Alteramerica

Blog en Monografias.com

 

EDUCACION Y DESARROLLO ENDOGENO

 

1. El desarrollo endógeno es un concepto amplio, que puede significar muchas cosas a la vez. Se ha utilizado como sinónimo de desarrollo local, complementario o alterno con respecto al modelo desarrollista vigente (por ejemplo, caso de los cluster o asociaciones autónomas de Europa y los Estados Unidos).  Creemos importante, pero limitada, esta visión.

 

2. Nosotros asumimos el desarrollo endógeno como un estadio de la sociedad total, que abarca e integra lo económico, lo social, lo ético, lo cultural, lo organizacional, lo político, y lo relativo a la seguridad y defensa (Esto aparece muy bien desarrollado en el libro Desarrollo Endógeno: Cooperación y Competencia, de María Josefina Mas Herrera).

 

3. Como concepción integral, e integradora, el desarrollo endógeno no es una estrategia más hacia una entelequia llamada “desarrollo”, sino la estrategia fundamental en la búsqueda de nuevos estadios sociales más justos, más equitativos, más democráticos.  

 

4. Como concepción integral, el desarrollo endógeno debe estudiarse desde un enfoque multidimensional y pluridisciplinar. De otra manera, se corre el riesgo de simplificarlo y reducirlo a su mínima expresión.

 

5. Desde lo multidimensional y pluridisciplinar, el desarrollo endógeno puede comprenderse como una macroacción. Ello implica una trama significativa que va integrándose desde miríadas de acciones específicas desarrolladas por todos los actores sociales, intentando transformar la vida desde todos los espacios y desde todas las dimensiones posibles.

 

6. Esta macroacción entre todos los actores sociales implica profundas alianzas y  articulaciones, en distintos niveles y estructuras: persona- grupo – colectivo – gobierno- estado -humanidad. Estas alianzas y articulaciones, en su desarrollo, van perfilando los procesos sociales globales. El ideal de sociedad, entonces, surge de las relaciones, no las precede. La discusión sobre el socialismo del siglo XXI ha de pasar por este tamiz.

 

7. El sujeto del desarrollo endógeno es complejo y diverso. Cada cual (persona, grupo, colectivo, ente gubernamental, sociedad, humanidad) constituye un centro generador y articulador, que se mueve acompasadamente (no sin tensiones, y hasta conflictos), desde una situación actual hasta situaciones  personal y colectivamente deseadas y deseables. No debe haber un centro único, privilegiado. Todos estamos incluidos.

 

8. En Venezuela, existe actualmente apoyo político y jurídico para el desarrollo endógeno, más que en cualquier otro momento de nuestra historia. Esto se evidencia en a Constitución, los planes nacionales, la Ley de Ciencia y Tecnología, el Plan Nacional de Ciencia y Tecnología, y las acciones del Ministerio de C y T; las nuevas estructuras y los nuevos procesos: Consejos Locales de Planificación Pública; Consejos Comunales; las Misiones… No obstante, aún queda mucho camino por andar. Muchas (no todas, por supuesto) de las prácticas políticas y organizacionales vigentes limitan en vez de facilitar este proceso, sea por desviaciones burocráticas, o por afianzar ciertos circuitos de poder personal y grupal.

 

9. Se hace  necesario, pues, avanzar en la construcción de una trama social de relaciones (horizontales, simétricas)  entre organizaciones comunitarias, y entre estas y  la gerencia pública, y aún la gerencia privada; entre comunidades, organizaciones y sujetos políticos, para sustentar el proceso de desarrollo endógeno. Para ello hay que considerar todos los puntos de vista, y buscar su integración desde lo específico hasta  niveles más amplios de comprensión y de acción. Ello implica cambios profundos en los modos de pensar y de actuar en boga, por parte de todos.

 

10.                Lo antes planteado lleva a considerar la necesidad de una estrategia plural. Se requiere atender colectivamente los distintos niveles y dimensiones del desarrollo endógeno. Ello implica conquistar y afianzar múltiples espacios, plenos de éxito. Aquí deben estar imbricados necesariamente todos los actores atendiendo simultáneamente lo ético, lo económico, lo social, lo organizacional, lo cultural, lo político y lo atinente a la seguridad y defensa nacional.

 

11.               El proceso de desarrollo endógeno apunta a la creación permanente y colectiva de imágenes-objetivos, desde la articulación de los diversos actores sociales, en un movimiento acompasado, sincrónico, que integra, no excluye,  los diversos actores en una sinergia difícil, pero necesaria.

 

12.              El conocimiento, desde lo endógeno, tiene como punto de partida y de llegada la vida de las personas. Ha de servir al mejoramiento de la vida en todos los sentidos, independientemente de los caminos que recorra para su validación formal.

 

13.              Por ende, el conocimiento requiere de mecanismos auténticamente democráticos para su generación, validación, difusión y apropiación y reapropiación, desde y hacia todos los espacios sociales.

 

14.              La socialización del conocimiento implica compartir (entre diversos actores sociales) la creación, validación, difusión y apropiación de conocimientos. Para ello, hay que incluir no sólo lo científico, sino también lo artístico, los saberes ancestrales, lo tecnológico, lo popular, lo espiritual, en diálogo activo y permanente. Este proceso implica también la integración de lo cognitivo, lo valorativo, lo  afectivo y la acción multilateral.

 

15.              Suponiendo lo anterior, se asume que la vivencia de la acción colectiva se inscribe en una urdimbre transdimensional, y por ende transdisciplinaria.

 

16.              La educación, en el desarrollo endógeno, implica la búsqueda colectiva de procesos formativos plurales, a diversos niveles, desde distintos espacios (personales, comunitarios, institucionales), más allá de las fronteras tradicionalmente establecidas para ello. También requiere de formas novedosas, creativas, de aprendizaje y de generación y socialización  del saber. Se trata, en fin,  de crear situaciones de aprendizaje personal y colectivo, mediante articulaciones entre los diversos sujetos sociales.

 

17.              La educación para el desarrollo endógeno prioriza al ser humano y a sus procesos compartidos de desarrollo integral. Para favorecer estos procesos hay que crear condiciones propicias, superando o transformando las pautas sociales coaccionadoras o limitantes. Supone que la educación está ligada a la vida, y se desarrolla con ella en todo momento y en todos los espacios sociales, con el propósito de crear condiciones para el desarrollo vital, pleno, de las personas. Persigue, además, la construcción de conocimientos sistemáticos, la fundamentación de estrategias y modos efectivos de acción, atendiendo a las circunstancias específicas y a las intencionalidades de los grupos humanos.

 

18.              Desde lo anterior, podemos afirmar que los retos de la formación, desde estas realidades, tienen que ver con una nueva concepción, y la redimensión de las instituciones destinadas a la educación. Ello requiere establecer delimitaciones entre sistema educativo y sistema escolar. El sistema educativo comprende todos los espacios de formación que existen en la sociedad: familia, amigos, industria cultural, la calle, la política. Este sistema educativo incluye al sistema escolar: educación inicial, educación básica, educación media diversificada, educación superior, postgrado.

 

19.              El sistema educativo (incluyendo el sistema escolar) ha de fortalecerse mediante vínculos orgánicos, a la vez que flexibles, entre personas, organizaciones, instituciones, comunidades, a partir de las vivencias presentes, locales y más lejanas. Ello supone un profundo estado de autoconocimiento (personal, colectivo, como sociedad), que requiere de la síntesis entre políticas, ciencias y estrategias particulares. En la medida que se fortalezcan las capacidades endogenizadoras, se irán conformando los anillos productivos (de bienes, de servicios y sobre todo, de conocimiento), en un proceso constante de formación, interformación y autoformación, de apropiación del conocimiento tecnológico y la asunción de los roles emergentes.

 

20.            Todo esto desemboca en la conformación de un sistema permanente de formación, de carácter reticular, horizontal, con la participación de comunidades, universidades, escuelas, empresas, organismos oficiales.

 

 

 

Julio C. Valdez

    Compartir este post en:
  • Facebook
  • Twitter
  • menéame
  • Delicious
  • Technorati
  • Digg
propuestas procesos y proyectos

Si le ha gustado esta entrada, por favor considere dejar un comentario o suscríbase al feed y reciba las actualizaciones regularmente.


Deje su comentario

Debe para dejar un comentario.

Iniciar sesión

Ingrese el e-mail y contraseña con el que está registrado en Monografias.com

   
 

Regístrese gratis

¿Olvidó su contraseña?

Ayuda