encuentra que, en lo que se
refiere a la modalidad visual, quitarle color y movimiento a la imagen y
alejarla, minimizan la intensidad de la misma. Sin embargo, el nivel en que
influyen en cada uno de nosotros las distintas submodalidades es algo
particular de cada uno, por este motivo es conveniente que quien esté
interesado en hacer el ejercicio pruebe variar las distintas características
una a una hasta encontrar la forma de codificar el acontecimiento elegido del
modo que considere más conveniente.

 

 

 

Generalmente no decidimos a conciencia cómo nos
representamos las cosas, pero somos capaces de hacerlo y en consecuencia de
regular la influencia que diversas experiencias y pensamientos tienen en
nosotros.

 

 

VI.          APRENDIENDO
A COMUNICAR

 

Cuando usted necesita decir algo a una audiencia, lo
más importante además de lo que usted comunica es el “cómo” lo comunica.

 

¿Nunca le ha pasado de estar explicando algo y al
término de su exposición notar que el auditorio al cuál usted le hablaba ni
siquiera parecía estar afectado por lo que acababa de decir?

Quizás lo haya relacionado con que lo dicho era algo
que nadie quería escuchar; pero en realidad es muy probable que usted solamente
se haya dedicado a “leer” lo expuesto, sin darle importancia a otros aspectos
esenciales que debió poner en práctica en una presentación.

 

Lo más importante cuando necesitamos persuadir a un
auditorio o calar hondo con nuestras palabras en sus oídos es la manera de
decirlo.

Y dentro de ésta manera se encuentran el lenguaje
corporal, la tonalidad de la voz, su carisma, su presencia, etc.

Son todos elementos que juegan a favor o en contra de
una exposición oral.

 

La importancia de ser uno mismo

 

Muchas personas sienten que deberían adoptar otro
“personaje” mientras hablan frente a una audiencia, como si ellos no fueran lo
suficientemente importantes para ser tenido en cuenta y atendidos por el
público. Algunos oradores, llegan incluso a impostar una postura seria, solemne
e inexpresiva y se olvidan de que el humor puede ser uno de los instrumentos
más importantes en cualquier orador. Pero por el contrario, no se deben obviar
el humor, los hechos, anécdotas y cuentos personales, que pueden ser una
maravillosa manera de llegar al corazón de una audiencia.

 

Lo que más favorece a nuestra imagen pública es el
cómo somos y el cómo nos dirigimos a nuestra audiencia, más que lo que decimos
en realidad.

 

 

 

La imagen que proyectamos depende en un 90% de cómo
nos mostramos y cómo decimos algo, más que del contenido de lo que decimos

 

¿Cómo hacer frente a esto?

 

Primer paso: Lo primero que debe hacer es establecer
cómo es su voz.

¿Habla pausado o rápido?

¿Se dirige a los demás de manera enérgica o los trata
como si fueran sus compañeros de toda la vida?

¿Su voz es grave, aguda o normal?

 

Para detectar esto, qué mejor forma que grabarse, y
luego escucharse para determinar cómo se sentiría usted como público. Así
podría definir el tono y la manera de hablarle a un público determinado,
dependiendo de lo que usted quiera comunicarles.

 

A las personas que hablan pausado y en un tono más
bien bajo se las considera por lo general creíbles.

En cambio, a los que son más enérgicos y hablan
rápido y en un tono casi gritando se las considera entusiastas, pero poco
fiables.

 

¡Atención! Al grabarse, hágalo durante cuatro o cinco
minutos. A todos nos resulta fácil sonar “interesantes” durante algunos
segundos, pero lo importante es cómo sonamos luego de hablar en forma sostenida
varios minutos.

 

Segundo paso: Otro componente importante es el
lenguaje corporal. Usted notará con el correr de las presentaciones que haga
que dirá más cosas con el cuerpo que con la palabra.

 

En realidad lo que se recomienda hoy en día es hacer
pocos gestos –solo los necesarios-, así el auditorio creerá que usted es una
persona reflexiva, pensante y que tiene bien definidos los objetivos que se
propone.

En cambio, si sus gestos son ampulosos –como los de
un político demagogo-, pensaran que usted es un tipo frío y que en realidad
poco le interesa lo humano, solamente su propio beneficio.

 

Por eso tenga presente que el auditorio prestará más
atención a lo que ve que a lo que oye. Lo esencial entra por los ojos.

Por eso, puede ser muy inteligente y estar muy bien
narrada su exposición pero si usted no emplea ciertos tipos de voz y de
actitudes corporales, el auditorio al cual se dirija le prestará poca atención.

 

Para darle un ejemplo práctico a continuación
estableceremos una situación X donde el orador no presta atención a su forma de
decir las cosas:

 

Imagine que estamos en la antesala del lanzamiento de
un producto que se espera que sea “la” novedad del mercado.

Entonces entra un señor muy bien arreglado, con
traje, zapatos bien lustrados, un peinado bien prolijo. Obviamente todos los
ojos estarán posados en él.

Llega hasta el atril donde está el micrófono, lo
prueba y espera unos minutos hasta que haya un silencio sepulcral.

 

Empieza a hablar pero sin dirigir su mirada al
público presente, sino solamente mirando las notas que tiene escritas.

Con un tono de voz cansado y como si estuviera
leyendo lo que dice se dirige a la audiencia y dice: “Me alegra realmente que
se hayan reunido hoy acá para el lanzamiento de este nuevo producto…”

 

Al escucharlo hablar así, ¿usted creería que en
realidad es agradable para él estar ahí arriba?, ¿le daría deseos de continuar
escuchando lo que sigue, o le induciría a escaparse en la primera oportunidad?

 

Por eso póngase en el lugar de escucha antes de
ofrecer una presentación y anote lo que a usted le gustaría escuchar y ver.

¿Acaso no es necesario que lo miren a los ojos cuando
le están comunicando algo muy importante?

¿O que demuestre cierto interés en lo que va a
presentar?

 

Por eso lo esencial -además de tener un buen discurso
y un buen argumento para dar-, es combinarlo con un lenguaje corporal positivo
entusiasta.

Pero si este mismo discurso usted lo combina con un
lenguaje corporal desganado y contradictorio con lo que dice, esto hace que el
público no crea nada de lo que usted le está comunicando.

O al revés, que entiendan todo lo contrario a lo que
usted realmente quiso decir.

 

Por eso, si su forma de presentación no atrae al
público al cual se está dirigiendo, el contenido de la misma pasará a ser
irrelevante.

 

Un buen comunicador, en cambio, puede establecer una
relación con su público de manera consciente e inconsciente.

Por eso, en el peor de los casos, aunque lo que usted
esté diciendo sea algo que en realidad no importa mucho, si usted lo formula de
una manera atractiva el público se retirará contento –en lugar de estar
esperando la hora de que termine de hablar para poder irse del auditorio-.

 

 

 

Esto se debe lograr con algo de esfuerzo, pero
cualquiera lo puede llegar a dominar dedicándole un poco de tiempo y paciencia

 

VII.         CREANDO
UN ESTILO PROPIO

 

El lograr un estilo propio, y adecuado, es un camino
progresivo, y se va logrando con el tiempo y la práctica. Nadie nació siendo un
eximio orador.

 

El tono de voz correcto para dar un discurso no es el
mismo que utilizamos normalmente, sino que debemos alzar un poco nuestra voz,
sin gritar, pero si dándole una fortaleza que fuerce a nuestro publico a
prestarle atención aunque no quiera hacerlo.

 

Para esto es bueno practicar delante de un espejo o
filmarse con una videograbadora y luego verse para saber qué cambiar o en qué
enfatizar más.

 

Lo que debe lograr es mejor la manera de decir las
cosas, sin importar que es lo que está diciendo, y tendiendo a lograr sonar
cada más interesante, expresivo y autorizado. Para practicar, tome un texto
cualquiera -cuanto más banal o árido mejor- y léalo tratando de sonar
cautivante y convincente.

 

Encuentre un tono de voz adecuado para poder hablar
mejor ante una audiencia. No es lo mismo hablar en un café con amigos que ante
un público que requiere de sus conocimientos.

 

Cuide su voz antes de hablar. Pruebe diferentes tonos
hasta lograr el más grave. Si se encuentra en una época fría del año, abrigue
su garganta con una bufanda, y si detecta algún dolor o irritación tome los
medicamentos adecuados o algún té con miel para llegar con buena voz a la
presentación. No hay nada más desagradable que escuchar a un orador disfónico.

 

Para ir logrando el tono de voz ideal para una
presentación, realice este ejercicio:

 

- Póngase cómodo, y deje el pecho y el diafragma
libres, sin oprimirlos con nada.

- Empezando con su tono de voz habitual, cante “ding,
dong, bing, bong”

- Luego continúe repitiendo esas palabras con un tono
más grave cada vez

- Llegue hasta el tono más bajo que pueda sin forzar
su laringe

- Haga lo mismo pero en sentido inverso, hasta llegar
a la nota más alta que puede sin forzarse

- Baje nuevamente, hasta llegar a su tono de voz
normal

 

 

 

Haga esta rutina una o dos veces todos los días, con
cuatro o cinco repeticiones cada vez. Los resultados lo sorprenderán.

 

 

VIII.       CONOCE
TU LENGUAJE CORPORAL

 

El lenguaje corporal es un significativo indicador de
nuestra actitud hacia el trabajo, entusiasmo y personalidad en la oficina. Más
que las palabras que usa o el tono de su voz, su comportamiento físico comunica
todo a quien lo observa. Esa persona, en la mayoría de las oportunidades, es un
superior que puede dar un vuelco a su carrera.

 

Nos guste o no, en el mundo profesional, la gente es
evaluada por su exterior y permanentemente las reputaciones son basadas en nada
más que en cómo se ven o su lenguaje corporal. Esto puede literalmente
determinar su futuro en una compañía y puede producir un impacto durante una
entrevista o eliminarnos con cero chances de ser nuevamente llamados.

 

Existen diferentes escenarios en el trabajo que
requieren de diferentes tipos de lenguaje corporal en función de provocar una
impresión positiva en los clientes, pares, y superiores Algunos son más
formales que otros pero sobretodo, su guardia debe estar alta y en ningún otro
tema que la circunstancia en la que se halla.

 

En una entrevista

 

Ninguna otra situación esta más cargada de
potenciales riesgos en cuanto al lenguaje corporal y de imperativas
interpretaciones. Es el momento de dar en el blanco y transmitir una actitud de
completa confidencia y total compostura. Como todos sabemos, sin embargo, mucha
gente es rechazada en el primer intento.

 

¿A qué se debe esto?

 

Un pobre acercamiento: Cuando conoce a alguien por
primera vez –especialmente a alguien que tiene el poder de abrir la puerta de
una gran oportunidad- cada simple detalle cuenta, desde el contacto visual
hasta un firme y seco movimiento de manos. Un cortés reconocimiento de
gratitud, con una relajada pero erguida postura, podrían dar el mejor tono en
el que deberá dirigirse en la sala de entrevista Y no se preocupe por cómo la
entrevista está resultando, déjela fluir.

 

Una apariencia lastimosa: Un traje apropiado agrega
mucho a la impresión general, especialmente en una entrevista formal. Sin
embargo, el punto aquí no es el corte de su traje o el brillo de sus gemelos,
sino la impresión de su cuerpo en la posición en la que está sentado. La regla
de oro es estar alerta y erguido, con una firme dosis de contacto visual a lo
largo del período de preguntas.

 

En la empresa

 

Los encuentros semanales o diarios en el trabajo
pueden hacerse muy rutinarios, por lo que dejamos de reconocer la importancia
de nuestro lenguaje corporal cuando nos sentamos alrededor de la mesa de
conferencias.

Además, si nuestro trato con los colegas es familiar
y amigable, perderemos rápidamente el control del hecho que aún estamos en un
encuentro profesional y puede conducirnos a nosotros mismos en consecuencia.

Así, un encuentro en la compañía es el medio perfecto
para hacer una lista de las características principales del lenguaje corporal:

 

Postura: Un muy importante indicador de una confiada
y vibrante personalidad está comandado por la buena postura. Proyecta fuerza de
carácter y convicción. Alguien que no cree, es probablemente alguien que está
atascado en el final de su trabajo, que no tiene ambición y podrá terminar con
osteoporosis. O algo parecido.

Excesivo movimiento: El no poder quedarse quieto es
algo que padecen los niños con hiperactividad. A menos que usted haya sido
clínicamente diagnosticado con el Desorden de Déficit de Atención, es una
excusa el jugar con su lapicera, tocarse el pelo o balancearse constantemente.
Esto es un encuentro en una compañía. Por amor a su carrera, preste atención y
quédese sentado. Y no crea que la gente no nota el golpe contra el piso de su
pie bajo la mesa. Y si continúa en movimiento, deje la cafeína después de cada
encuentro.

 

Con los clientes

 

Un encuentro con un cliente es tan crucial como uno
con un colega o superior fuera de los límites de su oficina. Usted puede sentir
la libertad de tener la guardia baja si el medio en el que se encuentra es un
restaurante o mucho peor, un club nocturno, pero ese no debe ser su conveniente
curso de acción. Tampoco irse al extremo del conservadurismo, plagado de
desacostumbrados tics de negocios. Se aplican las mismas reglas que cuando se
tiene una conferencia con un cliente en el ámbito laboral.

 

Su comportamiento físico: Esté con el mejor humor y
tenga en la mente que usted quiere aparecer amable, pero no excesivamente
amable. El lenguaje del cuerpo debe revelar eso.

Además, usted debe llevar la agresividad en su
lenguaje corporal al mínimo. Esto aleja a la gente.

Si usted se muestra mayor para cerrar un trato o
hacer una venta, cada detalle de elegancia puede parecer una “tomada de pelo”.

Más crucial es, sin embargo, el hecho de que pierdan
interés en usted. Construya un relación profesional y de respeto mutuo con una
actitud positiva.

 

Encuentros informales en la oficina

 

Aún cuando usted esté alrededor del dispenser de agua
o en la cafetería con sus compañeros de trabajo, los juicios sobre su carácter
no cesan. De hecho, el mejor lugar para chequear su lenguaje corporal es en un
medio ambiente informal. Usted nunca sabe la ingerencia que tiene sobre los
demás y las ideas que se forman en la cabeza acerca suyo. Sólo por esa razón
usted debe tener cuidado de no avivar las llamas de una mala reputación.

 

Gestos: Cuando la interacción es más social y menos
profesional en su naturaleza, algunas personas sienten la necesidad de
gesticular como un chimpancé. No es un buen signo de madurez e inteligencia.
Deje los brazos en su lugar.

 

Intimidad: Del mismo modo, cuando el tema de la
conversación no es el trabajo, un gran segmento de la población empieza a
demostrar su costado afectado. Esto no necesariamente deja una impresión
negativa en el medio ambiente del trabajo (o si a quien se dirige es una
atractiva señorita) pero sobre todo, una compañía no es el lugar indicado para
dar la espalda, codearse con alguien, rodearse con el brazo o felicitarse con
ademanes.

 

Conózcase a usted mismo

 

 

 

Intimidad: Donde quiera que trabaje o con quien
quiera que lo haga, es sabio tener la comunicación no verbal en mente cuando
usted interactúe. Algunas personas tienen malos hábitos que están tan
arraigados en su carácter que no tienen la posibilidad de darse cuenta la
terrible impresión que están dejando en los otros. Allí es cuando la
realización personal y la corrección entran en juego.

Cuando usted puede identificar banderas rojas en el
lenguaje corporal, usted está mejor preparado para prevenirse en la ruta.
Entonces, póngase derecho y quite los codos de la mesa.

 

 

 

IX.          COMO
FUNCIONA LA ATENCION DE LA AUDIENCIA

 

Antes que nada, obtener y mantener la atención de una
audiencia es probablemente lo más importante que un presentador ha de ser capaz
de hacer. Existen otras cosas que son importantes también, pero si los miembros
de la audiencia están perdidos o no están escuchando, pues no van a escucharte.
Además, las audiencias aburridas son más ruidosas y distraen más al presentador
considerando que ellas tienden a hablar entre sí, hacer ruido con las hojas,
levantarse e irse.

 

No necesitas ser un psicólogo para entender cómo la
atención funciona, dado que los principios pueden ser resumidos muy fácilmente.
Una vez que se saben los principios básicos, puedes modificar tus
comportamiento de presentador  para
mejorar el interés y la atención. Llegaremos a la atención efectiva a través de
técnicas luego. Ahora necesitamos entender los principios.

 

1. Relevancia

 

La gente prestará una atención especial a aquello que
perciban relevante para sus propias vidas y preocupaciones. Esto es bastante
obvio, realmente.

 

2. La importancia de resaltar/relacionar

 

La gente usualmente no verá la relevancia de lo que
se le este diciendo sin que las inferencias se le sean resumidas  y resaltadas por ellos. En otras palabras,
puede que estés presentando algo que la audiencia debería de considerar como
relevante, o importante, pero ellos no lo ven así. Lo que necesitas es
resaltar, relacionando el hecho o la parte de información con el beneficio con
que éste se vincula. Necesitas explicar la importancia de lo que estas
diciendo.

 

3. Cambio

 

La gente tiene dificultad en prestar atención a lo
que sea que no cambia o es relativamente constante o repetitivo.  Por ejemplo, aprendemos a dejar pasar
desapercibido el sonido invariable de un aire acondicionado, aunque sí lo
notaremos cuando se apague. Es por ello que una voz monótona es tan aburrida, o
que sea más difícil prestar atención a un presentador en un podio que a uno que
se este moviendo constantemente (generalmente).

 

4. Cambio controlado

 

El elemento clave en generar la atención humana es
introducir un cambio controlado en el ambiente. Depende del rol del presentador
cambiar las cosas… usar av, moverse, cambiar el tono de voz, la velocidad,
etc. Esto hace al entusiasmo.

 

5. Cosas que distraen

 

La gente puede prestar a cosas que son irrelevantes o
triviales, ya que mucha gente tiene problemas para identificar punto o
cuestiones claves.

 

La gente se distraerá por cosas insignificantes que
salen de lo común (prueba dejarte la cremallera baja o haz sonar tus llaves).
La gente también se perderá puntos claves a menos que tu las ayudes.

 

Aplicaciones

 

Basado en estos principios de atención podemos hacer
las siguientes sugerencias para los presentadores:

 

1. Dentro de los primeros cinco minutos de cualquier
presentación, el presentador debe crear la idea de que lo que va a ser dicho
sea de relevancia para la audiencia. Es importante que el presentador entienda
las preocupaciones de audiencia con respecto al tema y los exprese
apropiadamente. ¿Siempre establece la relevancia a partir del punto de vista de
la audiencia!

 

2. Incluso en la presentación más corta, el
presentador “envía” un montón de información. La audiencia sólo retendrá una
porción de ella, con lo cual es muy importante que ésta retenga los puntos
claves, y no detalles tangenciales. Los presentadores pueden ayudar a la
audiencia a focalizar los puntos claves a través del énfasis verbal (tono,
potencia, silencio), el uso de retoproyectores para puntos clave, etc.

 

 

 

3. Es difícil para una audiencia prestar atención por
largos períodos de tiempo cuando no existe demasiado cambio en la conducta del
orador. La peor táctica es quedarse quieto, sin hacer nada, y hablar en zumbido
monótono, o mostrando diapositiva tras diapositiva. Un presentador experto,
usando los elementos de cambio, es capaz de mantener la atención por largos
períodos de tiempo haciendo uso de sí mismo como un punto focal cambiante de
atención. Esto significa el uso de:

 

- movimiento

- gestos

- variaciones en el tono y volumen de voz

- silencios estratégicos

- lenguaje pintoresco (pero profesional) o con
“color”

- variando la distancia con respecto a la audiencia

- variando la velocidad del discurso

- el uso estratégico de material audio-visual

- evitando repetición en el formato

 

X.            EL
ENSAYO

 

La primera versión que veremos de nuestro discurso,
apenas salido de nuestro cerebro, es la que se encuentra en el papel o nos
ilumina desde el monitor de nuestra computadora. Bien, como todos debemos
saber, un texto no suena igual cuando se lo lee para adentro, sin alzar la voz,
que cuando es leído en voz alta, para otros. La voz humana y la pronunciación
le da aristas y curvas que no tienen en otro soporte. Por lo tanto, antes de
decidir que nuestro discurso esta terminado y listo para ser dado como alimento
a nuestro publico, debemos leerlo en voz alta mas de una vez, analizando su
sonoridad y tratando de ver en que puntos puede fallar y donde puede ser
demasiado flojo o excesivamente estridente, donde las palabras no se funden con
naturalidad o donde las palabras, directamente, son una mezcla impronunciable.

Lograr que no solo diga lo que tiene que decir, sino
que además lo haga sonando bien es una de nuestras metas.

 

Entonces, y como si fuera una obra de teatro lo
mejor, una vez que tenga preparado el borrador de su discurso, es ensayar
mucho. De esta manera usted podrá ir modificando las cosas que note que no
están bien.

 

A veces con un solo repaso usted no notará estos
errores. Solamente se le tornarán visibles a medida que usted los tenga más
incorporados.

Además le servirá para ver su postura corporal, su
tono de voz, etc. Grábelo con una cámara de video y luego véalo solo o con
alguien entendido que le pueda hacer ver cosas que usted no puede distinguir a
simple vista.

 

Observe si su presentación:

 

- Tiene una secuencia de ideas clara

- El nivel del material es acorde con el de la
audiencia

- ¿Hay material superfluo?

- ¿Toca demasiados temas? ¿corre el riesgo de
dispersarse?

- ¿En qué punto/s es mejor incluir el material
visual?

- ¿El material está bien presentado?

- El discurso, tomado en su totalidad, ¿resulta
interesante?

- ¿Está usando el lenguaje corporal adecuado?

 

Una vez respondidas estas preguntas, ajuste lo
necesario y vuelva a grabar otro ensayo.

 

Si no es posible grabarse, diga su discurso en frente
de un espejo, observándose cuidadosamente. Tomemos nota (mentalmente, no
necesitamos escribirlo) de cada gesto y cada movimiento de nuestras manos.
Tengamos todo esto en consideración y corrijamos lo que nos parezca fuera de
lugar.

Debemos repasar en nuestra cabeza las palabras de
nuestro discurso, casi como un mantra, hasta llegar al momento en que podamos
decirlo perfectamente, en que recordemos cada secuencia.

Hagamos de cuenta que estamos enfrente de la
audiencia, no enfrente de un espejo.

Y, por supuesto, será realmente útil si, como
decíamos antes, podemos practicar nuestras palabras enfrente de una audiencia,
aunque sea compuesta por nuestra familia y amigos. En realidad, hasta
practicarlo enfrente de nuestro perro puede ser una gran ayuda.

Y nunca nos olvidemos de lo conveniente que resulta
el espejo. Esta es, además, una técnica para lograr relajación y confianza
antes de enfrentarnos al auditorio.

 

Otra de las cosas que debe aprender a hacer,
aprovechando los ensayos, es a proyectar la voz. Comience alejando un poco el
micrófono de su boca, y diferencie proyectar la voz de gritar, teniendo en
cuenta que:

 

- Se proyecta la voz haciendo subir el aire mediante
el diafragma

- Se grita, en cambio, cuando los músculos del cuello
son lo que hacen todo el trabajo

- Cuando proyecta la voz, puede hablar con facilidad
y sin ninguna molestia física

- Cuando grita, en cambio, hasta duele la garganta

 

 

 

Cuando tenga todo listo, deje de ensayar. Ensayar de
más es tan malo como no hacerlo, pues lo único que terminará logrando es que su
presentación lo aburra, y termine aburriendo al público.

 

 XI.         IMAGEN Y POSICION DEL ORADOR- COMO Y A
QUIEN MIRAR

 

Cuando usted comienza a dar presentaciones, y más aún
si es su primera vez en el tema, tenderá a preocuparse por sus movimientos en
el escenario.

Muchas veces habrá escuchado que lo mejor es
permanecer rígido cuando usted da un discurso, y por otro lado habrá escuchado
también que es bueno moverse. En realidad eso dependerá únicamente de lo que
usted sienta, de cómo esté más cómodo.

 

Si se mantiene parado adopte una posición cómoda y no
de absoluta rigidez. De este modo le demostrará a la audiencia que usted está
confiado en sus dichos. La mejor postura para dar esta impresión –y también la
más cómoda- es con el cuerpo recto y mirando a la audiencia, las piernas
ligeramente separadas y los dedos gordos de los pies apuntando levemente hacia
afuera.

Cuando esté parado y quieto frente al público, apoye
el peso sobre sus piernas en forma uniforme. La inclinación hacia un lado da
imagen de aburrimiento y desinterés en lo que está haciendo.

 

Siempre tenga en cuenta que todos lo puedan ver,
sobre todo cuando dice cosas relevantes. No se pare delante de una luz intensa
porque el público lo verá como una silueta negra.

No se siente mientras habla ya que seguramente habrá
personas que no lo tengan a la vista, ya sea por estar lejos o porque alguien
que se haya sentado delante de ellos no le permite divisarlo.

 

Trate de no inclinarse contra el atril o escritorio,
apoyando sus brazos en él. De ese modo parecerá cansado y la gente lo notará de
inmediato. Si hay un atril, párese al lado, y no detrás.

 

Tampoco debe sentarse en el escritorio, para no dar
la impresión de pensar que usted es más importante e inteligente que la
audiencia. Siempre mantenga una cierta postura de firmeza, para afirmar, valga
la redundancia, su discurso.

 

Igualmente, no hay una “formula” para lograr la
postura adecuada. Siempre tenga en cuenta que su postura debe ser congruente
con su discurso y con su tono al hablar.

 

En resumen, si usted no está cómodo haciendo algo no
lo haga. Actúe como lo hace habitualmente. Si por ejemplo mueve mucho las manos
al hablar cotidianamente hágalo. Si no las utiliza demasiado, no las mueva
entonces durante una presentación. Mientras más seguro esté usted de sus
movimientos más segura estará la gente de sus dichos.

 

Una buena opción antes de encarar una presentación es
practicar. Usted se preguntará ¿cómo hago para que la gente se sienta cómoda y
no vea que con mis movimientos me siento nervioso? Para esto procure ensayar
frente a un espejo.

 

Diga todo lo que tiene previsto y mírese como si
usted fuera el público. Así se dará cuenta de lo que tiene que modificar -o no-
de sus movimientos.

 

Una presentación no es una formación militar. Evite
pararse con los pies firmes y las manos detrás de la espalda. Es una postura
demasiado formal, lo hará parecer tenso, y pone una distancia que impide la
comunicación deseable con el público.

 

Tampoco es un partido de fútbol en el que a usted le
toca estar en la barrera. No se pare tomándose las manos por delante, pues
además de ser una postura incómoda dará la impresión de que está a la defensiva
y alejará emocionalmente a la audiencia de usted.

 

También es una postura defensiva y que pone barreras
con los demás pararse con los brazos cruzados sobre el pecho o el abdomen.

 

Otro consejo es no poner las manos en los bolsillos.
Esto le dará un aspecto de desprolijidad y despreocupación ante el tema que va
a tratar.

Si las puso en los bolsillos sin darse cuenta,
manténgalas quietas y no juguetee con nada que tenga en los bolsillos. Luego
sáquelas lentamente y en un momento en que tenga que utilizas las manos para
algo (señalar algo en la pantalla, por ejemplo).

 

Tampoco tenga las manos en las caderas. La gente notará
un cierto aire de arrogancia y falsedad en su persona.

 

Y si usted está acostumbrado a frotarse las manos
mientras habla, trate de cambiar esa costumbre, ya que parecerá que todo lo que
dice es mentira, además de provocar rechazo.

 

La mirada

 

Como hemos dicho anteriormente lo más importante es
el contacto visual con el público.

 

Siempre tenga en cuenta mirar a la audiencia, pero
sabiendo que no debe fijar su mirada más de tres o cuatro segundos en una misma
persona. Vaya moviendo la vista con frecuencia y eligiendo al azar sus
“blancos”. Lo mejor es la variación y no fijarse sólo en una sola persona -o
dos- durante toda la presentación, ni parecer que está constantemente
escudriñando a los presentes.

 

Otra opción es mirar a “todos”. ¿Cómo se logra esto?
Obviamente es difícil no fijarse en una sola persona ya que es lo primero que a
cualquier ser humano le llama la atención. Pero con la práctica logrará poder
mirar a todo el público a la vez.

 

Esto se debe a que los seres humanos tienen una vista
en abanico, que produce el llamado “efecto aura”.

En efecto, el campo visual se abra como si fuera un
abanico a medida que la mirada se aleja, ampliándose hacia los cuatro costados
del foco de su mirada (la persona a la que usted está mirando en un momento determinado).

Por ello, cuando usted mira a una persona, las que
están a su alrededor creerán que las está mirando a ellas. Y cuando más lejos
mire el orador, más serán las personas que piensen que las está mirando a
ellas.

 

 

 

Muchas veces también es bueno romper por algunos
instantes el contacto visual con el público, por ejemplo para descomprimir un
poco una situación, o para pedir al público que piense o se concentre en algo
por unos instantes.

 

XII.         CLAVES
PARA UNA PRESENTACION EXITOSA

 

1. CONOCER A SU AUDIENCIA:

 

¿Quiénes son las personas que van a asistir?

¿Qué esperan de usted?

¿Cómo las va a tratar?

¿Cuál espera que sea su reacción?

¿Cómo hacer que respondan del modo que usted desea?

La audiencia que me imagino –o desearía- ¿es la real?
¿A cuál de las dos se está dirigiendo mi presentación? ¿a la real o a la
imaginaria?

 

2. SIÉNTASE RELAJADO

 

Lo mejor es estar lo más cómodo posible. Hablar de
manera breve y sencilla. Sin vueltas. Poder demostrar que usted sabe del tema y
no necesita ninguna impostura.

 

3. VAYA DIRECTO AL PUNTO CENTRAL

 

No dé vueltas sobre un mismo tema. Ataque
directamente el quid de la cuestión. Hágale saber a la audiencia lo que
realmente necesita y no exponga todos sus conocimientos si no son necesarios.

 

4. TÉNGASE FE

 

 

 

Sus palabras deben sonar seguras, firmes. De este
modo la audiencia le creerá todos sus dichos. No trate mal a la gente –aunque
sea alguien molesto- y esté seguro de todos los pasos que va a dar en la
presentación. No se subestime ni tome a la audiencia como un enemigo o mal
predispuesta hacia usted.

Muy por el contrario, por lo general el público
siempre está de parte del orador cuando comienza una presentación. Confirme esa
tendencia mostrándose seguro y confiado en usted mismo, y el público perdonará
con gusto cualquier pequeño error que cometa.

 

 

XIII.        COMO
EMPEZAR?

 

El miedo de todo orador comienza cuando se dispone a
enfrentar a su público. Ni que decir cuando éste es multitudinario. Por eso lo
mejor es estar relajado y saber cómo enfrentar lo que le espera, para poner
rápidamente al auditorio de su lado-

 

Los segundos cruciales

 

El público, ni bien ve pararse a un orador frente a
ellos, se forma una imagen inconsciente de esa persona -ya sea por la
vestimenta que trae puesta, por su rostro, por la manera de caminar o pararse,
etc.-

Esto ocurre en los primeros cinco a diez segundos, y
en los siguientes 50 segundos (o sea cuando usted comienza a hablar) pueden
reafirmar esta posición o cambiarla un poco, pero casi nunca la modificarán.

 

¡ El primer minuto, entonces, es crucial !

 

Comience por “enganchar” a su audiencia

 

La introducción de su presentación determinará en
buena parte el efecto de la misma sobre el público.

 

Lo primero que debe hacer es preparar el tema con
algo que atraiga a la gente y decirlo al principio del discurso. Debe crear un
estado de ánimo óptimo en el espectador, resumiendo lo que va a decir desde ese
momento, ganándose la credibilidad de la gente.

 

Atraer la atención

 

En este punto, usted se estará preguntando “pero,
¿cómo hago para atraer la atención del público desde un principio?”

 

Existen distintas maneras, dependiendo del tema de la
presentación y del público asistente.

A continuación le presentamos las distintas opciones
para que su público lo “quiera” de entrada.

 

Humor

 

Lo primero es el humor.

El humor debe ser siempre alegre, positivo, pero no
muy deliberado y buscado a propósito aunque realmente no lo sienta. La gente
nota si una persona es espontánea o si está forzando ese estado de ánimo.

 

Por eso a veces es mejor una sola anécdota divertida
durante el discurso que muchos chistes preparados de antemano de los cuales
nadie se ríe. Si su fuerte no es el humor o usted no se considera gracioso
pruebe con otras tácticas.

 

En todo caso, pregúntese siempre primero:

¿Lo entenderán?

¿Les parecerá gracioso?

 

Si la respuesta es negativa, o no está seguro, mejor
pruebe con otra cosa.

 

Citas

 

Luego podría utilizar las citas de gente respetada en
el ambiente. Hay muchos libros y sitios de Internet con compilaciones de citas,
ordenadas por temas, que usted puede consultar.

 

O puede recurrir a discursos de políticos,
escritores, oradores reconocidos, periodistas especializados, pero siempre
teniendo en cuenta que es imprescindible que su público conozca y respete a la
persona que usted esté citando.

 

En este aspecto, debe tener lo siguiente: al citar a
alguien, usted está creando un clima favorable a usted y/o a sus objetivos con
la presentación, mediante la “transferencia” del prestigio de la persona citada
hacia usted y su presentación. De alguna manera, es como si implícitamente
estuviera diciendo “X está de acuerdo conmigo”.

 

De lo contrario, si la persona citada es un perfecto
desconocido para su audiencia, sólo cosechará indiferencia. O, peor aún, se
ganará la antipatía de todo el público, si nombra a alguien no querido por la
mayoría.

 

Preguntas

 

También es bueno comenzar haciendo preguntas al
público. De esta manera sabrán que usted está dispuesto a escucharlos y no se
parará frente a ellos sólo para recitar su presentación.

 

Pregunte cosas que sólo tengan respuestas afirmativas
o negativas (afirmativas, e lo posible, por ejemplo: ¿me escuchan todos bien?),
pero que sean razonables (¿les gusta el salón de conferencias? puede ser
pertinente pero no hay nada que pueda hacer si le responden que no).

 

Lo visual

 

Como dijimos desde un principio, lo esencial entra
por los ojos. Por eso la vestimenta juega un papel primordial en su
presentación.

 

Obviamente no va a ingresar con un pantalón corto y
una remera sin mangas, salvo que quiera causar la gracia del público presente.
Lo mejor suelen ser los trajes oscuros combinados con camisas claras (o
blanca), corbatas discretas (olvide los diseños de caricaturas y los colores
chillones) y medias lisas azul oscuro o negras (dependiendo del color del traje
y de los zapatos).

 

También es importante el calzado. Mucha gente juzga
al otro por lo que se pone en los pies, así que tenga la prudencia de tenerlos
bien lustrados (todo esto en el caso de los hombres, por supuesto).

 

En el caso de las mujeres, mientras más discretas
sean mejor. Un escote pronunciado o una pollera exageradamente corta no tendrán
la mejor aceptación por parte de las mujeres del público… y distraerán a la
audiencia masculina, que lo a que menos prestará atención es a su discurso
(salvo, claro, que esa sea su intención).

 

De todos modos, ya no se considera necesario vestirse
con un “traje para mujeres”, y algo clásico (saco o chaqueta y camisa, con
pantalón o pollera, por ejemplo) pero menos acartonado es adecuado. Trate de
que la ropa no sea muy llamativa –pero tampoco de colores muy apagados o
sombríos- y que combine con su color de pelo, ojos o piel.

Evite todo lo exagerado (como las joyas), lo muy
llamativo, y lo que le dificulte el libre movimiento durante la presentación o
que distraiga su atención (como prendas que tenga estar reacomodando en forma
constante, bufandas, etc.)

 

Y, en caso de dudas sobre el estilo a elegir,
pregunte a los organizadores cuál sería el más correcto (no quedaría muy bien
tampoco que usted vaya demasiado a contramano de la audiencia).

 

Anécdotas

 

Otra buena manera de causar buena impresión es contar
anécdotas personales, siempre que sean divertidas y que no las entienda usted
solo.

Tenga en cuenta que deben ser cortas y tiene que
estar muy convencido del momento justo para introducirlas… y de que no harán
que el público se quede preguntando “¿y con esto, qué?”

 

Estadísticas

 

Las estadísticas son buenas para reflejar algo en
forma contundente, por lo que debe buscar aquellas que sean realmente
impactantes, y referirse a ellas en forma directa y sin dudar (ni dejar lugar a
dudas).

Pero deben ser verificables y provenir de fuentes
confiables para todo el público. Además, deben ser breves y de comprensión
fácil, para no dar a lugar a malas interpretaciones o a malentendidos.

 

Por ejemplo: “Según XX, el 80% de los automovilistas
olvidan cambiar la correa de distribución a tiempo. En esta presentación,
aprenderá como formar parte del 20% que sabe evitar los problemas”.

 

Introducciones polémicas

 

 

 

Otras veces sirve ser “agresivo” al empezar una
presentación. Obviamente sin insultar ni increpar a nadie. Sólo afirmar algo de
manera violenta para que su público ponga atención en lo que usted va a decir y
recuerde su mensaje.

 

Por ejemplo: “Se dan cuenta de que la mayoría de los
vendedores no saben vender correctamente”… y, luego de una pequeña pausa, “al
menos, así lo creen los gerentes de comercialización”.

 

XIV.       HAZTE
AMIGO DEL PÚBLICO

 

Muchas veces es bueno advertirle al público cosas
simples como que sus preguntas no molestan ya que usted fue puesto en ese lugar
para contestarlas, que se diviertan en sus trabajos que no lo tomen como una
obligación a cumplir, y en el caso de sentirse disconformes con alguna tarea
que lo hagan saber, que está bien imitar a un compañero en su desempeño si
vemos que está actuando de una manera correcta que uno no tenía en cuenta, etc.

De esta forma usted podrá hacer que el público se
sienta relajado mientras les habla, y creará un clima propicio para la
participación de la audiencia.

 

¿De qué se trata esto?

 

Una vez que haya ganado atención del público y su
confianza, ya puede empezar a delinear su discurso.

 

Para comenzar, es muy útil aprovechar la introducción
para que audiencia sepa de qué tratará la presentación, ofreciéndoles una
imagen global, un mapa mental, de lo que usted va a decir.

El objetivo es que todos, tengan o no una opinión
formada sobre el tema, tengan una perspectiva clara del asunto a tratar y de la
finalidad de la presentación.

 

Una buena idea puede ser presentar pequeños
fragmentos del tema a tratar, y relacionarlos con algo que a la audiencia le
sea familiar y le importe, de manera de transformar la presentación en algo
relevante para ella.

 

También es conveniente, si se tiene una pizarra,
dibujar de antemano un diagrama con los puntos principales a tratar en la
charla e ir señalándolos a medida que avanza en su discurso. O bien puede hacer
una diapositiva en Power Point con una diapositiva con el mismo contenido.

 

En todos los casos, es esencial saber si su audiencia
está enterada del tema o sabe muy poco de lo que va a hablar. Ya que de eso
depende la información que usted les dará. A veces hay cosas obvias que es
mejor evitar, para no volver tediosa la charla.

 

Como regla general, a menor conocimiento del público
mayor detalle del “mapa”, pero sin que se transforme en un resumen de la
presentación.

 

¿Cómo decidir?

 

La decisión dependerá:

 

1- Del estado de ánimo que quiera crear: por ejemplo,
si quiere un público relajado y con mucha confianza en usted, no sería lo más
apropiado comenzar con una afirmación polémica o “agresiva”

2- De su audiencia. En este sentido, lo mejor es
estudiarla por anticipado, y tratar de deducir cuál sería el mejor enfoque.

 

Sobre todo, evite el mayor de los errores: suponer
que todos los públicos son iguales, y que lo que funcionó (o no) con uno
funcionará con todos.

 

 

 

Sin categoría

ACTIVIDADES DE INGLES PARA 10°

 MATERIAL DE TRABAJO PARA GRADO 10º

Read the passage and then answer the questions.

Despite the peace that temporarily reigned in Boston, the Sons of Liberty were continually trying to find ways to keep Parliament’ s power over them in check. Furthermore, the tax on tea became more and more irritating.

In 1773, Parliament authorized the Tea Act. Within the Tea Act, Parliament granted the East India company a monopoly (the only business in a specific trade or product) over the American tea trade. Although the monopoly decreased the price of tea, Americans realized that Parliament was only regulating American trade, and had the power to interfere in American business whenever it suited them. Public protest of the Tea Act grew quickly through the colonies. Fearing a revolt, several ships carrying tea destined for New York and Philadelphia returned to England without unloading tea.

On December 16, 1773, the Sons of Liberty, led by Samuel Adams, planned to show Parliament how they felt about the Tea Act. They boarded the British ship Dartmouth docked in Boston Harbor, dressed up as Indians, and dumped the entire load of tea into the water. This event came to be known as the Boston Tea Party.

 

The historical significance of the Boston Tea Party is recognized more in the British response than in the event itself. As a result of the Boston Tea Party, Parliament passed the following laws designed to punish the Americans.

1.) The Boston Harbor Bill - This bill closed the harbor to all commercial traffic until Americans paid for the tea they dumped.

2.) The Administration of Justice Act - This act required the extradition (transfer) of all royal officials charged with capital crimes in America to courts in Great Britain.

3.) Massachusetts Government Act - This act ended self-rule in the colonies and made all elected officers in America subject to British appointment.

4.) Quartering Act - This was simply a new version of the 1765 Quartering Act which required Americans to provide accomodations (housing , food, clothing etc.) to British soldiers if necessary.

5.) Quebec Act - This act extended the Canadian border (British territory) into the Ohio River Valley and eliminated lands that were claimed by Massachusetts, Virginia and Connecticut.

These acts were called the Intolerable Acts in America and resulted in the formation of the Continental Congress.

1.       Why did Americans oppose the Tea Act?

A.      It made tea more expensive.

B.      It made tea cheaper.

C.      It showed that parliament could interfere with American trade.

D.      The quality of tea had decreased

2. What is a monopoly?

A.      When all the tea is gone.

B.      When there is only one business is a specific trade.

C.      The Sons of Liberty.

D.      When all businesses fail.

3. What does “authorized” mean in the following sentence?  “In 1773, Parliament authorized the Tea Act”.

A.      Found an author for.

B.      Wrote.

C.      Passed or allowed.

D.      Defended.

4. In which of the following sentences is the word “authorized” used correctly?

A.      The league authorized several new rules for the upcoming season.

B.      Many writers authorized their books in the form of a journal.

C.      I authorized my little brother when he was picked on.

D.      The winter will be authorized soon.

5. Why did tea destined for New York and Philadelphia return to England?

A.      The tea tax was too high.

B.       People refused to drink the tea.

C.      A revolt was possible.

D.      The ports were closed.

6. Which of the following is NOT true?

A.      The Sons of Liberty dressed up as Indians and threw the entire load of tea aboard the Dartmouth into Boston Harbor.

B.      The Boston Tea Party resulted in the passage of the Intolerable Acts.

C.      The Intolerable Acts resulted in the formation of the Continental Congress.

D.      The Boston Tea Party was carried out to show the Americans how Parliament felt about the tea tax.

7.  Which of the following reflects the Quartering Act?

A.      This act closed Boston Harbor to all commerical traffic.

B.      This act required all royal officials charged with crimes in America to be judged for those crimes in Great Britain.

C.      This act required American citizens to open their homes to British soldiers.

D.      This act eliminated American land claims in the Ohio River Valley.

8. Which of the following reflects the Quebec Act?

 

A.      This act required all royal officials charged with crimes in America to be judged for those crimes in Great Britain.

B.      This act eliminated land claims of Virginia and Massachusetts in the Ohio River valley.

C.      This act required American citizens to open their homes to British soldiers.

D.      This act ended self-rule in the colonies and made all elected officers in America subject to British appointment.

9.What happened second?

A.      Congress authorized the Tea Act.

B.      The Intolerable Acts.

C.      The Boston Tea Party.

D.      The formation of the Continental Congress.

10. What happened third?

A.      Congress authorized the Tea Act.

B.      The Intolerable Acts.

C.      The Boston Tea Party.

D.      The formation of the Continental Congress

Envíe sus respuestas a carlosariasvillegas@yahoo.com.mx

 

 

Sin categoría

AULA-INVESTIGADORA

UNA INTERROGACIÓN VIVIENTE

Por Carlos E. Arias Villegas

baicheii@yahoo.com.mx

 

 

En un   ensayo de la psicóloga y profesora antioqueña,  Alba Lucía Sánchez Ospina, “¿Qué es investigar?”, además de situarnos conceptualmente en el proceso de la investigación, sus características y prerrequisitos, como la pregunta de investigación, la imaginación, la percepción, la simbolización, la experimentación, entre otros, tiene otro valor agregado: nos hace sentir y aceptar que el proceso de la investigación  es una actividad natural y propia de todos los seres vivos, especialmente de los humanos. Una verdad que hemos desaprendido por razones múltiples, entre las que cabe resaltar la escuela, el mito de los laboratorios, el miedo a lo desconocido y el complejo propio de sentirse parte de una nación tercermundista, como Colombia, la cual está en pañales en materia de ciencia y tecnología .

 

Ese complejo “tercermundista”   ha llevado a una irracional  aversión hacia la investigación como actividad propia y necesaria de todo ser humano, considerándola tarea de gente superdotada, y por lo tanto, ajena e imposible en el mundo de los “normales”. De ahí la resultante de  dos grandes bloques sociales: los consumidores y los productores de conocimientos. Los primeros son los que toman el conocimiento y lo repiten hasta convertirlo en dogma, manual y religión. Son expertos operarios del saber que han producido los “sabios”.

 

Los segundos, son los que no aceptan vivir en un mundo sin explicaciones y se lanzan a buscar las respuestas que no solamente  satisfacen sus deseos de saber, sino que les ayuda a entender, proponer y transformar situaciones del mundo físico, social, biológico, psíquico, etc.,  en que viven,  para procurar un mayor bienestar  y una mejor calidad de vida a la humanidad, como un todo. Muchos de estos son criticados, escarmentados y avergonzados por sus ideas, lo cual no ha sido obstáculo para que asumieran las cosas con corazón valeroso y dispuesto por la Verdad.

 

La expresión bíblica “la Verdad os hará libres”, tiene una profunda pertinencia en el tema de la investigación. Cuando el hombre racionaliza los mitos y entiende las causalidades y consecuencialidades de los fenómenos, así como el de su propio comportamiento,  se libera de toda superstición y trae una  nueva luz que amplía su conciencia y lo redime de la oscuridad en la que permaneció toda su vida anterior. La investigación entonces nos aproxima a verdades probabilísticas que nos dan mayor autonomía frente al mundo que nos toca vivir, dotándonos de mejores herramientas y referentes para abordarlo con éxito.

 

Dentro de toda investigación hay un momento que es definitivo: El Diagnóstico,  y del cual vengo a considerar  un aspecto que se me aparece nuevo, a pesar de haberlo escuchado antes: “La investigación no es un proceso solitario”. Si asumimos la investigación como un proceso humanizante donde  buscamos explicaciones que nos lleven a trascender realidades problémicas, vemos que tanto el objeto como los sujetos de investigación son co-investigadores que hacen equipo con nosotros en la explicación del mundo, de igual manera son parte del mismo, el entorno cultural, el aspecto socio-ambiental y natural, la conciencia colectiva…Los anteriores, son agentes activos y determinantes, que deben ser oídos y valorados como portadores de una “parte de la verdad”, la cual está diseminada en cada corpúsculo de esa realidad que nos hemos propuesto conocer.

 

De lo antepuesto se colige que,  aprendemos con los otros, aprendemos de los otros, para entendernos y entender a los otros, todo este proceso en forma colectiva, como ejemplo de ello podemos citar el diagnóstico participativo. En la medida en que este se elabora, cada cómplice se va haciendo consciente de algunas dimensiones de su realidad que nunca antes había considerado. De igual manera va a aportar elementos para la comunidad, que sólo existían en su subjetividad. Todos aprendiendo de todos, sumando sus puntos de vista en un diagnóstico que recoge su visión de las cosas y las prioridades que se debe acometer primero.

 

¿Sobre qué investigar? Hay tantos temas como preguntas sin respuesta haya en la mente de los sinceros buscadores. Uno de esos temas puede ser  la Vida Cotidiana. ¿Cuántas veces hacemos las cosas de la misma manera sin detenernos a reflexionar por qué hacemos lo que hacemos? ¿Hay otra manera de hacerlo? ¿Se puede dejar de hacer? ¿Tiene algún valor fundamental para mí o los demás las cosas que hago? ¿Por qué estoy viviendo el tipo de vida que llevo? Puedo cambiar este actual estado de cosas? ¿De quién depende que lleve la clase de vida que llevo? (…). Si buscamos respuestas, de manera sistemática y con un método confiable, a estas preguntas, encontraremos verdades que nos harán romper la rutina, ser conscientes de lo que  hacemos, dejaremos  de ser esclavos de las dictaduras inconscientes de la cultura, la familia, la moda, la norma…Empezaremos realmente a vivir Nuestra Propia Vida.

 

Toda explicación que satisfaga los rigores de una búsqueda sistemática, se le considera teoría científica. Así que los resultados de nuestra indagación en la vida cotidiana, por ejemplo, son aportes que podemos hacer al cuerpo de teorías de la ciencia. Debemos ir cambiando ese rol anti sostenible de meros consumidores de  información y bienes de la cultura, por el de productores  de saberes. Tenemos el compromiso de aportar nuestra parte de explicación  del mundo, por lo menos, la parte inmediata de nuestra propia vida, nuestras apetencias, propensiones, dudas, etc., que iluminen nuestra diario vivir y nos permitan Ser de verdad con nosotros mismos, con los demás y con el entorno.

 

El hombre o la mujer que se niega a investigar los misterios que le inquietan y atormentan en su alma, sencillamente se niega a sí mismo. Se coarta la apropiación de una parte fundamental de su ser. Reduce  su círculo de conciencia en los estrechos límites del conocimiento de tercera mano y vive bajo la agonía de la duda existencial del por qué y cómo de  las cosas, del para qué de la vida que lleva…el hombre y la mujer, en síntesis, debe ser una permanente, dinámica y trascendental INTERROGACIÓN VIVIENTE.

 

 

Sin categoría

INVESTIGACIONES DE LOS MUCHACHOS DE ESCUELA VIVA

COMO LA IDEA ES SOCIALIZAR LOS RESULTADOS DE LAS INVESTIGACIONES DE LOS MUCHACHOS DE ESCUELA VIVA.

 He aqui un breve resumen de uno de estos trabajos:

INVESTIGACION SOBRE LA INFLUENCIA ENTRE EL MALTRATO INFANTIL Y EL RENDIMIENTO ACADEMICO

EN ESTUDIANTES DE SECUNDARIA DEL PROGRAMA ESCUELA VIVA

    

 TRABAJO REALIZADO POR:

HERNÁN GUSTAVO NOBLES HOYOS, DEIMER  EMIRO CÁRDENAS NIETO, ELKIN DARÍO PADILLA REYES y EINER DAVID MEJÍA LÓPEZ

Grado 11

Montelibano-2008

 

 

 

RESUMEN

En la presente investigación  se pretende demostrar que el maltrato infantil influye en la vida escolar de los niños y jóvenes, esta investigación fue llevada a cabo en el grado 6º de la Institución Educativa San Bernardo, Sección Escuela Viva, durante los años 2008 y 2009.

Como punto de referencia se tuvo en cuenta el salón de los estudiantes de dicho grado que son afectados por el maltrato infantil, se hizo un análisis descriptivo-explicativo para así establecer si el maltrato es el causante de las bajas notas académicas, se atendió  aspectos como violencia y maltrato familiar.

 

 

 

CONFRONTACIÓN DE HIPOTESIS.

I.        El maltrato infantil físico y psicológico afecta negativamente la educación de los niños y jóvenes bajando sus notas académicas.

 

La anterior hipótesis si se cumple parcialmente, vemos  que un 62.5% de los estudiantes sufren maltrato infantil, según los resultados obtenidos el maltrato físico y psicológico lleva a los estudiantes a una depresión ocasionando el bajo rendimiento académico y disciplinario en el colegio. Sin embargo, se da que un 37.5% no recibe maltrato o no se deja afectar (visiblemente) por el maltrato.

 

II.        El  maltrato infantil físico y psicológico interviene en el cambio de comportamiento de los niños y jóvenes en el aula de clase con sus compañeros de clase.

La anterior hipótesis si se cumple parcialmente puesto que un 20% de los alumnos tienden a tener cambios en su comportamiento,  los estudiantes al sufrir maltrato físico o psicológico en su hogar tienden a desquitarse o a tener el mismo comportamiento de sus padres y aplicarlo en el aula de clase como una respuesta psicológica de su pensamiento, algunas veces este es todo lo contrario tienden a deprimirse.

III.        El maltrato infantil y psicológico interviene en el cambio de comportamiento de los estudiantes en el aula de clase con sus compañeros de estudio.

 

 

 

 

La anterior hipótesis si se cumple por que los estudiantes al ser víctimas directas o indirectas del maltrato físico y psicológico en su hogar se deprimen, es decir, esto afecta en su autoestima llevando al estudiante a un estado de soledad y remordimiento, esto se presenta en un 20% pero incluyendo todas actitudes debido a que un 17.5% son deprimidos, un 20% son callados y un 22.5% lloran en el aula de clase.

 

IV.        el maltrato físico y psicológico interviene en el rendimiento académico de los estudiantes.

la anterior hipótesis también tiene validez puesto que los estudiantes al sufrir o presenciar maltrato infantil en su hogar tienden a bajar su autoestima o a tener un cambio de comportamiento con sus compañeros lo cual lo conlleva a bajar sus notas notablemente, al punto de que los estudiantes obtengan las notas en aceptable que es la mínima nota exigida por los colegios durante el transcurso del año de estudio.

V.        los estudiantes que van mal o bien académicamente no han sido maltratados por sus padres.

Según los resultados obtenidos por la encuesta aplicada a los estudiantes del grado 6º de la I.E. San Bernardo sección Escuela Viva poco mas de un 60% de dichos estudiantes presentan maltrato infantil en su hogar, y según los resultados del diario de campo donde el promedio de todos los estudiantes encuestados es de una aceptable durante el año esto lleva a pensar al grupo investigativo que el maltrato afecta en gran parte en el rendimiento académico de los estudiantes.

 

CONCLUSIONES:

COMPARACION DEL MALTRATO INFANTIL Y EL RENDIMIENTO ACADEMICO.

 

 

Según los resultados de las encuestas un 62.5% de los estudiantes ven como se presenta el maltrato físico en su casa y de estos un 45% lo sufren, o sea,  estos son maltratados físicamente por parte de sus padres o familiares cercanos, de este porcentaje de estudiantes, un 37.5% se ven afectados en el colegio por estos maltratos y no están rindiendo académica ni disciplinariamente, de este 37.5% tan solo el 5% ha querido denunciar este maltrato, pero hay algo peor, ninguno de los estudiantes ha recibido ayuda  o charlas psicológicas por parte de la institución u otros programas de educación

Según los resultados arrojados por el diario de campo de el rendimiento académico y los resultados de las encuestas aplicadas a los estudiantes se puede decir que el maltrato infantil si interviene en gran parte al rendimiento académico y disciplinario de los estudiantes del grado sexto de la Institución Educativa San Bernardo sección Escuela Viva,  ya que el maltrato en los hogares conlleva a los estudiantes a tener una autoestima  muy baja la cual afecta a los alumnos en sus estudios.

El maltrato infantil como es de saber no siempre se presenta por medio de golpes ni de regaños por parte de los padres, también se puede presentar como desatención y abandono de los mismos, es decir cuando un estudiante se siente rechazado por sus padre o parientes más cercanos tiende a deprimirse y a ser más vulnerable en la escuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin categoría
chatroulette chatrandom

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda