Blog del escritor Andrés Casanova

Blog en Monografias.com

 

MINICUENTOS: ESA BREVEDAD CON TRAMA

Si un pretendido minicuento (llámese cuento breve, hiperbreve o de otra manera) carece de personajes, o si teniéndolos no entran en conflicto o bien dicho conflicto no avanza por medio de la acción hasta llegar a una solución dramatúrgica o desenlace, entonces yo afirmo que no pertenece al género narrativo por carecer de trama.

Entonces, como creo en la narratividad del género intento siempre que los minicuentos que escribo tengan su trama. Cuando lean los aquí ofrecidos por mí, podrán evaluar si en realidad son minicuentos.

ACUERDO

En la reunión, todos estuvimos de acuerdo con la congelación del agua, habida cuenta del interés que teníamos de comer hielo. Sin embargo, cuando ya habíamos logrado obtener los diez litros de agua el que presidía nos advirtió:

-El próximo año es que tendremos dinero para comprar la nevera.

SENTIMIENTO DE CULPA

Me duele el pecho por cada picardía cometida contra los perros callejeros. Sultán se queda observándome con los ojos acuosos y el pellejo sarnoso le tiembla mientras parece decirme: “No te culpo por odiarme”.

EL HIJO DEL JEFE

Me miró, quizás pensando en odiarme porque son rubio, y tanto lo soy que parezco un ario.

-Si me regalas uno, te despacho los otros nueve en la vasija, aunque sabes que está prohibido por las reglamentaciones del jefe despachar en vasijas.

Guardé silencio durante largo rato, sacando cuentas. Diez menos nueve, quedaba uno; nueve más uno equivalía a diez; diez menos uno siempre derían nueve. Resultaban tan hermosas mis cuentas, que estuve tentado de decirle: “Te lo regalo”.

Cuando iba a abrir la boca, aquella especie de mastodonte amenazador fue más preciso:

-No debes olvidar que soy el hijo del jefe.

Decidí responderle dándole la espalda.

AMISTAD

Dóvor Trinchet fue mi amigo durante setenta y dos años exactos, desde el preciso instante de su nacimiento. Juntos comimos chicharritas de plátanos en una Feria del Libro en Guadalajara, mientras los grandes escritores bebían los mejores rones del mundo en tanto picaban salmón ahumado y caviar ruso. Libros, compramos exclusivamente los nuestros: él adquirió el mío, yo el suyo.

Al cabo del tiempo, Dóvor Trinchet ganó el premio Gran Zapato de Oro convocado por Hortelosa Zapateros, S.A., adjudicado cada año al mejor reparador de calzado del mundo.

Hoy frente a su tumba, recuerdo sus palabras de despedida: “Ya no somos amigos”.

Fragmentos de mis novelas, cuentos breves y poesías

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom