Alteramerica

Blog en Monografias.com

 

Acciones pendientes desde los movimientos sociales

Continuamos acà con la sistematizaciòn desde el diàlogo directo entre movimientos sociales venezolanos. Ahora nos referiremos a las acciones concretas que se desprenden de los aspectos que antes hemos tocado: quiènes somos, còmo vemos la realidad actual, cuàl es el horizonte a construir… desde los movimientos sociales. Todo esto es parte de un libro en preparaciòn, sobre los movimientos sociales en latinoamèrica, con ènfasis en los venezolanos, aconpañado de algunas propuestas formativas.

En torno a la acción concreta para ascender al horizonte utópico, encontramos dos caminos concomitantes: Uno, orientado a la resistencia al vasallaje, mediante el desmontaje o la transformación de las pautas y organizaciones dominantes. Y otro impulsado a la generación de espacios y modos de vida alternos.

El camino de la resistencia y el desmontaje tiene que ver con ese estado interno de pureza e inmanencia, que encarna la libertad, la solidaridad y la dignidad, que requiere fortalecerse en la práctica social cotidiana. Más, para que esto ocurra, es necesario minimizar y contrarrestar las influencias negativas externas.

Ya hemos vivido diversos momentos y tipos de colonización. El imperio español, con su ejército y sus instituciones masacró y rompió el tejido de los pueblos precolombinos, con quienes nos identificamos. Luego de la independencia, nos inundó la cultura francesa que generó las instituciones que aún nos rigen. Luego, el capitalismo, liderizado por los Estados Unidos, nos ha impregnado de su modo de vida, y de sus valores, entre los que predomina el afán de lucro.

Estas colonizaciones han generado una serie de instituciones, lenguajes, esquemas de conducta, que se mueven entre nosotros, subyugándonos, separándonos, enfrentándonos, colocándonos de cara al pesimismo y la rigidez. De aquí la necesidad de, primero, resistir a esas corrientes de vasallaje; y, luego, de enfrentarlas, desmontarlas si es preciso. Más, esa confrontación va acompañada de un compromiso y una propuesta.

Este compromiso y esta propuesta se manifiesta en tres momentos, profundamente imbricados entre sí. Un primer momento tiene que ver con el comportamiento cotidiano. Así, los movimientos sociales venezolanos sustentan la necesidad de que los seres humanos seamos naturales, espontáneos, relajados, es decir, libres. Esto se asocia con requerimientos tales como hablar desde nosotros mismos (no desde las instituciones o filosofías que nos subyugan), en ejercer el derecho a soñar y a construir futuros, en búsqueda constante de una cada vez mayor autonomía, que pasa por un ejercicio diario de la crítica y la autocrítica.

Un segundo momento, que incluye lo anterior, tiene que ver con potenciar y mejorar constantemente las relaciones entre los seres humanos. Ello tiene que ver con privilegiar acciones de diálogo, conversaciones plurales, el rescate del valor de las palabras, la asunción de la memoria histórica, para comprender las realidades que vivimos, en plena igualdad, reciprocidad y equidad. Esto tiene que ver con la posibilidad de conocernos cada vez más como seres humanos, con todas nuestras virtudes y limitaciones, y en ese conocimiento nos iremos transformando. Esta transformación tiene que ver con que a través de la acción dialogada, o el diálogo activo, ejercemos la crítica, que hace que vayamos desmontando los esquemas de dominación que nos han implantado secularmente y que, retomando la memoria histórica, podamos construir propuestas de modos de vida y de sociedad.

Un tercer momento tiene que ver con vínculos y articulaciones que han de modificar la trama histórica actual en lo económico, social, cultural y político. Asume, simbólicamente, la calle como espacio de liberación y creación colectiva. Esos vínculos apuntan a posibilidades dialógicas entre el movimiento popular y las instituciones, especialmente las universidades, con el fin de ir transformando progresivamente tales instituciones. Toda la sociedad ha de apuntar a una profundización de la democracia, manifiesta mediante la posibilidad de diálogo, acciones conjuntas, y decisiones compartidas. De aquí la importancia de que el poder constituyente (el pueblo) tenga cada vez mayor control sobre los medios de difusión masivas.

En síntesis, las acciones se orientan, simultáneamente, a cuestionar y desmontar los poderes establecidos, los patrones culturales y formativos que tienden a subyugarnos. Y, del mismo modo, apuntan a un proceso mayor tridimensional: 1) Crear posibilidades de comportamiento cotidiano de cada uno de nosotros en libertad, plenitud y creación; 2) Dialogar de modo profundo y crítico con los demás para cuestionar el orden existente y construir procesos compartidos, y 3) Establecer articulaciones y vínculos entre personas, organizaciones e instituciones, para abrir nuevos espacios sociales.

Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom