Alteramerica

Blog en Monografias.com

 

SIMON BOLIVAR: HORIZONTE ABIERTO

Hurgando en mis archivos, encontrè este discurso que, como Director del CEPAP, me correspondió pronunciar el día 25 de julio de 2008 ante un grupo de graduandos en licenciatura en educación. Me permito compartirlo con ustedes:

 

Este acto hoy, 25 de julio, parece conmemorar el aniversario del nacimiento de Simón Bolívar, El Libertador. Según sus propias palabras, el verdadero natalicio es un día como hoy. Como cada vez nos parece menos probable que existan las coincidencias, queremos tomarlo como un hecho significativo para este acto. La vida y la obra de Bolívar aún nos interrogan y nos retan. Desde nuestras existencias actuales, podemos ensayar integrarnos con la suya.

Bolívar, el Libertador, consagró su vida a la causa de la independencia,  que se orientaba a la creación de las nuevas repúblicas y la unidad latinoamericana.  Esa independencia podemos visualizarla como psicológica, social y política.

Desde nuestra realidad actual, la independencia psicológica implica una visión crítica de nuestra vida, a toda hora y en todo lugar. Un desmontar la cadena de condicionamientos que la sociedad nos impone, y que apuntan a afianzar en nosotros el materialismo ramplón y el consumismo agresivo. Implica deconstruir esas programaciones que nos hemos hecho para evitar dolores necesarios y hacernos cada vez más individualistas. Ser fieles a nosotros mismos, a nuestras búsquedas, a los horizontes que nacen de nosotros para ser compartidos por otros.  Bolívar renunció a un modo de vida, a los placeres que su posición social le ofrecía, y se afianzó en una lucha casi solitaria por un proyecto continental. Prefirió la soledad, el abandono, a renunciar a sus propios valores y a sus sueños.  

La independencia social, íntimamente relacionada con la psicológica, implica un ir más allá de nosotros mismos, sin traicionarnos. Implica un construir permanente de colectivos, de grupos humanos, desde valores de solidaridad, cooperación, justicia y paz. Y esto es un tejido que pasa por nuestras familias, amigos, compañeros de labores, organizaciones e instituciones. No podemos vivir la independencia si no luchamos por la independencia de otros, de nuestros semejantes. Bolívar buscó alianzas, en medio de la cruenta guerra, pero al final múltiples intereses separatistas, egoístas, lo aislaron y le causaron una muerte social antes de la muerte corporal.

Finalmente, la independencia política apunta a afianzar los colectivos antes mencionados,  y ampliar hasta el infinito esos colectivos, pasando por la patria, hasta abarcar la humanidad entera. Pero no hablamos de una humanidad abstracta, sino de todos los seres humanos que vivimos existencias específicas. Se trata de trabajar, crear, de modo de ir acumulando fuerzas y uniendo espacios sociales para que la independencia nos incluya cada vez más a todos. Así, Bolívar soñó la patria grande, en la cual Venezuela habría de tener un papel fundamental, no sólo una patria para nosotros, sino como un faro para la humanidad entera. Desde la independencia, habremos de crear progresivamente una humanidad cada vez más hermanada, más cargada de justicia y de paz.

Esto, señores graduandos, puede ser un horizonte que nos ha abierto Bolívar y que tal vez a nosotros nos corresponde asumir.

 

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “SIMON BOLIVAR: HORIZONTE ABIERTO”
  1. Joise Morillo dice:

    Julio ya veo que os interesa el legado, heroico y filosófico de nuestros ilustres genios y próceres, en tal sentido; os voy a acompañar con una entrega antropologica de la estirpe heroica con un sesgo de critica, contemporanea.

    Idea socio política del libertador (I)

    Bolívar, nunca jamás, maquiavélico, pero si seguidor de la filosofía política de Charles de Secondant y Montesquieu, El alfarero de repúblicas, como solía auto denominarse, tomando en consideración su capacidad de discernir las necesidades reales de que adolecían nuestros países hermanos (latinoamericanos) para constituirse como verdaderas naciones. Fue opositor férreo ante la idea de federación; se manifiesta contrario a esta; por cuanto pensaba que las reformas liberales eran quijotescas. De igual modo se manifiesta en contra de crear instituciones políticos constitucionales sin asidero en la realidad existencial de nuestros países hispanoamericanos. Este argumento se define claramente en carta emitida por el libertador desde Caracas el 16 de Enero de 1827, con remisión al general Antonio Gutiérrez de La Fuente donde afirma en contra de un proyecto de “federación provincial” en Perú, donde afirma lo siguiente.

    “Por Dios, querido general, no permita Ud. que estas chispas lle¬guen a prender el corazón de su patria; recuerde Ud. cuanto acaba de suceder en Venezuela y a los desastres que la amena¬zaban, junto con Colombia y la América entera, por esta manía de federación provincial. Se quiere imitar a los Estados Unidos sin considerar la diferencia de elementos, de hombres y de cosas. Crea Ud., general, que nuestra composición es muy diferente a la de aquella nación, cuya existencia puede con¬tarse entre las maravillas que de siglo en siglo produce la política. Nosotros no podemos vivir sino de la unión. “La gran federación de que he hablado a Ud. tantas veces, es muy diferente de la que se piensa en Arequipa. Aquella es la unión de la fuerza en grandes masas, mientras que la otra es la división de la fuerza de una de estas masas en pequeñas fraccio¬nes. ¿Qué puede, pues, resultar de este insensato proyecto? Aquello que experimentaba ya Venezuela, es decir, ¡a guerra civil!… Ud. sabe que el curso de mi vida pública me ha hecho conocer, como nadie, las necesidades de nuestros pueblos, y Ud. conoce también como nadie, que mi mayor ambición es la dicha y la estabilidad de las repúblicas que ha fundado el heroísmo y las virtudes del ejército a que Ud. pertenece” (Revista Sociedad Bolivariana de Venezuela) año 2 # 5 1992.

    Ante lo previamente expuesto, ¡parece insólito y ambiguo que se le haga apología a la acción De Ezequiel Zamora! Por cuanto la idea de este era federalista. De modo que las intenciones socialistas de su gestión bélica además de míticas y poco filantrópicas simplemente produjo promover el caudillismo sobre todo en las aéreas que se remitió como héroe federalista siendo estos los estados llaneros por excelencia. Para ilustraros he aquí una breve historia de sus inicios épicos.

    En febrero de 1859 estalló en Coro la Revolución Federal y se produjo el desem¬barco de Zamora para ponerse al frente de los insurrectos en los Llanos. Tras el desembarco en La Vela de Coro se dirigió a Los Llanos para ponerse al frente de los alzados y “proclamar la República Federal”. Unió fuerzas, y les dio coherencia convirtiéndose en jefe militar indiscutible de esta pri¬mera fase de la guerra. Esta última fase de la guerra era contra los godos (blancos mantuanos), por el poder de los pobres, por la tierra, por la venganza contra los abusos inveterados. Co¬mo en los tiempos de Boves y Páez. Pero na¬da de esto llegó a formar parte del programa de la Federación propuesto por los jefes li¬berales. La revolución social ni siquiera for¬maba parte de las propuestas de Zamora, sin duda el político y militar más acertado y cer¬cano en la interpretación del sentir popular.

    De inmediato se extendió su prestigio y popularidad en Los Llanos y creció la or-ganización de las tropas federalistas. Zamo¬ra en las provincias triunfantes (Barinas, Por-tuguesa, Apure…) va constituyendo los esta¬dos federales, pero nunca una política de igualdad social y socialización de las tierras como se ha querido afirmar para enaltecerlo como revolucionario o vilipendiarlo como agitador “comunista”. Los datos disponibles no permiten sustentar tal mito. (Venezuela republicana siglo XIX, formación sociopolítica, Editorial Centro Gumilla, 1978, Caracas Venezuela)

    Idea socio política del libertador (II)

    La idea emancipadora de la libertad de Bolívar, no termina con las batallas que culminaron con la tiranía colonial monárquica española, sino que continua en acción mediante su postura política y social que se manifiesta insistentemente en sus cartas y ponencias públicas, especialmente en el congreso de Angostura (Venezuela, 1819) y el congreso constituyente de Chuquisaca (Bolivia 1926) Aparte de la fructífera epístola fundamental del genio del libertador como estadista, que como fin principal, propone erradicar la ignorancia de nuestro pueblo, lo que concebía como el peor y más pernicioso de los males, lo cual le repugnaba.

    No obstante de su desprecio por la federación; no porque este no sea un sistema beneficioso sino tomando en consideración: las características, el gentilicio, la idiosincrasia de nuestros pueblos, aunada a la precaria educación y las condición, económicas y étnicas que habían dejado la devastación de la guerra de emancipación, se manifiesta de la siguiente forma ante los legisladores, muy previamente al conflicto federalista. Así.

    “¡Legisladores! Yo deposito en vuestras manos el mando supremo de Venezuela. Vuestro es ahora el augusto deber de consagraros a la felicidad de la república: en vuestras manos está la balanza de nuestros destinos, la medida de nuestra gloria: ellas sellarán los decretos que fijen nuestra Libertad. En este momento el jefe supremo de la república no es más que un simple ciudadano; y tal quiere quedar hasta la muer¬te. Serviré sin embargo en la carrera de las armas mientras haya enemigos en Venezuela. Multitud de beneméritos hijos tiene la patria capaces de dirigirla, talentos, virtudes, expe¬riencia y cuanto se requiere para mandar a hombres libres, son patrimonio de muchos de los que aquí representan el pueblo; y fuera de este soberano cuerpo se encuentran ciudadanos que en todas épocas han mostrado valor para arrostrar los peligros, prudencia ‘para evitarlos, y el arte, en fin, de gobernarse y gobernar a otros. Estos ilustres varones mere¬cerán sin duda los sufragios del congreso y a ellos se encar¬gará del gobierno, que tan cordial y sinceramente acabo de renunciar para siempre”.

    “La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democrá¬ticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares» porque nada es tan peligroso como dejar perma¬necer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle, y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nues¬tros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mis-mo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los man¬de perpetuamente”.

    Luego de hablar de las carencias sociales, nos plantea lo siguiente:

    “El hombre, al perder la libertad, decía Homero, pierde la mitad de su espíritu (….) Un gobierno republicano ha sido, es y debe ser el de Ve¬nezuela; sus bases deben ser la soberanía del pueblo; “la divi¬sión de los poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y de los privilegios: Necesitamos de la igualdad para refundir, digámoslo así, en un todo, la especie de los hombres, las opiniones políticas y las costumbres públicas. Luego extendiendo la vista sobre el vasto campo que nos falta por recorrer, fijemos la atención sobre los peligros que debemos evitar. Que la historia nos sirva de guía en esta carrera”

    Idea socio política del libertador (III)

    Finalmente, Bolívar, ante los magistrados que presenciaban el excelso acto de su renuncia a la dictadura. Haciendo un recorrido magistral, donde explica las bondades y faltas que han ocasionados perjuicio a muchos países, repúblicas y naciones por no haber ejercido el gobierno con sabiduría, y alabando sistemas que han surtido efecto por el cumplimiento de las leyes tomando en consideración ante todo la ética y la moral como costumbre solidas e inexpugnables
    (El sistema Británico) se aboca a definir como de carácter fundamental supervisar la acción de los magistrados es de suponer incluido el presidente, afirmando.

    “Un magistrado republicano es un individuo aislado en medio de una sociedad; encargado de contener el ímpetu del pueblo hacia la licencia, la propensión de los jueces y admi¬nistradores hacia el abuso de las leyes. Está sujeto inmedia¬tamente al cuerpo legislativo, al senado, al pueblo: es un hombre solo resistiendo el ataque combinado de las opinio¬nes, de los intereses y de las pasiones del estado social, que, como dice Carnot, no hace más que luchar continuamente entre el deseo de dominar y el deseo de sustraerse a la domi¬nación. Es, en fin, un atleta lanzado contra otra multitud de atletas.

    Sólo puede servir de correctivo a esta debilidad el vigor bien cimentado y más bien proporcionado a la resistencia que necesariamente le oponen al Poder Ejecutivo, el Legisla¬tivo, el Judiciario y el pueblo de una república.

    Si no se ponen al alcance del Ejecutivo todos los medios que una justa atribución le señala, cae inevitablemente en la nulidad o en su propio abuso; quiero decir, en la muerte del gobierno cuyos herederos son la anarquía, la usurpación y la tiranía.”

    En otras palabras, si este magistrado abusa de sus atribuciones, y se sobrepasa de las que la constitución le señala como propia a desempeñar, se considera usurpación de poderes, por lo tanto políticamente punibles.

    Se finalizara esta exposición en contra de muchas acepciones, infundadas, que promoviendo un sesgo detractor del genio de Bolívar quedan totalmente en la nulidad al observar las siguientes acotaciones:

    La Religión es la ley de la conciencia. Toda ley sobre ella la anula porque imponiendo la necesidad al deber, quita el mérito a la fe, que es la base de la religión. Los preceptos y los dogmas sagrados son útiles, luminosos y de evidencia metafísica; todos debemos profesarlos, mas este deber es moral y no político. Simón Bolívar 25-05-1826

    …cuando yo observo un hombre de virtud y talento, mi afecto se arroja sobre él con una inclinación irresistible, y no se tranquiliza hasta que no ha logrado el recíproco.
    Simón Bolívar 08-05-1828

    …estoy resuelto a todo por Venezuela; ella es mi madre, de su seno ha salido mi ser y todo lo que es mío; a ella, pues, debo consagrar todos los sacrificios, hasta el de la gloria misma.
    Simón Bolívar 15-11-1826

    Entonces, ¿Quien es Bolivariano de verdad? ¿Cómo un verdadero bolivariano hace caso omiso a los tan ilustres conceptos transcriptos en este articulo?

    Os ama

    Joise

  2. julio c valdez a dice:

    Joise. Gracias por tu aporte. Son cosas para reflexionar, principalmente, ante las complejas realidades actuales. Pienso que la historia no es sòlo lo que ocurriò, sino lo que sigue ocurriendo y lo que aùn puede ocurrir. Lo màs importante, pienso, es lo que “nos dice” la historia a cada uno de nosotros, y còmo nos prepara para seguir adelante con nuestros proyectos cotidianos.

    un abrazo



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda