lig tv izle
justin tv

Arturo Crosby - Forum Natura

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

medio ambiente

TURISMO DE AVENTURA ES COMPRADO, POR EL CONVENCIONAL

¿Comprará también, turismo rural y naturaleza?

 

Aunque a primera vista, suene un poco inaudito, hace días, publicamos la noticia de la creación de una empresa entre el gran operador alemán TUI e Intrepid Travel, un grupo de turoperadores de turismo de aventura, que esperan conseguir casi 12 millones de euros, anuales, durante los 3 primeros años.

 

Es más que evidente, que si una empresa como TUI, se interesa por la aventura, no es precisamente, por aventurarse y probar, sino porque tiene datos y predicciones, que le auguran, esa cifra de negocios.

 

También, creo que como he repetido en varias ocasiones, la demanda turística y en especial de los mercados maduros, es muy dinámica y heterogénea y cada vez, rompe los clichés establecidos, como la de los turistas convencionales, que muchos todavía, piensan que se conforman con los clásicos paquetes turísticos, de sol y playa.

 

No hace mucho, también comentábamos, como ya, un porcentaje de clientela de destinos de playa, quería también aventura y aunque ésta, pueda considerarse light, es aventura y genera un importante negocio.

 

Esta tendencia, nos alerta, de que es fácil, pensar en más cambios, en el comportamiento de la demanda y por tanto, que muchos destinos turísticos convencionales, ya deben estar pensando en cómo incorporar nuevas ofertas para sus visitantes actúales y potenciales, especialmente si trabajan con operadores como TUI.

¿Pero y que pasa con el turismo rural o el ecoturismo?

El juego de escenarios, siempre es útil, pero el problema es el desconocimiento de las probabilidades para que ocurra una u otra hipótesis y más cuando hay demasiadas variables, tan cambiantes.

 

Lo que parece o aparenta, es que es más fácil y mas negocio, incorporar la aventura que lo rural, a la oferta turística convencional. Al menos por ahora. ¿Mañana, no lo sé?

Es un hecho, que ya habido iniciativas de implantar núcleos de turismo rural, pensado para una demanda de turismo convencional, como en España (eso si, cambiando la denominación y especialmente la estética) y ha habido proyectos denominados ecoturísticos, que también llevaban esa tendencia “mega”, como en Suramérica.

 

Porque tengan en cuenta, que la atomización de los negocios turísticos rurales, unido a la ausencia de destinos, dificulta mucho mas su competitividad, versus el turismo de sol y playa, por ejemplo.

 

Sería interesante pensar en la sinergia entre destinos convencionales y ofertas turísticas, localizadas en las áreas rurales, tanto en el hinterland de esos destinos, como en un posible radio de 100 km, ya sea como animación turística o incluso incorporando alojamientos rurales.

 

En el tema de naturaleza, como elemento de la animación turística (no hotelera, sino territorial) es un hecho, que de alguna forma, como en la aventura, ya sea ha comenzado, incorporándola y adaptándola a las expectativas de la demanda.

Pero acuérdense que ésta cambia y cada vez, sus expectativas serán más exigentes, en especial en la calidad de la oferta y el servicio, tema que todavía no está ocurriendo, pero sin duda estos nuevos consumidores, lo pedirán.

 

Como ven, aunque el medio rural se mueve lentamente, el turismo corre mucho, aunque viva en ese espacio rural.

 

Un cordial saludo

 

http://www.forumnatura.org/blog_proc.asp?ID=888

 

 

Viajes, medio ambiente, turismo

TURISMO Y BIODIVERSIDAD DEL 2010 AL 3010

Mucho más que un día, aunque sea el día mundial del turismo del 2010

No nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad)

Siempre se dice que el turismo es la industria sin chimeneas y se sobreentiende, que por tanto no contamina o no impacta en el medio ambiente/natural, pero esa percepción, no es correcta.
El turismo, como cualquier actividad humana impacta en el entorno y esto es algo inevitable, pero minimizable. Si le diésemos unos toques más novelescos, respondan a una pregunta fácil: ¿estamos conformes, con el legado, que nos han dejado nuestros ancestros? Es decir con lo que actualmente tenemos Y ¿estarán conformes nuestros descendientes, con lo que les donemos?
Creo, que si fuésemos conscientes de lo que implican estas preguntas, romperíamos con el esquema conceptual, que todavía está inserto en nuestra sociedad: “quien contamina paga”, porque en definitiva, esto, permite contaminar y dejar dicha huella, si se tiene la capacidad de pagar o también, ahora de “compensar”. Podrá ser una formula de equilibrar el daño ambiental, en un concepto muy global, pero sin duda, nuestros descendientes, nos lo reclamaran.
Cuando se trabaja en turismo y se menciona la importancia de la Naturaleza, Biodiversidad, Ecosistema, etc…se suele confundir mucho la estética o percepción, de estos términos y de sus significados, con lo que en realidad son e implican.
Un ecosistema con una gran biodiversidad, es decir con un grado de madurez importante, no tiene porque ser, necesariamente “bonito”, ni siquiera turísticamente atractivo. Pero por otra parte ese mismo ecosistema, cuando tiene una buena salud, se traduce, en diferentes manifestaciones, una de las cuales puede ser precisamente una percepción muy positiva, por parte de los visitantes, lo que se traduce en satisfacción de la visita.
La biodiversidad, es una forma de medir la salud de nuestro entorno y por tanto aquel turismo que se base o dependa de su entorno natural (es decir, casi toda la actividad turística), precisa un medio ambiente saludable.
Pero permítanme, refrescar estos términos para evitar malas interpretaciones, como las que suelen leerse. La Biodiversidad, es la variedad de especies presentes en un ecosistema determinado y sus caracteres genéticos, o bien “todas las especies de plantas y animales, su material genético y los ecosistemas, de los son parte”. (Panel IPCC) (archive.idrc.ca/library/document/102282/glosario.html)
Y entiendan que el Ecosistema, es un complejo dinámico de comunidades de organismos y su medio físico, interactuando como una unidad funcional, en un espacio determinado; conjunto de organismos y su ambiente, cada uno de los cuales influye sobre las propiedades del otro desarrollándose una estabilidad funcional. www.geocities.com/rmjmfpds/glosario.htm. (http://www.forumnatura.org/diccionario.asp)
Cualquier apellido, que le quieran añadir es totalmente innecesario y contraproducente.
Y tengan en cuenta que la actividad turística, como humana, que es, se desarrolla en un ecosistema y por tanto interacciona en el y con todos sus componentes, afectando a la salud del mismo y en definitiva a la biodiversidad.
El problema real, no es el impacto per se, sino la intensidad del mismo, que puede ocasionar cambios cruciales en el ecosistema, que no pueda asimilar o tolerar y conducirlo a situaciones irreversibles, que nuestros descendientes deberán sufrir.
Por tanto, no nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad), sino más bien que este día, sea el comienzo de un periodo de reflexión, cambio y acción, para que tengamos lo que queramos y podamos legarlo.
Un cordial saludo
Arturo Crosby

Mucho más que un día, aunque sea el día mundial del turismo del 2010

Compartir
Imprimir
No nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad)  

Siempre se dice que el turismo es la industria sin chimeneas y se sobreentiende, que por tanto no contamina o no impacta en el medio ambiente/natural, pero esa percepción, no es correcta.

El turismo, como cualquier actividad humana impacta en el entorno y esto es algo inevitable, pero minimizable. Si le diésemos unos toques más novelescos, respondan a una pregunta fácil: ¿estamos conformes, con el legado, que nos han dejado nuestros ancestros? Es decir con lo que actualmente tenemos Y ¿estarán conformes nuestros descendientes, con lo que les donemos?

Creo, que si fuésemos conscientes de lo que implican estas preguntas, romperíamos con el esquema conceptual, que todavía está inserto en nuestra sociedad: “quien contamina paga”, porque en definitiva, esto, permite contaminar y dejar dicha huella, si se tiene la capacidad de pagar o también, ahora de “compensar”. Podrá ser una formula de equilibrar el daño ambiental, en un concepto muy global, pero sin duda, nuestros descendientes, nos lo reclamaran.

Cuando se trabaja en turismo y se menciona la importancia de la Naturaleza, Biodiversidad, Ecosistema, etc…se suele confundir mucho la estética o percepción, de estos términos y de sus significados, con lo que en realidad son e implican.

Un ecosistema con una gran biodiversidad, es decir con un grado de madurez importante, no tiene porque ser, necesariamente  bonito”, ni siquiera turísticamente atractivo. Pero por otra parte ese mismo ecosistema, cuando tiene una buena salud, se traduce, en diferentes manifestaciones, una de las cuales puede ser precisamente una percepción muy positiva, por parte de los visitantes, lo que se traduce en satisfacción de la visita.

La biodiversidad, es una forma de medir la salud de nuestro entorno y por tanto aquel turismo que se base o dependa de su entorno natural (es decir, casi toda la actividad turística), precisa un medio ambiente saludable.

Pero permítanme, refrescar estos términos para evitar malas interpretaciones, como las que suelen leerse. La Biodiversidad, es la variedad de especies presentes en un ecosistema determinado y sus caracteres genéticos, o bien “todas las especies de plantas y animales, su material genético y los ecosistemas, de los son parte”. (Panel IPCC) (archive.idrc.ca/library/document/102282/glosario.html)

Y entiendan que el Ecosistema, es un complejo dinámico de comunidades de organismos y su medio físico, interactuando como una unidad funcional, en un espacio determinado; conjunto de organismos y su ambiente, cada uno de los cuales influye sobre las propiedades del otro desarrollándose una estabilidad funcional. www.geocities.com/rmjmfpds/glosario.htm. (http://www.forumnatura.org/diccionario.asp)

Cualquier apellido, que le quieran añadir es totalmente innecesario y contraproducente.

Y tengan en cuenta que la actividad turística, como humana, que es, se desarrolla en un ecosistema y por tanto interacciona en el y con todos sus componentes, afectando a la salud del mismo y en definitiva  a la biodiversidad.

El problema real, no es el impacto per se, sino la intensidad del mismo, que puede ocasionar cambios cruciales en el ecosistema, que no pueda asimilar o tolerar y conducirlo a situaciones irreversibles, que nuestros descendientes deberán sufrir.

Por tanto, no nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad), sino más bien que este día, sea el comienzo de un periodo de reflexión, cambio y acción, para que tengamos lo que queramos y podamos legarlo.

Un cordial saludo

Arturo Crosby

Mucho más que un día, aunque sea el día mundial del turismo del 2010

Compartir
Imprimir
No nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad)
 

Siempre se dice que el turismo es la industria sin chimeneas y se sobreentiende, que por tanto no contamina o no impacta en el medio ambiente/natural, pero esa percepción, no es correcta.

El turismo, como cualquier actividad humana impacta en el entorno y esto es algo inevitable, pero minimizable. Si le diésemos unos toques más novelescos, respondan a una pregunta fácil: ¿estamos conformes, con el legado, que nos han dejado nuestros ancestros? Es decir con lo que actualmente tenemos Y ¿estarán conformes nuestros descendientes, con lo que les donemos?

Creo, que si fuésemos conscientes de lo que implican estas preguntas, romperíamos con el esquema conceptual, que todavía está inserto en nuestra sociedad: “quien contamina paga”, porque en definitiva, esto, permite contaminar y dejar dicha huella, si se tiene la capacidad de pagar o también, ahora de “compensar”. Podrá ser una formula de equilibrar el daño ambiental, en un concepto muy global, pero sin duda, nuestros descendientes, nos lo reclamaran.

Cuando se trabaja en turismo y se menciona la importancia de la Naturaleza, Biodiversidad, Ecosistema, etc…se suele confundir mucho la estética o percepción, de estos términos y de sus significados, con lo que en realidad son e implican.

Un ecosistema con una gran biodiversidad, es decir con un grado de madurez importante, no tiene porque ser, necesariamente  bonito”, ni siquiera turísticamente atractivo. Pero por otra parte ese mismo ecosistema, cuando tiene una buena salud, se traduce, en diferentes manifestaciones, una de las cuales puede ser precisamente una percepción muy positiva, por parte de los visitantes, lo que se traduce en satisfacción de la visita.

La biodiversidad, es una forma de medir la salud de nuestro entorno y por tanto aquel turismo que se base o dependa de su entorno natural (es decir, casi toda la actividad turística), precisa un medio ambiente saludable.

Pero permítanme, refrescar estos términos para evitar malas interpretaciones, como las que suelen leerse. La Biodiversidad, es la variedad de especies presentes en un ecosistema determinado y sus caracteres genéticos, o bien “todas las especies de plantas y animales, su material genético y los ecosistemas, de los son parte”. (Panel IPCC) (archive.idrc.ca/library/document/102282/glosario.html)

Y entiendan que el Ecosistema, es un complejo dinámico de comunidades de organismos y su medio físico, interactuando como una unidad funcional, en un espacio determinado; conjunto de organismos y su ambiente, cada uno de los cuales influye sobre las propiedades del otro desarrollándose una estabilidad funcional. www.geocities.com/rmjmfpds/glosario.htm. (http://www.forumnatura.org/diccionario.asp)

Cualquier apellido, que le quieran añadir es totalmente innecesario y contraproducente.

Y tengan en cuenta que la actividad turística, como humana, que es, se desarrolla en un ecosistema y por tanto interacciona en el y con todos sus componentes, afectando a la salud del mismo y en definitiva  a la biodiversidad.

El problema real, no es el impacto per se, sino la intensidad del mismo, que puede ocasionar cambios cruciales en el ecosistema, que no pueda asimilar o tolerar y conducirlo a situaciones irreversibles, que nuestros descendientes deberán sufrir.

Por tanto, no nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad), sino más bien que este día, sea el comienzo de un periodo de reflexión, cambio y acción, para que tengamos lo que queramos y podamos legarlo.

Un cordial saludo

Arturo Crosby

Mucho más que un día, aunque sea el día mundial del turismo del 2010

Compartir
Imprimir
No nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad)
 

Siempre se dice que el turismo es la industria sin chimeneas y se sobreentiende, que por tanto no contamina o no impacta en el medio ambiente/natural, pero esa percepción, no es correcta.

El turismo, como cualquier actividad humana impacta en el entorno y esto es algo inevitable, pero minimizable. Si le diésemos unos toques más novelescos, respondan a una pregunta fácil: ¿estamos conformes, con el legado, que nos han dejado nuestros ancestros? Es decir con lo que actualmente tenemos Y ¿estarán conformes nuestros descendientes, con lo que les donemos?

Creo, que si fuésemos conscientes de lo que implican estas preguntas, romperíamos con el esquema conceptual, que todavía está inserto en nuestra sociedad: “quien contamina paga”, porque en definitiva, esto, permite contaminar y dejar dicha huella, si se tiene la capacidad de pagar o también, ahora de “compensar”. Podrá ser una formula de equilibrar el daño ambiental, en un concepto muy global, pero sin duda, nuestros descendientes, nos lo reclamaran.

Cuando se trabaja en turismo y se menciona la importancia de la Naturaleza, Biodiversidad, Ecosistema, etc…se suele confundir mucho la estética o percepción, de estos términos y de sus significados, con lo que en realidad son e implican.

Un ecosistema con una gran biodiversidad, es decir con un grado de madurez importante, no tiene porque ser, necesariamente  bonito”, ni siquiera turísticamente atractivo. Pero por otra parte ese mismo ecosistema, cuando tiene una buena salud, se traduce, en diferentes manifestaciones, una de las cuales puede ser precisamente una percepción muy positiva, por parte de los visitantes, lo que se traduce en satisfacción de la visita.

La biodiversidad, es una forma de medir la salud de nuestro entorno y por tanto aquel turismo que se base o dependa de su entorno natural (es decir, casi toda la actividad turística), precisa un medio ambiente saludable.

Pero permítanme, refrescar estos términos para evitar malas interpretaciones, como las que suelen leerse. La Biodiversidad, es la variedad de especies presentes en un ecosistema determinado y sus caracteres genéticos, o bien “todas las especies de plantas y animales, su material genético y los ecosistemas, de los son parte”. (Panel IPCC) (archive.idrc.ca/library/document/102282/glosario.html)

Y entiendan que el Ecosistema, es un complejo dinámico de comunidades de organismos y su medio físico, interactuando como una unidad funcional, en un espacio determinado; conjunto de organismos y su ambiente, cada uno de los cuales influye sobre las propiedades del otro desarrollándose una estabilidad funcional. www.geocities.com/rmjmfpds/glosario.htm. (http://www.forumnatura.org/diccionario.asp)

Cualquier apellido, que le quieran añadir es totalmente innecesario y contraproducente.

Y tengan en cuenta que la actividad turística, como humana, que es, se desarrolla en un ecosistema y por tanto interacciona en el y con todos sus componentes, afectando a la salud del mismo y en definitiva  a la biodiversidad.

El problema real, no es el impacto per se, sino la intensidad del mismo, que puede ocasionar cambios cruciales en el ecosistema, que no pueda asimilar o tolerar y conducirlo a situaciones irreversibles, que nuestros descendientes deberán sufrir.

Por tanto, no nos conformemos con Un Día, aunque sea el del turismo o un año (el de la biodiversidad), sino más bien que este día, sea el comienzo de un periodo de reflexión, cambio y acción, para que tengamos lo que queramos y podamos legarlo.

Un cordial saludo

Arturo Crosby

medio ambiente, turismo

CUANDO EL TURISMO RURAL ACIERTA

Quizás, las exigencias o expectativas creadas por el turismo, como factor productivo de un territorio objetivo, han sido y están siendo en regiones en desarrollo, muy altas y por tanto, difíciles de alcanzar, lo que conlleva  una frustración, por parte de los actores implicados.

Se le ha pedido mucho al turismo, confiando excesivamente en su posibilidad de cambio sustancial en la economía, en el medio ambiente/medio natural, patrimonio cultural,…lo que implica más tiempo del previsto, cuestión, que no solo no favorece  la visualización de los resultados, sino que además crea incredulidad y pesimismo.

Pero recordemos, que el turismo rural, es ”turismo” y aunque parezca obvio, no lo es. Basta con analizar numerosos proyectos, especialmente en países en desarrollo o digamos en países con menos desarrollo económico y con estructuras sociales y políticas más vulnerables y menos implementadas, en las que los proyectos turísticos rurales han sido planteados como estrategia ambiental, social, cultural, etc…evitando la connotación de negocio del mismo. Es evidente, entonces, que no podrá dar resultados o aquellos resultados esperados, por parte de los actores.

Pero cuando el planteamiento, se enfoca con criterios de mercado, sin necesidad de inventar lo ya inventado, es decir el turismo, lo cierto es que funciona.

Si existe, una cierta potencialidad, pero más aun, si hay capacidad de gestión y si se plantea un desarrollo sostenible, es decir que perdure en el tiempo, pero buscando competitividad, lo más probable, es que el proyecto tenga éxito.

Pero dejemos de escribir la carta a los “Reyes Magos” o creer en la “barita mágica”, para ser realistas, que no pesimistas y esperar del turismo, lo que pueda ofrecer.

En el caso del Sur de Europa, y en concreto de España, sin duda el turismo rural, ha conseguido (ha contribuido) no solo frenar la migración rural hacia los núcleos urbanos, desarrollar una nueva economía verde, con un incremento relativo de empleo local, sino además  dinamizar nuevas infraestructuras y equipamientos públicos de diversa índole, de los que la población local se beneficia, también.

Y esto es algo a tener en cuenta en países de Iberoamérica, en los que está surgiendo con bastante fuerza y con mucho ruido de fondo, que aunque confunde, lo cierto, es que cada vez tiene más peso especifico (véase ahora el caso de Nicaragua, donde ya es una línea estratégica en el país).

Pero, la ausencia de fondos económicos públicos, a diferencia del contexto europeo, obliga a que las micropymes, tengan un pensamiento más claro en la búsqueda de negocio, aunque les falte una necesaria gestión del conocimiento e información, que sin duda se irá resolviendo, gracias a las nuevas TICs.

Seguiremos hablando del tema y verán que el realismo, es también optimismo, porque nos ayuda a visualizar el horizonte, con menos confusión.

Un cordial saludo y espero sus comentarios

Viajes, medio ambiente, turismo

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda