Alteramerica

Blog en Monografias.com

 

Mensaje de Simón Rodríguez a la América de hoy

El mensaje de Simón Rodríguez aún resuena. El proyecto de educación popular, que en su época no le dejaron desarrollar, todavía nos llama. En nuestra América Latina, ¿podemos dejar de lado las enseñanzas del maestro del Libertador? ¿Qué es capaz de decirnos Simón Rodríguez hoy? Preguntemos, y su obra nos responderá.

El Maestro asumió su tarea en una sociedad en tránsito. Lo que prometía ser un sueño colectivo de liberación, terminó siendo una transferencia de poderes. Los pueblos acompañaron a los patriotas en las Guerras y procesos de Independencia, para luego ser nuevamente excluidos. La tendencia a la exclusión es una herida histórica, que siempre sangra. Simón Rodríguez a fuerza de reflexión activa enfrentó esta situación. Su palabra y su obra tienen tanta fuerza que aún hoy día nos increpa.

¿Quiénes son los constructores de la Republica?

Para Rodríguez, la República ha de construirse desde los excluidos: negros, indios, zambos, mulatos, etc. Hoy, hablamos de ese pueblo, que no ha participado como protagonista de las estructuras dominantes. Señala Rodríguez que la verdadera independencia y la construcción de la República deben hacerse con los propios habitantes. América debe ser original, es decir, debe forjar sus propias instituciones, con el concurso de todos (sin excepciones). Esa es su propuesta democrática. Y la educación, en todo esto, es la forma privilegiada de lograrlo. ¿Cómo podemos repensar la educación de modo que todos y cada uno de los habitantes sea protagonista de lo social? ¿Se trata de abrir las instituciones existentes, hasta el máximo, para que todos entren en ella? ¿Es eso posible? ¿Es lo deseable? Tal vez sea conveniente asumir nuevas concepciones y nuevos caminos para que la educación sea realmente de todos y para todos. Esto nos lleva a pensar en espacios formativos organizados desde la vida cotidiana, desde la familia, desde la calle, desde la cancha, incluso desde los centros comerciales, como forma de ser, de hacer y de construir la nueva sociedad.

¿Cómo edificar el proyecto de educación popular?

Para edificar el proyecto de educación popular, según Rodríguez, es necesario cuestionar frontalmente y dudar de los poderes establecidos, en tanto se trata de autoridades impuestas desde lo político-económico. La autoridad ha de surgir de cada cual, de la convivencia, de las alianzas, atendiendo a la razón y a lo que constituye la vida republicana: el fortalecimiento de las costumbres (destinación a ejercicios útiles) y la reconfiguración de las estructuras económicas (aspiración fundada a la propiedad, de todos, no de una clase). Esto sigue siendo un reto para nosotros: ¿cómo creamos autoridad, donde realmente lleguemos a gobernarnos a nosotros mismos? ¿Cómo el gobierno es necesariamente gobernarnos entre sí? ¿Cómo el poder se extiende desde todos lugares hacia todos lugares?

¿Dónde y cómo se desarrolla la educación?

La educación se desarrolla en el trabajo y desde el trabajo. Pero se trata de un trabajo digno, humanizado. La educación atraviesa el trabajo, como forma de interacción y construcción social. Hace viable el aprendizaje de elementos vitales: cálculo, razonamiento; pero también tonifica el espíritu moral, mediante el respeto, la tolerancia; en fin, se aprende a ser ciudadano en toda la extensión del término. La educación-trabajo requiere de una organización auténticamente democrática (las sociedades económicas). Mediante el trabajo, las personas se organizan en “colonias”, con autonomía, y se coordinan entre sí (no hay sujeción a un poder central).

En tal sentido, requerimos un nuevo pacto. Tenemos el compromiso de articular puentes, relaciones, entre familias, comunidades, organizaciones e instituciones, para fortalecer esas redes de aprendizaje, en un continuum formativo, que integre aspectos usualmente separados, tales como educación-trabajo, formación-vida cotidiana, reflexión-construcción política, persona-colectivo, etc.

Julio C. Valdez

personas e ideas

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

3 respuestas a “Mensaje de Simón Rodríguez a la América de hoy”
  1. william sacott dice:

    Simón Rodríguez mensaxe aínda ressoa. A educación popular proxecto, que o deixou sen tempo para desenvolver, aínda estamos chamado. Na nosa América Latina instant loans podemos ignorar o ensino do profesor de liberar? O que podo dicir Simon Rodriguez hoxe? Dúvidas e ela responde

  2. Joise Morillo dice:

    Simón Rodriguez SR (1769/71-1854)

    Itinerante, más que aventurero, Arturo U. Pietri lo calificó de Ilustre peregrino andariego e inquieto, filosofo, políglota, pero, mas que todo, pedagogo igual que su homologo, Lancaster, se encarga de fundar una pequeña escuela de estilo filantrópico donde los estudiantes mas destacados se dedicarían a instruir a los mas desaplicados y menores con el objeto de influirlos con su paridad de edad en la instrucción y el conocimiento, mediante la practica y enseñanza mutua llamada monitoreo por su creador, quizás su condición “expósita” le otorga ese deseo de ayudar al necesitado mas que todo en el ámbito de la educación, que para él; l era el instrumento mas importante para el desenvolvimiento del individuo humano, dado que ello le comprendía, como profeta de la necesidad del pueblo que lo vio nacer, la barrera que impediría a Latinoamérica colocarse en el camino paralelo a la civilización y el desarrollo que veía venir manifestándose en los países europeos es allí pues donde recibió a Simón Bolívar, antes que por voluntad expresa por casualidad, dado que el abuelo del niño Bolívar, don Feliciano Palacios quien emplea a Simón Rodríguez como amanuense se lo confiere para que lo eduque. A los 23 años, SR recibe al niño en su “escuelita” debido a tendencia voluntarioso y rebelde que el niño presentaba, causado por serios problemas con sus tíos que para la fecha eran sus responsables y luego con su hermana, la alcaldía intervino y se lo dejó bajo su responsabilidad tutelar, desde entonces la influencia de SR se hizo presente en la vida de Bolívar.

    SR, un apasionado lector, funda sus conceptos pedagógicos en la libertad y voluntad del individuo para aprender, sistema que otorga al educando la capacidad de desenvolverse en el desarrollo intelectual del mismo. Su libro de apoyo aunque autodidacta con relación a su metodología, es: Emilio de Rousseau, aunque conocedor de los enciclopedistas francesa como Diderot y Voltaire, su inclinación mas que todo es rousseana, con “Emilio” y el “Contrato Social” se nutre de conocimiento pedagógico y político con el fin de despertar en el discípulo o pupilo la idea de autonomía intelectual y cognoscitiva, al mismo tiempo conocer la vindicación del derecho como elemento o tópico filosófico, sin embargo antes de determinar la sociedad como la madre de los vicios del ser humano, determina a la ignorancia como la culpable de tan detrimente situación padecida por el hombre (sesgo idealista).

    “La ignorancia es la causa de todos los males que el hombre se hace I hace a otros. I esto es inevitable….porque la omnisciencia de la ciencia no cabe en un hombre; puede caber hasta cierto punto en una sociedad”

    La obra de SR es incalculable mucho de ella perdida, produjo muchos manuscritos de los cuales no se tiene registros, sin embargo su máxima obra registrada “Sociedades americanas” es un mar de prodigios, su prolija obra fecunda sin mas la estirpe republicana y socializadora de quien tiene el privilegio y la voluntad de leerla, en el libro se analiza con detalles las ventajas y desventajas de los sistemas sociales y políticos que se han venido desarrollando en la historia de la nova América y la Europa eterna las cuales con medida comparación reduce al beneficio que podría aportar al desenvolvimiento de las sociedades americanas, igualmente los peligros que acarrearían si se adoptaran sin restricción.

    Su obra de corriente dialéctica por esencia, se plasma de una forma analítica y con presición tajante. Describe a la sociedad; no como necesidad del hombre sino como medio de cumplir con los deseos del colectivo de cuál participa, mediante el concurso y la investigación, la participación de ella para eliminar el padecimiento que le atañe y/o podría afectarle. Critica a la religión por haber caído en campo mercantilista, donde observa que; Los Clérigos vienen a figurar en el proyecto como AJENTES DE NEGOCIOS (mediante una escasa renta) de todo el eque quiera ENGRANDECERSE i como COMICIONADOS (mediante un tanto por ciento) de quien quierh ENRIQUECERSE. Y afirma:

    “A buen estado aa venido a parar la Relijon: los ministros deben estar mui satisfechos de sus nuevas funciones, No se puede esperar mas, de quien vuelve las espaldas a la Luz, para encaminarse a las Tinieblas”.

    Su genio creador es incomparable, se aboca a la educación respecto al sistema de enseñanza con desvelo, su visión es por demás elocuente prueba de ello es que no culpa al quienes dan una enseñanza con fallas, si su educación ha sido escueta durante el aprendizaje, por tanto son inocentes, y, a los que saben lo que hacen, enseñan mal por cumplir un trabajo, los absuelve por la necesidad que ellos tienen. Dice de esto

    “el pan convierte los crímenes en acto de virtud”

    Tratando de aliviar la pena de quienes también son ignorantes respecto a educar, afirma que; ni los padres y ni los maestros pueden prever lo que los niños serán I mucho menos el uso que harán de lo que ahora les enseñan a decir; pero lo que podrían asegurar ya es que, grandes han de creer que saben lo que dicen.

    Por lo antes dicho, es menester pensar en semiótica y/o filosofía del lenguaje, para el, es importante las palabras que debe utilizar el maestro, éste debe sin lugar a dudas enviar el mensaje apropiadamente en aras de representar el objeto que se quiere. Por ende lo que se quiere representar no debe ser un simple sonido al oído, debe, llenar la imaginación y el interés del educando, para así lograr el objeto aprehensivo, la enseñanza en si, la educación con meta y propósito.

    He ahí pues, “el filosofo”, quien dio una formula de educar modernizada y con fundamento didáctico esencialmente, toda la vida, aunque despreciado, hasta el punto de tildarlo de loco en un pueblo “rehundido” en Bolivia llamado Chuquisaca, donde como “proyecto” de Sucre fue enviado a satisfacer las necesidades Educativas. Claro esta que producto de la misma ignorancia que Latinoamérica padecía es acusado injustamente de extravagante e irrespetuoso de las “tradiciones”, de hecho con un evidente caso omiso de las innovaciones traídas por él y que en otros lares dieron buen resultado.

    En 1826 renuncia a sus cargos en Bolivia, por no congeniar con el mariscal Antonio José de Sucre presidente para ese entonces de dicha nación. Por tal motivo, se marcha a Arequipa donde publica en 1828, el Pródromo de la obra Sociedades Americanas en 1828, texto en el que igual que otros escritos suyos, insiste en la necesidad de buscar soluciones propias para los problemas de Hispanoamérica, idea que sintetiza su frase:

    ” La América Española es Orijinal = Orjinales han de ser sus instituciones i su gobierno = I Orijinales sus medios de fundar uno i otro. O Inventamos o Erramos”.

    En 1830 aparece su libro El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de armas, defendidos por un amigo de la causa social, el cual era un alegato a favor de Bolívar. En septiembre de ese año, circula su ensayo científico Observaciones sobre el terreno de Vincocaya, en el cual destaca aspectos sobre la conservación de la naturaleza, la economía y la sociedad. Aunque no existen datos precisos al respecto, es probable que en 1831, hubiese contraído nupcias por segunda vez en Perú con Manuela Gómez. De Lima se traslada en 1834 a Concepción (Chile), acepta la dirección de una escuela y publica su libro Luces y virtudes sociales ese mismo año.

    En los años finales de su vida Rodríguez va a Guayaquil, donde se perderá buena parte de su obra en un incendio ocurrido en dicha ciudad. En 1853 emprende de nuevo viaje al Perú, lo acompañan su hijo José y Camilo Gómez, compañero de este; será Gómez quien lo asistirá en el momento de su muerte; ocurrida en el pueblecito de Amotape. Setenta años después de su deceso, sus restos fueron trasladados al Panteón de los Próceres en Lima, y desde allí, al siglo justo de su fallecimiento, fueron devueltos a su Caracas natal, donde reposan en el Panteón Nacional desde el 28 de febrero de 1954.

    Os ama

    Joise

  3. Ramón Guerra Díaz dice:

    Yo he leído algo sobre las ideas pedagógicas de Simón Rodríguez y he encontrado en José Martí un hilo conductor posterior hacia Simón Rodríguez. Más adelante en mi blog desarrollaré el tela que ya conversé con algunos educadores venezolanos amigos. Estamos en contacto, me gusta su sitio, todo lo que contribuya a conocernos es válido.
    Ramón



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

chatroulette chatrandom