lig tv izle
justin tv

Blog del escritor Andrés Casanova

Blog en Monografias.com

 
promosyonbank.com promosyon canta

ÚLTIMA DESPEDIDA PARA ROBERTO CASANOVA GUERRERO

La muerte del mayor de mis hermanos me ha dejado anodado: especie de alter ego intelectual mío con  quien debatía todos los temas posibles (incluso, los que no pueden sacarse a la luz sin riesgo de ser juzgados de altaneros o de cualquier otra bajeza humana) eran puestos sobre la mesa del diálogo en las visitas frecuentes a su casa.

Sufrí su final desde el fatídico miércoles de su ingreso hasta el ya imborrable viernes de su terminación definitiva 17 días con sus noches después, no sólo con el dolor de la pérdida sino además de las burocracias añadidas que tanto me persiguen.

Entonces, no pude menos que homenajearlo escribiendo unas palabras para el día de la despedida postrera, el sábado 31 de marzo en el cementerio local. Y para que el homenaje sea completo, aquí reproduzco mi lectura de esa mañana que difícilmente podré olvidar jamás.

Nos enfrentamos hoy al último día que estaremos cerca del que fuera un ser querido para muchos, momento difícil por irrepetible e irreversible.

No creo que Roberto mi hermano fuese un ser perfecto, ¿quién lo será? ¿Acaso el bodeguero que nos mira de buena o mala gana?; ¿o el médico que hace todo por salvarnos o el que comete cualquier negligencia?; ¿el electricista que arregla nuestro ventilador o el zapatero que da puntadas horribles en nuestros zapatos? Ninguno de estos ni otros millones que pudiera mencionarles, incluyéndonos a todos los que aquí estamos. “No hay justo ni aún uno”, dice la Biblia y eso me tranquiliza. Robertico (así lo seguiré llamando toda la vida) me dijo que deseaba perdonar y ser perdonado, que quería irse ligero de equipaje al viaje sin retorno, y que sólo me pedía unas palabras finales.

Le amé como hermano porque también dice la Biblia que el amor todo lo puede, todo lo cree, todo lo espera, todo lo perdona. Discutí con él como hermano. No estuve de acuerdo con él en algunas de sus actuaciones como hermano. Coincidí en muchas ideas suyas como hermano. En fin, le amé de manera entrañable porque aunque siempre lo supe imperfecto, en más de una oportunidad no pude eludir alguno de sus consejos, o me advirtió de algunos peligros propios de este mundo.

Entonces, ese amor fraterno que de ahora en adelante me faltará, trataré de suplirlo con los que deja como continuadores de su sangre.

No sé cuánto tiempo estaré lamentando su muerte, aunque sé que Dios es mi pastor y nada me faltará. Pero de lo que sí estoy convencido es que mientras yo viva, lo estaré recordando.

Gracias a ustedes por habernos acompañado a los dolientes hasta el momento de la despedida final. Quisiera pedirles solamente que cada uno arranque una flor de alguna corona y la arroje a la fosa mortuoria antes de que los sepultureros la sellen definitivamente.

Por lo demás, perdónenme la elegía que he escrito para Robertico, pero no puedo dejar de compartirla con ustedes porque luego me ahogaría de pena.

DOLOR

Hoy que estamos sintiendo el dolor repetido

cuando la verdad es un río que navega

entre la soledad eterna y el seguir asidos a la vida

cuando jamás el que tiene nuestra misma sangre

conocerá el oxígeno

ni retornara a sus antiguas costumbres

a jugar ajedrez contra la muerte

fumar la pipa del olvido

y retornar sobre sus pasos ciegos,

nos quedará la esperanza

de su no sentir el dolor de su dolor

las risas que desaparecieron por el agónico latido de sus huesos.

Desde este instante que no veremos ya su rostro disolverse

ojalá pudiéramos cualquier día de estos

vernos en el cielo.

Las Tunas, 31-3-2012

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Generalidades

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda