Alteramerica

Blog en Monografias.com

 

¿Vale la pena seguir hablando de Andragogía hoy en día? (*)

Es válido hoy día hablar de Andragogía? Esta es una pregunta obligada para el abordaje de este libro. Y si hablamos de Andragogía, ¿en qué términos y en qué sentido lo haremos? Porque las complejas y dinámicas realidades actuales exigen nuevas formas y pautas para estudiarla, así como nuevas lecturas a las concepciones y teorías existentes.

 

La Andragogía, como recordamos, no es nativa de estas tierras latinoamericanas. El término viene de Europa, empleado por Alexander Kapp, desde 1833. No obstante, la Andragogía se recreó como disciplina en los Estados Unidos a inicios de los 70 del siglo pasado, en los planteamientos de Malcolm Knowless. Llega a Venezuela en esa misma década, a través de Félix Adam, quien más que un difusor fue un visionario estudioso que le imprimió interesantes aportes. Como rector de la naciente Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, a finales de los 70, Adam quiso encarnar en esta institución los principios andragógicos. 

 

Mediante programas de postgrado, jornadas de investigación y diversas publicaciones, durante los años ochenta del siglo XX, la Andragogía logra expandirse por universidades y espacios comunitarios en buena parte del mundo. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, con la muerte de su principal impulsor, Félix Adam, la Andragogía ha venido perdiendo fuerza en Venezuela. Sin embargo, en el resto del mundo algunos autores la han asumido y expandido.

 

La Andragogía nos ha señalado algunos planteamientos fundamentales:

 

1.    Hay diferencias fundamentales entre los modos de aprender de niños y de adultos. Por lo tanto, la manera de concebir y desarrollar las estrategias de aprendizaje ha de ser diferente para unos y otros. El adulto aprende desde la valoración y el análisis de su experiencia, y la de otros; desde la construcción permanente de sus proyectos de vida y enfocando los problemas que surgen del desempeño de sus roles sociales.  

 

2) Por ser el adulto responsable de su propio proceso de aprendizaje, y con una fuerte tendencia a la autodirección, la educación debe ser necesariamente personalizada.  Debe tener como punto de partida los intereses personales, las búsquedas vitales de los seres humanos concretos. Y, aunque parezca contradictorio, esto sólo se logra mediante la conformación de comunidades de aprendizajes entre personas.

 

3)   En la educación entre adultos, no existe el binomio enseñanza-aprendizaje; el aprendizaje lo es todo. Porque no es el sistema institucional el protagonista, sino cada una de las personas que decide aprender.  Siguiendo lo anterior, se hacen difusas las fronteras entre el educador y el educando. Independientemente de los roles formales, todos los involucrados en procesos formativos son aprendices permanentes. Este es un punto altamente revolucionario.

 

Así, volvemos a las preguntas: ¿Por qué hablar ahora de Andragogía? ¿Y en qué sentido debemos hacerlo?

 

Respondemos que sí conviene hablar hoy de Andragogía. Ella constituye un cruce de caminos diversos, que intentan enfocar un conjunto de fenómenos relacionados con procesos formativos entre adultos. Desde estas prácticas diversas y el intercambio de ideas han surgido interesantes principios y estrategias, que comentaremos más adelante.

 

La Andragogía nos permite fijar la mirada en el modo como los adultos vamos construyendo nuestros procesos de aprendizaje, y todos los factores asociados con ello. Es decir, nos ayuda a ensanchar la perspectiva que tenemos en relación con los ambientes, las formas y las temáticas referidas a la educación entre adultos en el complejo mundo de hoy.

 

Por otra parte, la Andragogía ha contribuido a refundar una visión humanista de la educación. Ello permite ver a las personas que aprenden como seres multidimensionales, integrales, que requieren de ambientes y oportunidades para crecer en todos los sentidos posibles. Esta es, aún hoy día,  una contribución interesante para dar relevancia a los seres humanos como tales, en una época en que predomina una visión mercantilista y atomizada de la educación. 

 

En cuanto a propuestas metodológicas, son innegables los aportes de la Andragogía a la educación entre adultos. Ha incidido en la adopción de prácticas más participativas, como por ejemplo la dinámica de grupos, el empleo del contrato de aprendizaje, y ha fortalecido el uso del método de proyectos.  

 

También podemos decir que la Andragogía lleva en sí misma una postura que puede ser transformadora. Supone que, por ser los adultos seres con tendencia a la autonomía, responsables de sí y de la convivencia con otros, con proyectos de vida en marcha, requieren para su formación ambientes flexibles, participativos, integrales. La apertura de estos espacios implica un ablandamiento de las estructuras educativas dominantes,  caracterizadas por su rigidez tanto en los ámbitos formales como en los comunitarios. La Andragogía, pues, puede ser una brisa fresca en el endurecido sistema educativo existente.  

 

No obstante, también consideramos que la disciplina andragógica en los últimos años ha vivido una ausencia de aportes significativos relevantes, que la ha desvalorizado como propuesta alternativa y la ha reducido a un conjunto de estrategias circunstanciales. De aquí que al preguntarnos por el sentido y los términos desde los cuales hemos de hablar de Andragogía, hemos de señalar que lo haremos no sólo considerando los legados originales de Knowless y Adam,  entre otros, sino también ofreciendo una mirada crítica a una corriente educativa que aún tiene mucho que decirnos,  y finalmente la estamos recreando según una perspectiva actual, científica y estratégica.

 

(*) fragmento del libro Andragogía, una lectura prospectiva. De mi autoría

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

3 respuestas a “¿Vale la pena seguir hablando de Andragogía hoy en día? (*)”
  1. julio c valdez a dice:

    …Al fin logré colocar una imagen en el blog… Eso significa que un refrán de mi país que reza: loro viejo no aprende a hablar” es falso… Viva el aprendizaje permanente….

  2. Ramón Guerra Díaz dice:

    Gracias, Julio:
    Hace un tiempo que no sabía de tí, pero has tocado un tema “caliente” y que nos interesa a todos, figurate que en Cuba la población envejece aceleradamente, la natalidad se desacelera y cada día somos más los que llegamos como mucha salud a los 60 o más, el tema que tratas es muy importante, porque como pedagogo veo entre nosotros una tendencia al “dirigismo” de las actividades del adulto mayor, con los que trabajo en el Museo, y un paternalismo consustancial a nuestro sistema que casi pone al adulto mayor al nivel del niño. Por eso muchos “hombres” rechazan la integración a círculos de abuelos, universidad de adultos mayores y otras variantes, donde abundan las “mujeres”. Yo no quiero estar en un almacén de viejo, yo quiero vivir, opinar, intercanbiar con todas las generaciones, sin que por esto no me asuma como un hombre de 61 años que aspira a más. Ojala pudiera acceder a tu libro, veré si lo logro con algunos amigos que trabajan junto a Uds.
    No te aflijas por lo de la foto, yo también descubrí tarde y por casualidad que existía esa aplicación en el Blog y como el burro, “toque la flauta por casualidad”.
    Un abrazo y felicidades
    Ramón Guerra Díaz

  3. julio c valdez a dice:

    Hola, Ramón.

    Gusto en saludarte. En mi experiencia, el adulto mayor es una fuente de búsqueda y de expresión diversa. En venezuela han florecido diversos “clubes” donde ellas y ellos se unen para conversar, jugar, programar excursiones y hasta para organizarse en grupos teatrales y de canto y baile… Han de tratarse, es cierto, como seres humanos en crecimiento y desarrollo personal…

    En cuanto al libro, no tengo la versión electrónica definitiva, con las correcciones finales que añadió la editorial. No obstante, te enviaré el manuscrito.

    un abrazo continental,

    Julio



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda

film izle Home Design Spielaffe sesso video giochi