lig tv izle
justin tv

Alteramerica

Blog en Monografias.com

 

Movimientos Sociales en Venezuela. Como se definen a si mismos

Lo que sigue es un intento nuestro de ordenar ideas, a partir de entrevistas, observaciones y conversatorios que involucran a diversos integrantes de organizaciones populares de Venezuela.  Ante la pregunta quiénes somos como movimientos sociales, surgen respuestas diversas, expresadas en distintos grados y niveles, pero que parecen guardar una unidad de fondo.

Un primer nivel de respuesta nos identifica con una visión étnica originaria, unida a una cualidad de resistencia perenne: somos descendientes de grupos humanos indígenas, en el sentido de que aún mantenemos sus rasgos físicos y su laboriosidad, así como la disposición a resistir a todas las formas posibles de resistencia y opresión. Pero también somos afrodescendientes, en el sentido de la búsqueda de emancipación y de creación cultural.

Así, parece claro que no nos identificamos con colonizadores europeos, sino con aquéllas etnias originarias de América, o traídas en calidad de esclavos, que han tenido que recrearse a sí mismas en una lucha permanente de resistencia creadora contra acciones de colonización sangrienta y avasallante. Esto nos sitúa de entrada en los espacios marginales del espiral civilizatorio que proviene de las metrópolis dominantes, y nos atribuye el doble rol de ser combatientes contra grandes poderes económicos, culturales y militares, y al mismo tiempo ser creadores de nuevos esquemas y formas de vida.  Estos planteamientos sin duda se relacionan con aquéllas tesis de cultura de resistencia, descrita hace algún tiempo por Augusto Roa Bastos, y revisitada actualmente por los zapatistas y los nacionalistas puertorriqueños.

Un segundo nivel nos identifica con una condición mayor, inédita, que nos señala como seres cósmicos, o de otra forma como seres multiétnicos y pluriculturales, características recogidas en la actual Constitución venezolana. Aquí, no nos define únicamente el que provenimos de grupos étnicos particulares, en guerra contra agentes poderosos, sino que somos una composición diversa, siempre en movimiento, que nos hace potencialmente creadores de sociedades, o de estadios civilizatorios superiores.

En esta óptica, se señala que tenemos que mirarnos más a los corazones que a los colores de la piel.  Somos una especie de síntesis, que incluye tanto elementos aportados por los colonizadores (lengua, tecnología, esquemas de organización social como el cabildo)  y también otros muchos aportados por grupos étnicos que resisten el coloniaje (creadores de libertad y de utopías),  en una integración mayor.  Esta concepción nos acerca a las tesis de José de Vasconcelos y Samuel Ramos, filósofos mexicanos de principios del siglo pasado.

Es conveniente tal vez un comentario adicional. A pesar de que lo que hemos señalado como primero y segundo nivel difieren conceptualmente, sospecho que, desde los movimientos sociales, existe una gran complementariedad entre ambos.  En el desarrollo del poder popular, la acción de resistir y de sustentar la dignidad humana, conlleva elementos que pueden prefigurar nuevos y más equitativos estadios sociales. Así, la búsqueda de nuevas formas societales (socialismo del siglo XXI, Desarrollo Endógeno), ante el empuje de las fuerzas coloniales, puede constituir un medio válido para lograrlas.

Un tercer nivel, que puede también ser complementario con los anteriores, nos identifica como una sociedad en proceso de transformación. En esta sociedad se contraponen movimientos de adentro hacia fuera (profundización de la democracia, igualdad de oportunidades, equidad), con fuerzas que vienen de afuera hacia adentro (capitalismo, consumismo, imperialismo). Así, los movimientos sociales requieren de fortalecer esa tendencia de sacar de sí mismos valores y propuestas que tiendan a ampliar espacios de participación, de diálogo, de construcción colectiva, y así sobreponerse a esquemas y patrones de comportamiento impuestos desde ancianos procesos de colonización (dependencia, sometimiento a la autoridad, vasallaje). Es, en cierta forma, una visión que supone a la vez una esencia y una entelequia: esto es, que dentro de nosotros mismos llevamos una especie de pureza, de verdad inmanente, de sentido de las cosas, que requiere de potenciarse mediante el estudio y la práctica social, para lo cual hay que minimizar las condiciones externas que les impiden brotar y florecer.

Julio C Valdez

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
Sin categoría

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.

Comentarios

2 respuestas a “Movimientos Sociales en Venezuela. Como se definen a si mismos”
  1. Gerardo Cristian Viviers dice:

    Soy de Comodoro Rivadavia, Chubut, Argentina, y me interesó el artículo porque da una visión con referencia a la realidad venezolana, probablemnte más caliente que la argentina. Aqui también tenemos movimientos sociales, que accionan por fuera de partidos políticos, y que sostienen una forma de acción política que para nada tiene relación con el modelo representativo liberal, que termina en una forma delegativa. Esos movimientos tienen luchas por la vida, por la existencia y van desde las villas en los cordones industriales hasta fábricas tomadas, y núcleos de educación popular. Asi que felicito al autor por su breve exposición sobre movimiento sociales en venezuela.

  2. julio c valdez a dice:

    Hola, Gerardo. Agradezco tu participación y comparto tu interès al respecto. Creo que los movimientos sociales llevan en sí mismos formas de relación y pautas organizacionales que rebasan la llamada democracia representativa. Creo, también, que estas búsquedas aún son incipientes, pero por su carácter vital tienen mucho que decirnos sobre nuestra visión de la sociedad y los modos de construirla. La realidad argentina nos ha brindado experiencias altamente interesantes, como la de los piqueteros, barrios de pie y la lucha de los mapuches. Hay mucho que aprender de esto.



Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda