lig tv izle
justin tv

Arturo Crosby - Forum Natura

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

Archivo de Julio, 2012

El turismo, producto emocional. Crear y ofrecer emociones, que todos necesitamos.



Hablamos de crear y ofrecer las emociones, que todos necesitamos

Tanto la oferta como la demanda se benefician de una componente emocional, que está pasando de ser importante a imprescindible y no tiene relación alguna con el precio, ni es un coste añadido. Quizás pueda ser una inversión, en el supuesto que haya que invertir para conseguirla.

Recientemente leí, en un informe de turismo europeo, que es ya un producto de consumo, que al ser o formar parte de una emoción, no es sustituible y que por tanto es de lo que menos se prescinde incluso en tiempos de crisis económica, como la actual.

Es un hecho que en el marketing cada vez mas, se usa la parte emocional, lo que se puede denominar como marketing emocional, de experiencias,….y sin embargo siendo el turismo un producto con una componente emocional, elevadísima (me atrevería afirmar que mas de un 90%), no se aplica esta herramienta que está al alcance de los profesionales y se sigue usando el marketing convencional, caduco, con todo mi respeto.

Pero claro, no pretendan obtener resultados diferentes, si siguen haciendo y trabajando de la misma manera. Es francamente imposible.

Pero si además, lo enfocamos al turismo rural o de naturaleza, aventura e incluso al cultural, esto se puede apreciar mucho mejor.

Lo que realmente adquiere y por tanto s e lleva a su casa el turista-consumidor, es la experiencia, que bien se le ha ofrecido, bien la ha adquirido por su propia cuenta, sin control alguno, por parte de los prestadores de servicios, como ocurre en la mayoría de los casos, lamentablemente.

Un viajero se motiva bien por conceptos como la Naturaleza, la Ruralidad, Tranquilidad, la Cultura en sus diferentes expresiones, incluyendo la gastronomía,…bien porque quiere hacer algo, ya sea una actividad deportiva, contemplación, soltar adrenalina, tomar el sol, mejorar su salud o tener tiempo y espacio. Todo esto son emociones, que a su vez, generan expectativas, que la oferta debe saber crearlas, ofrecerlas y también, evidentemente cumplirlas.

Tanto las motivaciones, como las expectativas creadas, deberían jerarquizarse y construir un diseño de oferta, en función de éstas y consecuentemente de los diferentes segmentos y nichos de mercado a los cuales nos queramos dirigir.

Por tanto una misma oferta turística, puede crear diferentes productos y experiencias, porque cada segmento, tendrá su motivación principal, pero también sus motivaciones secundarias, que hay que cumplirlas, aunque a veces parezcan contradictorias.

Puede que así, se comprenda también, la priorización de las inversiones económicas, que muchas veces se confunden por no tener claro esta jerarquía de valores y quizás se invierte en elementos, equipamientos y herramientas de promoción, que no responden al publico objetivo o target y consecuentemente no se producirá la satisfacción del mismo, creando una brecha clave, en la consecución del éxito.

Pero permítanme poner un ejemplo. Si Vd. Cree, porque así lo atestigua su website o folleto promocional o incluso a veces su facebook, que podrá atraer o captar la atención de turistas para que compren una estancia, en su alojamiento, anunciándolo expresamente, tenga en cuenta que esta confundido y toda la inversión que haga en esa direccion será un gasto, y poco rentable.

Cuando se hace promoción, cuando se trata de vender, es necesario tener muy claro la jerarquía de motivaciones y colocar en una especie de pirámide, como la de Maslow, el orden de estas, para así poder definir bien nuestras experiencias y productos y consecuentemente nuestra promoción.

Incluso con precios bajos o formulas de financiación creativas, se puede competir seleccionado elementos diferenciadores y captar demanda con dudas de comprar, si identificamos bien su motivación y expectativas.

Es fácil darse cuenta, que pocas personas, estarán motivadas principalmente (Motivación principal) por ir a dormir o a estar en el hotel XX, salvo que sean alojamientos excepcionales, únicos, …Imagínense, un hotel o alojamiento excepcional YY, en medio de un entorno anodino, sin mayores atractivos turísticos: ¿Cuántas noches estarían refugiados en dicho alojamiento? La respuesta, implica el grado de aceptación y se relaciona, por tanto con el nivel de gasto y la fidelizacion.

Pero piensen, también, en aquellos que les gustarían interpretar el papel de Indiana Jones, Bogart,… en un escenario propicio, como el que Vds. tienen a mano. Es cuestión de saber hacer.

Hablamos de crear y ofrecer emociones, que todos necesitamos. Es esencial en el turismo.

Un cordial saludo

Arturo Crosby

Sin categoría

El turismo es un servicio ambiental, que valoriza el medio natural y rural


La Naturaleza y el medio natural, no se sabe valorar.

Antes de todo quería recordar o enfatizar, mas bien, que el turismo, no es solo hostelería (alojamiento y restauración), sino un conjunto de elementos y factores, que hacen que una visita se transforme en unos beneficios económicos, sociales y ambientales, para la población o comunidad anfitriona, generando así el esperado desarrollo sostenible y no solo el crecimiento económico y atomizado de algunas empresas turísticas.

Habiendo hecho esta aclaración, será mas fácil comprender que esta actividad productiva (que debe serlo, si estamos hablando de turismo y no de otro tipo de actividades), puede otorgar un valor al entorno natural, ya que se beneficia directa e indirectamente del mismo.

La Naturaleza produce un servicio ambiental muy relevante, para el turismo, ya que unida a otros valores rurales y culturales, crean una serie de atractivos, capaces de captar las motivaciones de los viajeros y puede conformar los elementos clave y diferenciadores de un destino.

El turismo, es un servicio público, por el que un bien público, como es la Naturaleza y el Medio Rural, es ofrecido y consumido por un importante porcentaje de la sociedad. El problema es que no se sabe o no se quiere evaluar y se le baja su categoría en la jerarquización de importancia o tal vez, porque al no haberse planificado, no acomete su función de uso público y servicio ambiental, para la demanda turística y por ende para el conjunto de la sociedad.

Ahora que es verano, en nuestra latitud, como todos los años, los medios de comunicación, nos informan de los incendios forestales en diferentes zonas rurales y naturales y sus consecuentes impactos negativos económicos (éstos mas bien se miden en función de la perdida de propiedades edificadas o “antro-productivas”, donde la naturaleza, no se cuantifica, apenas. Y si no, analicen las pocas sentencias condenatorias que ha habido.

Hoy escucho que el problema radica en la poca o nula rentabilidad de los bosques, por lo que se abandonan y al regenerarse su sotobosque, se facilita su quema. Lo cierto es que la mayoría de los incendios son intencionados o por negligencias y otro porcentaje mínimo, por causas naturales.

Yo creo mas bien, que la Naturaleza y el medio natural, per se, no se sabe valorar ya que el “Turismo”, debería jugar un papel mucho mas activo, como herramienta de valoración.

Ahora bien si como he repetido muchas veces, la ocupación promedio del turismo rural es del 25 % anual, creo que estos datos no son la mejor variable para convencer.

Pero quizás lo que se debería lograr es ver la correlación que puede haber entre el turismo en general (todas las diferentes tipologías existentes), los servicios no identificados y no valorados, del entorno natural, para la salud y bienestar humana, y otra serie de valores, que seguro lograría dar el valor apropiado a este bien público y curiosamente la mayoría de estos usos públicos coinciden con un uso orientado a consumir “experiencias” de sus visitantes-usuarios, que son en su gran mayoría turistas y excursionistas, es decir un porcentaje muy elevado de la sociedad urbana, de la mayoría de nuestros países.

En turismo es más importante, lo que los usuarios perciben, que la realidad en sí misma, es decir que la clave es la estética ambiental. (Imagínense un espacio degradado, incendiado, etc.)

¿Se dan cuenta, de esta relación clave?

No es necesario, por tanto volver a explotaciones forestales, poco ecológicas (más bien nada ecológicas) para valorizar el entorno natural, sino saber gestionar y planificar la actividad turística, en estas áreas.

Permítanme, terminar con una frase irónica muy utilizada, pero en otros ámbitos, “Menos prozac y mas filosofía”.

Un cordial saludo

Arturo Crosby

Sin categoría

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda