Alteramerica

Blog en Monografias.com

 

AVANCES Y AUSENCIAS EN LA LEY ORGANICA DE EDUCACION

Este artìculo es un aporte personal (aunque surgido de diversas reflexiones compartidas), sobre el proyecto de Ley Orgànica de Educaciòn que actualmente se discute en la asamblea Nacional de Venezuela. Fuè publicado ayer en el periòdico vitual Aporrea.

Desde dónde hablamos

Se trata de promulgar una Ley que oriente y regule la educación. ¿Cuál educación? Una educación que afiance el proceso de liberación y apunte hacia la construcción de nuevos estadios sociales caracterizados constitucionalmente: mayor equidad, justicia, diversidad, solidaridad, etc. Al decir de Paulo Freire, se trata de un proceso donde nadie enseña a nadie, sino que todos aprendemos mediados por el mundo.

¿Y dónde está esa educación? En todas partes, en cada espacio social donde exista la interacción entre seres humanos. Se trata de una educación total y permanente, que involucra personas, familias, comunidades, países, regiones, medios de difusión masivos, medios tecnológicos, entre otros. Desde esta óptica, todos los saberes son válidos, no sólo los académicos, sino también los ancestrales, los populares, los organizacionales, los espirituales, los artísticos…

El proceso de liberación implica la creación de condiciones para ejercer con fuerza la crítica y la autocrítica. Propiciar formas de estar atentos a cómo ejercemos nuestras relaciones con los demás. En nuestro accionar diario, ¿nos evaluamos constantemente como seres humanos, liberándonos de todas las formas posibles de alienación y explotación? ¿Somos solidarios con nuestro prójimo, les ayudamos (y nos ayudamos) a ser cada vez mejores personas, y a transformar creativamente nuestros ámbitos sociales?

Desde esta óptica, vamos a dar una mirada cercana al Proyecto de Ley Orgánica de Educación (PLOE), aprobado en primera discusión en la Asamblea Nacional.

Avances en el proyecto LOE

El proyecto presenta significativos avances, con respecto a la legislación anterior. Para consolidar un proceso de liberación a múltiples niveles, y de reconstrucción social, es necesario tener en cuenta aspectos referidos en el citado proyecto:

· La educación es un derecho de todos, sin distinción. Como derecho, abre un espacio de democratización importante en el ámbito jurídico y conceptual.

· Al ser la educación un derecho colectivo, todos los sectores han de participar, no “recibiendo educación”, sino actuando de manera protagónica en la definición del sentido, el tono y la configuración de los procesos formativos. Aquí están presentes las familias, las comunidades organizadas, las instituciones debidamente articuladas. No obstante, esto, como veremos más adelante, no está lo suficientemente explícito y fuerte en el proyecto de Ley.

· Para garantizar que la educación sea un derecho, y se ejerza de manera protagónica, tiene que estar orientada y regulada por el Estado (el Estado docente, en este caso). Esto aparece de manera clara y contundente en el proyecto. No obstante, cabe recordar que Estado no es sólo gobierno, sino un campo de fuerzas donde es necesario articular e integrar posiciones que responden a diversos intereses. Y es la capacidad orgánica del poder popular la que le hará ganar cada vez mayores espacios en la dinámica formativa del país. Y ello pasa por la orientación de los medios de difusión masivos para que sean factor de construcción y cohesión social.

· El Estado (como fuerzas en tensión, en las que se amerita la búsqueda de acuerdos y consensos), requiere de un horizonte para orientar los procesos. En el proyecto, se habla de un sistema integral que favorece la participación protagónica de los colectivos, de cara a la transformación social en una perspectiva latinoamericana y caribeña.

· La sociedad que se busca mediante los procesos formativos ha de ser una creación original, tal como lo indicara hace casi dos siglos don Simón Rodríguez. No obstante, hay una serie de valores que la configuran: Solidaridad, responsabilidad, corresponsabilidad, honestidad, solidaridad. Es importante resaltar estos ejes valorativos como fuerzas convergentes presentes en todos los procesos educacionales.

Todos estos conceptos fundamentales están presentes en el PLOE. No obstante, también hay ausencias que estamos a tiempo de considerar. Para calibrar estas ausencias, hay que preguntarse cuánto favorece el proyecto la consolidación del poder popular.

Por ejemplo:

1. El énfasis del PLOE está colocado en la educación escolarizada, formal. La mayor parte del articulado se refiere a las instituciones escolares (escuela, liceo, universidad). Y aunque hay algunas pequeñas puertas al resto de la sociedad (Formación permanente), puede dejar por fuera toda la riqueza de los procesos formativos que se generan desde las organizaciones comunitarias y de ciertas prácticas importantes de algunos espacios institucionales. Hace muchos años, la educadora argentina Adriana Puigross marcada la diferencia entre el sistema educativo y el sistema escolar. El sistema escolar está constituido por los niveles educacionales que se desarrollan en las instituciones dedicadas a tal fin. El sistema escolar es más diverso y más rico, incluye las experiencias cotidianas, los medios masivos de difusión, las prácticas organizacionales, entre otras tantas.

2. Lo anterior conduce a que le dé mayor valor al conocimiento generado desde las instituciones escolares, en detrimento del saber que surge desde el resto de la sociedad. Por ejemplo, no se contempla el reconocimiento y la posibilidad de acreditación del saber ancestral, espiritual, o el que se genera desde la práctica de la organización popular. Tampoco valora lo suficiente los espacios formativos emergentes desde las respuestas organizacionales del pueblo, a modo de ensayos que, de resultar favorables y pertinentes, puedan servir de referencias significativas para otras personas de otras comunidades, países y regiones.

3. En consecuencia, a una mayor participación del pueblo en las acciones formativas, en todos los espacios y niveles, ha de corresponder una evaluación más participativa y crítica que nos involucre a todos. Estamos hablando de supervisión. En el PLOE esta función aparece con gran ambigüedad, y sin responsables concretos que ha de llevarlo a cabo.

4. Por último, si bien es cierto que hay que actuar con cierta discrecionalidad ante los focos de protestas generados por la oposición, también es cierto que es el momento de apuntar, desde lo educativo, a una propuesta más radical. Ello nos trae a la posibilidad de dar el mayor énfasis posible a una delimitación de la educación implicada en los esquemas capitalistas de libertades individuales, derechos económicos, acciones competitivas, en aras de una formación tendente a magnificar el conocimiento y la propiedad social, los valores de solidaridad y cooperación, y la conformación de redes populares de intercambio permanente de saberes, bienes, experiencias y logros.

Julio C. Valdez

Conocimiento desde la educacion, Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

10 respuestas a “AVANCES Y AUSENCIAS EN LA LEY ORGANICA DE EDUCACION”
  1. Joise Morillo dice:

    Julio, estoy de acuerdo con vos, yo particularmente admiro a Freire y su pedagogía social, precisamente por darle prioridad y promover la participacion de los otrora excluidos en el proceso educacional a nivel mundial, principalmente en Brasil.

    Lo que siempre es detestado es el sesgo alienante de ciertos sectores políticos, en nuestro caso Venezuela, y otro tristemente secular: Cuba, donde las teorías Freireanas se conocen pero no se cumplen, en cambio, En Venezuela se esta proponiendo un proyecto de ley que tiende a sembrar en la mente de los estudiantes, principalmente en los niños, un concepto ideológico que promueve la pobreza y por ende la miseria espiritual, inculcándoles un sentimiento de idolatría unipolar, hacia el reconocimiento de un solo lider, casi endiosado como sucedió en Cuba, donde Fidel es considerado casi como Dios, aun cuando sea unicamente del orden de la doble moral. Entonces soslayar el valor de otros verdaderos lideres donde se promueven la democracia y la libertad para decidir por su propia voluntad decidir que ser, aunado al deseo de no cambiar la actual educación por utopias educativas, sino de mejorar con nuevos impulsos -mas que todos de infrestructura física y admnistrativas- la fórmula educativa actual. Ahí entonces utilizar el pensamiento freireano.
    en pro de erradicar la ignorancia que es nuestro peor enemigo.

    Ahora mi articulo en en el diario “La Verdad”, de Maracaibo:

    ¡Esto es el colmo!

    Esto es el colmo, además que: es suficiente atropello; el hecho de pretender y fomentar la enajenación de la libre expresión de ideas, pensamientos e igualmente de la crítica constructiva a favor del colectivo, con el cierre de varias emisoras de radio y agravadas con la previa violación a la propiedad privada en contra de RCTV, ahora para finiquitar la usurpación de los poderes y callar la vos del pueblo, pretenden alienar las mentes infantiles con doctrinas decadentes, y erradas que en el furor decimonónico pretendió cristalizar y no fue hasta el siglo pasado cuando el mundo, al fin, observo, el sofisma del socialismo sin democracia y sin un sistema económico tan perfecto como el Capitalismo, este que Marx describió sin querer queriendo como tal.

    Es insólito, y si se quiere cínico, que se hable de socialismo e igualdad social, cuando; para que traten una emergencia como atender a una parturienta se tenga que acudir a un alo presidente, disfrazado de Rojo rojito. ¿Donde está la supervisión? ¿Dónde está el beneficio del pueblo? ¡Qué triste señor presidente! ¡Que le pase a Ud. Esto! ¡Usted que se las sabe todas y no sabe nada! ¡Qué triste que las personas que ostentan los cargos que usted cree lo mantendrán en el poder lo engañen! ¿No sabe porque? ¡Yo tampoco! ¡pero al menos, yo soy un hombre común! ¡Uno, que lo único que hace es trabajar para mantener una familia modestamente! ¡Igual que muchos de la clase media! De esa que Ud. Quiere destruir, esa que produce y no se deja engañar por aquellos que lo engañan a usted y, a aquellos ignorantes que se conforman con un miserable donativo mensual, mientras se les truncan las esperanzas de ser un científico o un obrero, rico o pobre, pero en fin, una persona autónoma, tanto de pensamiento como de acción, una verdadera persona productiva y no un parasito del gobierno.

    Y para acabar de completar tenemos que oír un discurso que a Protagoras (el padre del sofisma) hubiera dejado perplejo, por absurdo y grotesco; donde se le afirma a los padres y representantes, respecto a su educación –he de omitir nombres por razones obvias- : “los hijos no son responsabilidad de los padres solamente, son responsabilidad: del maestro, del sub director, del director y de la comunidad toda” – hasta aquí, esto está muy bien- el bodrio es este: “desde el 17 de septiembre esos niños serán los próximos Chávez” vaya por Dios, ¿Es que los van a Clonar? ¡Hasta cuando, carajo! Que bárbara señora.

    Os ama

    Joise

  2. julio c valdez a dice:

    Hola, Joise.

    Concordamos en el respeto y la consideraciòn al pensamiento de Paulo Freire. Mas, estamos viendo la situaciòn de la Ley Orgànica de Educaciòn desde òpticas diferentes.

    Yo creo que es necesario hacer un ejercicio de discernimiento para poder ver màs en ciertas situaciones. Si nos dejamos llevar por una mirada preconcebida, diremos que si la Ley es celebrada por el gobierno venezolano, es porque debe ser mala y atentatoria contra la libertad y la democracia. Y asì, se le puede atribuir cualquier cosa que supongamos que es el gobierno para nosotros. Por ejemplo, no sè en què parte de la ley se glorifica la pobreza. Tampoco lo del pensamiento ùnico, al contrario, la Ley habla de pluralidad, democracia, libertad, convivencia… Nada de avalar la pobreza, o el culto a un lìder alguno. Esas son categorìas preconcebidas que muchas personas enfilan hacia cualquier acto del gobierno… Ademàs, ninguna instituciòn, de ningùn sector social, es monolìtica, ni absolutamente vertical. Todas son susceptibles de contradicciones internas, fuerzas en tensiòn, que requieren de bùsquedas de acrerdos y negociaciones….

    Incluso, me atrevo a decir, yo pienso que muchos de los militantes del partido de gobierno no han concientizado aùn las dimensiones que se abren ante la aprobaciòn de la ley. Por el ejemplo, lo del sentido crìtico no puede ir en una sola direcciòn, la persona crìtica reflexiona con profundidad sobre todo y sobre todos, incluso sobre sì misma. Y si la oposiciòn venezolana fuese màs inteligente, encontrarìa en la Ley grandes posibilidades de avanzar en la conquista de nuevos espacios sociales.

    Yo estoy casi de acuerdo con la Ley (en este artìculo me refiero a sus ausencias). Porque creo que mucho de su lenguaje y contenido apunta en la direcciòn de superar estadios sociales marcados por injusticias, inequidades, subyugaciones… Y apunta hacia nuevas propuestas de sociedad màs equitativas, incluyentes, horizontales. Si se trata de un discurso hipòcrita, que trata de confiscar espacios de poder social, habrà que resistir y combatirlo. Pero, como lo veo, en este momento, abre mùltiples posibilidades de hacer cosas relevantes en el paìs.

  3. Joise Morillo dice:

    Mi querido Julio, me encanta vuestro optimismo, ojala que así sea. EL Problema va a ser ¿que clase de influencia va a ejercer el maestro asignado en el aula? ¿Que ordenes tiene que acatar y cumplir para mantener su cargo? ¿que tipo de enseñanza, va a dispensa? Ojala no sea El adoctrinamiento, e ideologismo, ¡ya oíste al presidente en un alo presidente dias atras! Cuando irónicamente declaraba, “me tildan de ideologisador, y yo respondo ¡yes!” Entonces que se puede esperar del manejo absoluto de la educacion del futuro con el sesgo actual del Gobierno.

    Explicadme, eso es lo que capto yo.

    Os ama

    Joise

  4. julio c valdez a dice:

    Joise. Soy optimista, pero no tan ingenuo. Yo tiendo a ver el mundo en tèrminos de fuerzas en tensiòn (¿serà algo muy nietzscheano?). Y hay fuerzas que tienden a la fragmentaciòn, al individualismo, a la competencia, y en fin, a debilitarnos y disminuirnos como seres humanos. Y otras fuerzas que tienden a integrarnos, a socializarnos, a vernos como seres relacionados, a espiritualizarnos… Las personas optamos por la una o por la otra. No creo que dogmas, corrientes o instituciones se ubiquen en alguna de las polaridades reseñadas. Las personas, los seres humanos concretos, sì podemos ubicarnos en una o en otra fuerza. Los maestros y profesores (entre los que me cuento), tenemos que optar por una u otra vìa. Recordando a Camus, pienso que cada quien es libre para asumir en cuàl fuerza se ubica, y esa posiciòn reverberarà hacia los estudiantes, y sus compañeros. Yo he participado en talleres de formaciòn para docentes universitarios, que se inician con una polarizaciòn efàtica del discurso polìtico, y al profundizar la discusiòn, los propios participantes encuentran puntos de acuerdo y exploran elementos que antes no habìan percibido. Yo creo en la posibilidad profunda de los seres humanos (y en esto sì admito toda la ingenuidad posible). Y tambièn creo que cada cual, desde sus espacios de vida, puede incidir en la sociedad, en la bùsqueda de nuevos estadios y esquemas societales. Por eso creo que la LOE es un buen instrumento, porque pemite explorar y ensayar formas inèditas de hacer educaciòn. No creo que sea suficiente (ninguna ley lo es). Pero es una buena plataforma para ir màs allà de lo que tenemos hoy.

    Un abrazo,

    Julio

  5. Joise Morillo dice:

    Esto es un poco largo pero explica un poco mi convicción socialista.

    Mi querido Julio, de ninguna forma podría pensar que una persona con la capacidad de manifestarse como: preocupado por la educación; fuera ingenuo, no obstante, podría de alguna forma concebirlo con tendencias erradas o deslumbrado por alguna ilusión, con motivo a causas que han calado hondo en su espíritu. Por tal motivo, jamás, he pretendido inculcar ideas mediante la coerción ni el sofisma, para mí, lo más importante es diferenciar el discurso falas del certero, por tal motivo me repugna la demagogia. Más abajo os hablo de Fichte y Nietzsche.

    Fijaos que, aun siendo socialista por convicción, no concibo un socialismo donde no se promueva la democracia, y menos donde se profiera la palabra “muerte” como Slogan, ni tampoco donde se use la inocencia de la infancia para promover consignas con fines proselitistas y tendientes a mantener una imagen disfrazada en aras de mantener popularidad. ¡Qué asco!

    Si los otros anteriores, supuestamente lo hicieron, porque han de caer los de ahora, en los mismos errores ¿qué es eso, venganza? Ahora os invito a que leáis un concepto del propio Karl Marx acerca del feudalismo.

    “El Feudalismo se puede entender también como la ruptura de todas las estructuras de poder Antiguo, en un sistema de fragmentación de la tierra donde el Señor es juez, administrador y militar de la misma. Todos los señores responden al monarca. Los campesinos ofrecen sus servicios y labran la tierra a cambio de la protección del señor feudal, y entre los señores se forman las relaciones feudovasalláticas antes mencionadas”

    Esto anterior le repugnaba a Bolívar, al declarar que:

    “La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle, y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente.

    Ya, pues, que por este acto de mi adhesión a la libertad de Venezuela puedo aspirar a la gloria de ser contado entre sus más fieles amantes; permitidme, Señor, que exponga con la franqueza de un verdadero republicano mi respetuoso dictamen en este Proyecto -de Constitución que me tomo la libertad de ofreceros en testimonio de la sinceridad y del candor de mis sentimientos. (Escritos Fundamentales de Simón Bolívar, el congreso de angostura, Editorial: Monte Ávila, pág. 113)
    También En Escritos Fundamentales de Simón Bolívar, el congreso de angostura, Editorial: Monte Ávila, pág. 122 tenemos lo siguiente:

    (…) ¡Representantes del pueblo! Vosotros estáis llamados para consagrar o suprimir cuanto os parezca digno de ser conservado, reformado o desechado en nuestro pacto social. A vosotros pertenece corregir la obra de nuestros primeros legisladores; yo querría decir que a vosotros toca cubrir una parte de la belleza que contiene nuestro código político; porque no todos los corazones están formados para amar a todas las beldades; ni todos los ojos son capaces de soportar la luz celestial de la perfección. El libro de los Apóstoles, la moral de Jesús, la obra divina que nos ha enviado la Providencia para mejorar a los hombres, tan sublime, tan santa, es un diluvio de fuego en Constantinopla, y el Asia entera ardería en vivas llamas, si este libro de paz se le impusiese repentinamente por código de religión, de leyes y de costumbres. (Simón Bolívar)

    Lo antes citado, demuestra la inquietud religiosa de nuestro insigne libertados, sin embargo ¿no fue el libertador una lumbrera del conocimiento? ¿acaso Einstein por declarar: que no creía en el azar porque “Dios no juega a los dados” dejo de ser una eminencia, un genio?.

    Juan Jacobo Rousseau al promover la educación de los niños, detestaba el adoctrinamiento y las imposiciones, al contrario aconsejaba a los educadores dejar que el niño se desenvolviera libremente para obtener de ellos mejores frutos sin imponerles las restricciones que los adultos padecían por la sociedad, no obstante su fin pedagógico no se aboco a las diatribas políticas.

    Uno de los más grandes socialistas de la Historia, me atrevo a decir, antes que muchos; Fitche, de tendencia “materialista”, pero más bien “idealista de la libertad” , un también como Nietzsche, un espíritu libre, concibe que: “se debía romper y superar no precisamente la antítesis tradicional entre el sujeto y el objeto, entre el yo y el no yo, entre el pensamiento y el ser, sino la barrera que tanto la concepción común del mundo como la filosofía venían afirmando hasta entonces entre el ser y el deber ser”

    Para él, los datos de la conciencia proceden “de adentro hacia afuera”. Y observa que: ¡los contenidos primarios de la conciencia, los contenidos que determinan toda la vida de la conciencia, “no son ideas del mundo exterior, sino, que se explica el “ser” por la “conciencia”. De esta manera se cierra el círculo del pensamiento inconsciente que se encuentra en la fórmula “Yo soy yo”. El “Yo” ha regresado a sí mismo. Fichte sólo conoce la autodeterminación, la autoafección de la conciencia y llama “sentimientos” a los datos primitivos de ella: sonidos, colores y toda multiplicidad de la sensibilidad.

    Para su filosofía, la libertad “no puede nunca ser determinada por lo dado empíricamente”. Para ella, el principio de determinación ha de estar situado “en el punto originario de la voluntad pura, en la actividad originaria del ser racional”. Más todavía: aun en la limitación misma “ha de ser el yo activo y libre”. Por consiguiente, “la voluntad misma y la limitación de la voluntad deben ser por igual primarias, si se ha de pasar de la “yoidad” al yo, de la razón al ser racional individual y a la conciencia de la libertad. La libertad ha de ser aquí pura —en oposición a la configuración secundaria de la acción libre sobre el mundo sensible— y, sin embargo, al mismo tiempo, también pensada —en oposición a la pura actuación, que es preconsciente.

    Coherente con Adam Smith que dice que el egoísmo del individuo hace que las sociedades y la civilización progresen ¿es esto como algo de perversidad? ¿Cómo cruel? ¿Algo así no es lo que afirma Nietzsche; es lo que hace que el ser humano progrese?

    Más adelante sin un trazo de sesgo dogmatico, al contrario después de explicar de manera lógica y convincentemente valida muestra su libre espiritualidad, afirmando:

    “El Yo metafísico, puro —repitámoslo— que encuentro en mí es el mismo que cada cual puede encontrar en sí merced al mismo método especulativo”. Esto, a su vez, quiere decir que el Yo puro, infinito, es distinto del finito, empírico. Nosotros, los “yo” empíricos, no somos más que un momento de su creación. De esta manera, todo lo existente tiene su sentido en la creación de un orden moral. La idea del orden cósmico moral es Dios, el cual es la esencia del Yo infinito. Así Dios y mundo vienen a ser lo mismo. El camino al conocimiento de Dios está en la profundización del yo propio. La realización de la voluntad de Dios es la obra común de distintos “yo” en la sociedad.

    Para Fichte, “Todo hombre tiene el derecho de contar con que podrá proseguir libremente su acción en el conjunto del mundo sensible”. Se está, pues, ante un derecho primordial, el de existir, derecho que implica el contrato de propiedad. “La propiedad, se define por el quantum de uso de la libertad necesario para la existencia, en función de la naturaleza de la actividad, no en función del objeto material del cual la actividad se apropia”. Si alguien tiene el derecho de poseer una embarcación, lo tiene porque es pescador, porque el uso de la embarcación le es necesario para el ejercicio de su profesión. Es decir, el concepto de propiedad expresa simplemente la posibilidad, para cada uno, de vivir de su trabajo. “El derecho al trabajo que asegura la vida, es la propiedad absoluta, la propiedad in-enajenable de quien tiene figura humana. Quien no tiene garantizado este derecho, no tiene todavía derecho, y cuando es despojado, le toca asegurar a los individuos la garantía de que se acaba de hablar. Al Estado le corresponde dividir las funciones y las tareas sociales de tal manera que no haya ni “pobres ni desocupados”. Sólo pueden vivir legítimamente del trabajo de los otros, aquellos que, teniendo a su cargo el velar por *la administración y la seguridad del Estado, no pueden ejercer ningún otro oficio.

    A continuación, observaremos un concepto bien acentuado delo que es un socialismo de Estado. Sin embargo según lo leído más arriba si debe existir una propiedad privada, dado a que esta le da al individuo además de un derecho, un deber, por concepto de responsabilidad social.
    Para fichte, La asignación por el Estado de trabajo a cada uno de sus ciudadanos es, en realidad, la liberación espiritual, la liberación de la verdadera condición humana de ellos. Además, el Estado, con sus escuelas, ha de asegurar a todos la posibilidad de la cultura, que un día llegará a ser un hecho universal y no parcial.

    Sostenía Fichte que la propiedad de la tierra sólo puede ser un derecho de uso y de usufructo: el derecho de hacer producir al suelo lo necesario para la subsistencia de la vida de la población. Por consiguiente, resultaría inadmisible un derecho de propiedad absoluto y exclusivo sobre la tierra con prescindencia del trabajo que la hiciera productiva. “El contrato sobre el cual se basaría semejante derecho sería tachable de nulidad, pues sería en el fondo un contrato sin reciprocidad”. De hecho la apropiación del suelo existe entre todos los pueblos como resultado de guerras de conquista y del ejercicio de la fuerza. Mas, aquí, lo importante no es saber lo que es, sino lo que debe ser.

    Sólo el Estado Puede ser legítimamente propietario del suelo, porque sobre él recae el deber de asegurar la vida de la población. Por consiguiente, a él, al Estado, le toca distribuir las tierras de la manera mejor para los intereses generales. En ningún Estado, la producción de artículos debiera sobrepasar la capacidad de laboreo y de rendimiento del suelo. Sólo si se respeta este principio puede seguir viviendo la clase de obreros fabriles. La fabricación se ha de determinar necesariamente en función de la producción agrícola. Y es también la producción del suelo quien permite regular los precios en los intercambios que son consecuencia de la división del trabajo. El valor de los objetos se regula sobre el costo de la vida, es decir, sobre la cantidad de productos de la tierra necesarios para la subsistencia del hombre: la medida ideal del valor del trabajo, es la posibilidad de vivir durante el tiempo de este trabajo. La carestía de la vida varía en función de la producción de la tierra; la riqueza de un país se mide por el rendimiento total del suelo. El Estado, que conoce éste rendimiento, ha de ser quien fije, junto con los impuestos destinados a asegurar los servicios públicos, el precio de los objetos. Discurriendo de este modo, Fichte asociaba a su teoría del Derecho una concepción de la economía, a la que se vinculaban teorías sobre el dinero, el capital y la renta. Y en conexión con todo ello, expuso unas ideas que se relacionaban con el derecho sucesorio y con lo que cabría llamar “derecho a la cultura”. En cuanto a lo primero sostuvo la “nulidad jurídica de la herencia”. Cuando muere un individuo, se ha de atribuir su propiedad a la comunidad entera. Son admisibles excepciones a esta regla, en favor de las viudas o de los huérfanos incapaces de abastecerse, excepciones que” tendrían su fundamento, no en un derecho de los herederos, sino en la tolerancia del Estado con propósitos de bien público. Lo segundo, el “derecho a la cultura”, se relacionaba con la idea de Fichte según la cual una buena Constitución debía organizar el conjunto del trabajo y distribuir las funciones económicas de manera de asegurar a los ciudadanos el máximo de tiempo libre.

    Ahora bien, aun cuando fitche se muestra con evidencia socialista afirma lo siguiente:

    Mi doctrina de la ciencia podía ser considerada como una doctrina de la religión, de la religión en el sentido del cristianismo primitivo. Con este criterio, precisamente, consideró la moral en el curso de 1813. Fichte, Teoría del Estado, de 1813

    Concluye que el concepto del cual parte la moral es un concepto dependiente: es la representación o la imagen de la divinidad. Esta es una de las conclusiones de agrega también; que el análisis de la razón práctica desemboca en la comprobación del formalismo moral, como lo sostuvo Kant. Sin embargo para él, la moral por sí sola nada puede decir de este contenido; ella sólo puede afirmar su necesidad, para no limitarse a un imperativo categórico hueco. Entonces, sostiene : que la moral habrá alcanzado su realización con la teoría de la religión, con la que se confunde la doctrina de la ciencia. Y así es cómo en su Sistema de la moral asienta que la destinación de esta última, de la moral, se da en el reino de los fines, en la ciudad de Dios. Por tanto, la edificación de este reino, del mundo del ideal, del espíritu, es el fin supremo de toda la práctica. “La razón práctica, creadora del ideal, es la expresión de Dios, su imagen viviente, el instrumento de su realización en el mundo”. Como la ley moral reclama la eliminación de la coerción, toca al Estado procurar que esto se logre. Y la manera en que puede lograrlo consiste en prevenir el mal en vez de tener que castigarlo. De este modo, la moral y el derecho desembocan en una suerte de concepción pedagógica, en una pedagogía social.

    Ahora yo me pregunto, ¿porque truncar el deseo libre del pensamiento y las creencias si también se pueden aceptar como modo de elevar un concepto espiritual respecto al universo y su creación si necesidad de una teoría de la verdad absoluta?

    El hecho de ser un científico no amerita riesgo de caer en diatribas fútiles, lo importante es la producción para el bien peculiar y colectivo. De hecho quien promueva la destrucción y el caos, ¡creo! No está al alcance de un sano propósito sino de ensalzar, sus caprichos y peculiaridades
    Ahora he de referirme de la Gaya Ciencia. Este párrafo “El hombre más perjudicial posiblemente sea el más útil para la conservación de la especie, pues lleva consigo y transmite a los demás, por su influencia, aquellos instintos sin los cuales la humanidad hace tiempo que habría degenerado. El odio, las alegrías malsanas, la sed de rapiña y dominación y todo lo considerado como el mal, son parte de los elementos necesarios para la conservación de la especie y aunque tales elementos sean costosos e insensatos, está probado que hasta ahora conservaron la especie”.

    Por supuesto, pero no porque el hombre malo es útil en el sentido de que habiendo puros hombres malos la humanidad crecerá y progresara intrínsecamente. La verdadera razón la comprende precisamente la teoría de los contrarios, sino hubiera entes bondadosos que lucharan para destruir el mal, el mundo quizá seria de otro tenor, todavía viviéramos en el mundo de la ley del más fuertes, no existieran leyes sino la lucha por la sobrevivencia, la Idea de Nietzsche refleja algo inverso de lo que debería ser, ese es el fundamento de su genio. Y la prueba está en su alocución acerca de de su adversidad o admiración del despotidmo ilustrado de Bismark contenido en: Más allá del bien y del mal, Pueblos y Patrias, aforismo 241.

    Cita:

    Nosotros, “buenos europeos”, tenemos también actos y obras en que nos permitimos un sólido remozamiento de nacionalidad, una vuelta y una recaída a nuestros viejos amores, a nuestros horizontes ‘estrechos —yo acabo de dar una prueba de ello—, de momentos en que nos dejamos aplastar por emociones nacionales, angustias patrióticas, sentimientos antiguos y venerables. Espíritus más pesados que los nuestros tardarán sin duda alguna más tiempo en llevar a cabo lo que a nosotros nos ocupa nada más que algunas horas: a unos les será preciso medio año, a otros la mitad de una vida humana, según la rapidez y el vigor de sus digestiones y de sus “cambios orgánicos”. Me imagino que no faltan razas más débiles y titubeantes que, incluso en nuestra apresurada Europa, tendrían necesidad de sumar siglos para superar estas crisis de patriotismo ancestral, local y de apego al terruño , para volver a la razón, quiero decir al “buen europeísmo”. Mientras soñaba en todas las posibilidades fui testigo de una conversación entre los viejos “patriotas”; ambos tenían el oído duro y por eso-hablaban; muy alto. “Aquel entiende tanto de filosofía como un campesino o un estudiante de corporación —decía uno—; no entiende de filosofía, es muy novato en esta materia. Pero qué importa hoy! Estamos en la época de las masas, del gregarismo, de todo lo “masivo”. El hecho de que un hombre de Estado les construya una nueva torre de Babel, un monstruoso imperio de igualmente monstruosa potencia será considerado como hecho por un hombre “grande”. ¿Qué importa que nosotros, más prudentes y reservados, no hayamos renunciado aún a nuestra vieja creencia de que la grandeza de una causa o acción sólo reside en la «grandeza de pensamiento que la caracteriza En el que un hombre de Estado conduzca a su pueblo por medio de esa gran política para la que está mal dotado y mal preparado, y que el país tenga que sacrificar a una nueva y problemática mediocridad sus viejas y seguras virtudes; y suponiendo además que un hombre de Estado condene a su pueblo a hacer política simplemente, cuando éste tuvo hasta entonces cosa mejor que hacer y que pensar y, por lo tanto, encuentra difícil el ahuyentar su prudente desconfianza respecto a la agitación, al ruido vacío ya las griterías infernales de las naciones verdaderamente políticas; suponiendo que este hombre de Estado agita las pasiones y las lujurias adormecidas de su pueblo, que le reproche su timidez innata y el gusto que tenía hasta entonces de mantenerse aparte, que le haga creer que es un crimen el amor por las cosas extrañas y el gusto secreto por lo infinito; suponiendo que se burle de las mas sutiles indicaciones de su pueblo, que le desgarre la conciencia que le ahogue el espíritu imponiéndole un gusto nacional, ¿semejante hombre de Estado sería grande si hiciera todo ese empeñando así el porvenir de su pueblo, admitiendo que el pueblo tuviera aún porvenir?” “¡Indudablemente —le replicó acaloradamente el otro patriota—; de lo contrario no habría podido hacer lo que realizó! ¡Quizá era locura querer eso! Aunque quizá toda grandeza sea, en principio, insensata.” “¡Qué abuso de palabra! —exclamó su interlocutor—. Semejante hombre será tres veces fuerte y loco, mas nunca grande.” Los dos viejos se habían exaltado, arrojándose sus verdades a la cara. Mientras que yo, perdido en mi felicidad y lejos de lo real, calculaba el tiempo que sería necesario a otro más fuerte para triunfar sobre ese hombre fuerte; y reflexionaba que, por un fenómeno de compensación, cuando un pueblo rebaja el nivel de su espíritu, hay otro pueblo que se hace más profundo.

    Si mi querido lector según Nietzsche así es la característica de algunos de nuestros gobernadores latinos.

    Os ama
    Joise

  6. julio c valdez a dice:

    Joise, de verdad te agradezco la atención que has puesto en tu respuesta. Si me permites una síntesis un tanto forzada, yo resumiría tus palabras en estos cuatro aspectos:

    1. Te opones a suprimir la democracia, que todos los señores respondan a cualquier monarca, al que està en el poder (referencia al feudalismo y a Bolívar).
    2. No es lícito imponer cosas a las personas, sino darles libertad para que se desenvuelvan, se formen y decidan su vida (Rousseau, Fitche). La educación va de adentro hacia fuera.
    3. Así, el papel del estado es dividir funciones y tareas, y administrar la seguridad. Nada más. El resto lo hacen los individuos, desde un egoísmo sano (Fitche).
    4. Por lo tanto, hay que prevenirse de los hombres de Estado que manipulen las pasiones, las lujurias adormecidas, lo obligue a hacer polìtica (a ser nacionalistas).

    Disculpa que simplifique la riqueza de conocimientos y de planteamientos. Pero esto me ayuda a precisar mis pensamientos.
    Señalas que puede que yo conciba las cosas “con tendencias erradas”
    o “deslumbrado por alguna ilusión, con motivo a causas que han calado hondo” en mi espíritu. Eso es posible y válido, para mí y para cualquiera. Trato de tenerlo siempre en cuenta.
    Yo veo la historia (incluyendo la de hoy, en Venezuela), como un proceso complejo, de múltiples fuerzas que se oponen y/o se encuentran entre sí. Creo que hay una historia “externa”, que es la que aparece en los libros, donde priva lo institucional, y que usualmente es escrita por los que detentan el poder (¿Apolínea?). Y creo en una historia más bien “subterránea”, vital, de resistencia cultural y búsqueda de libertades y dignidades, protagonizada por múltiples sujetos socialmente eventualmente sometidos (¿Dionisíaca?). La primera encarna le llamado poder constituyente, y la segunda el poder constituido. La primera incluye los poderes públicos, y la llamada sociedad civil. La segunda está conformada por los llamados movimientos sociales (Desde José Leonardo Chirinos, pasando por Zamora… Hasta los Sin Tierra, Los barrios de Pie, etc.). Para ver la historia con mayor amplitud, conviene ver estas dos fuerzas, usualmente enfrentadas y a veces en alianzas tácticas (Lula y Rafael Correa ganaron las elecciones en sus respectivos países, en buena parte por el apoyo de los movimientos sociales).
    En Venezuela, existen desde hace varias décadas organizaciones comunitarias y populares. Yo he participado en este movimiento desde hace mucho. Sin idealizarlas, creo que apuntan hacia nuevas formas de convivir en sociedad, hacia formas inéditas de relaciones con tendencia a la equidad, la justicia. Y hablo de tendencias, puesto que como cualquier creación social están expuestas al individualismo, a la corrupción, etc. Y esas organizaciones comunitarias, aún cuando son más débiles y fragmentadas que en otros países, tienen la madurez suficiente para establecer sus propios criterios y proyectos. Así, creo que existen múltiples actores organizados del proceso que vigilan el accionar de los gobiernos. Y creo también que este gobierno que calificas sutilmente de supresor de la democracia y practicante de la demagogia, es el que ha brindado mayor apoyo (jurídico, normativo, con recursos, con literatura) al desarrollo de esos movimientos sociales. Y no es una relación idílica, hay conflictos, tensiones, en múltiples lados entre los movimientos y la burocracia… Pero también hay alianzas y estrategias compartidas.
    También creo que desde estos movimientos florecen posibilidades educativas relevantes, inéditas (Escribo un libro al respecto). Y encarnan posibilidades de utopías concretas, con muchos de los valores que aparecen en la Constitución de nuestro país.

    Pues, amigo Joise, creo que las diferencias que podamos tener en cuanto a la interpretación de la realidad, están en el plano de las creencias básicas. Tú crees que la situación actual de Venezuela está determinada por la voluntad de una sola persona (el Presidente) y su poder de manipulación, y yo creo que se trata de un proceso diferente, con múltiples actores, con intereses a veces enfrentados y a veces complementarios, que han de encontrarse en algún momento en una síntesis que nos incluya a todos. Tambièn creo que anteriormente, incluso desde la Guerra de Independencia, la manipulación fuè mayor y màs grosera, bajo ropajes de civilidad y estado del bienestar. Es posible que el discurso y la acción presidencial puedan tener excesos, pero en general creo que han ayudado a proliferar múltiples espacios organizacionales en las comunidades (Consejos Comunales, Núcleos de Desarrollo Endógeno, Cooperativas, etc.), así como a enfatizar los conceptos de soberanía e identidad latinoamericana y caribeña. Tú crees que hoy hay más limitaciones a la vida democrática y yo creo que hoy hay mayores posibilidades de participación, de creación compartida, de difusión y discusión de ideas y planteamientos. Esto puede cambiar, pero por los momentos es como lo veo.

    Un abrazo,

    Julio

  7. Joise Morillo dice:

    Mi querido Julio espero que vestra romantica optica, no sea defraudada, sabeis, me entristece pensar; ver deteriorada la poca libertad que hasta ahora habia tenido un sector muy importante de nuestro pais, la clase media, aquella que al menos trabajando honestamente podia disfrutar de ciertos privilegios, por lo que veo vamos para dos polo, los ricos y los pobres. Los ricos los nuevos oligarcas, empaticos con el gobierno, y gerenciando las empresas expropiadas, con nuevas administraciones impuestas a dedo, incluyendo ministros, los pobres; el resto. Con una libreta en la mano.

    Os ama

    Joise

  8. Ramón Guerra Díaz dice:

    Sabe Julio, es muy esclarecedor su trabajo sobre la reforma educacional de Venezuela, para quien lo sigue desde lejos(y desde cerca) me da claridad sobre qué se pretende con esta reforma, es enseñanza para todos, educación para todos y eso es una aspiración deseable en el mundo entero. Recuerdo hace muchos años, cuando triunfó la Revolución en Cuba, Fidel dijo, “Nosotros no le decimos al pueblo cree, sino lee”, claro teniendo leer por aprender y José Martí mucho antes dijo; “Ser culto es el único modo de ser libre”, ese es el dilema. Leí con interés su intercambio con Joise, interesante por ambas partes, realmente me duele que como pueblo él nos subestimen a los cubanos, nosotros no somos un pueblo de fanáticos, rindiendo culto al líder, somos gente muy crítica, que en materia de educación, para no salirnos de esa línea hemos logrado mucho, nos hemos equivocado bastantes y tenemos una tradición pedagógica que nos enorgullece.
    No somos un país de idólatras, Fidel es el líder, a veces(bastante) la gente humilde exagera es sus expresiones de cariño, pero eso no es política de estado, eso es amor.
    Realmente ahora en educación estamos enfracado porque la familia se involucre más en la educación, porque hay problemas éticos que solo se corrigen en familia como célula principal de la sociedad. Nuestra batalla es hoy ética para rescatar valores solidaridad humana, de humano a humano, en casa; la cortesía, el debate y no riña, el consenso y no la imposición; se necesita un mayor conocimiento del pueblo sobre sus derechos, su defensa y sobre todo reorganizar la pirámide social cubana sobre base más realistas: Miles de graduados universitarios, cientos de técnicos y poca gente que trabaje en la producción directa, eso se debe a muchas cosas, entre ellas la más significativa, es el paternalismo de la Revolución que ha garantizado los servicios públicos gratuitos para todos los cubanos y una buena parte de la canasta básica a precios subsidiados, por eso la familia no exige a sus jóvenes y no jóvenes que trabajen. Una expresión muy popular hoy es aquella de que somos el único país del mundo, donde se puede vivir sin trabajar. Esos son entre otros nuestros problemas, hace muchos rato que dejamos de ser un pueblo sumiso, eso lo aprendimos con el propio Fidel, por eso al menos creo que merecemos respeto. Me asombra que quien se precia de tanta filosofía, ignore lo que pasa cerca de sus narices.
    Te reitero mis saludos y agradecimientos.
    Ramón Guerra Díaz

  9. julio c valdez a dice:

    Hola, Ramòn. Es cierto: no se puede negar los avances de Cuba en diversos campos: educaciòn, medicina, deporte, organizaciòn del trabajo…etc. Sòlo una vez he estado en Cuba, en un evento sobre creatividad y educaciòn, y las discusiones fueron profundas y sistemàticas. Igual, en las calles, y en otros lugares, me encontrè con personas crìticas, con un gran conocimiento de la realidad mundial, especialmente la latinoamericana. Pero, recordemos que los grandes medios de difusiòn masivos se ocupan de exponer una imagen unilateral de tu isla, y tambièn ahora de Venezuela. Y el trabajo que hacen estas corporaciones logran posicionar esa imagen unilateral y negativa en la mente de personas que 8me consta) son personas inteligentes, con sensibilidad social. En el transfondo de estos mensajes mediàticos, trasluce una visiòn de la historia que equipara la evoluciòn social con algunos rasgos idealizados de la sociedad norteamericana. Y lo que es diferente de ese modelo es lo “raro”, lo “ridìculo” y aùn “lo peligroso”. Pero tambièn creo que hay una fuerza en emergencia (y creo que està encabezada por diversos movimientos sociales) que apunta en una direcciòn màs plena y màs liberadora…

    Me encanta tu trabajo sobre Martì. Lo sigo con atenciòn.

  10. Joise Morillo dice:

    Pan y circo es lo que le agrada al pueblo, vociferaba Nerón ante sus sequitos y los embajadores de otras naciones en ocacion de fioestas en el Circo romano, durante su imperio, mientras, esclavos! Lanzaban pan y repartian agua antes de ser dispenzados a los leones -que en el caribe se han convertido en tiburones- como combatientes en una lid, asimetrica, No mi querido Guerra, yo os respeto puesto que amo al pueblo cubano, mi posicion sin pasion es porque conozco o intento conocer la historia, vosotros, los cubanos, no sois un pueblo sumiso, sino un pueblo martir, producto de la inteligencia heroica de esas madres como decis vos, que reconocieron la verdadera revolucion, una revolucion gandhiana, la verdadera revolucion, antes que otra es esa la que emprendieron ellas, al decidir que si las vindicaciones que iban a recibir eran las mismas, tarabajaran o no, entonces no trabajen, yo respeto al pueblo cubano, pero detesto la tirania, la dinastia esclavista y la demagogia sea donde sea, yo soy socialista por conviccion y se, que esta: no puede progresar sin el concurso de todos, donde todos tengan el mismo derecho a opinar y a concursar para darle una mejor participacion en la politica de un pueblo.

    Os ama

    Joise



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom